Diario Judío México - El Transhumanismo es un movimiento intelectual que aspira a mejorar la condición humana, optimizando las capacidades físicas, intelectuales y psicológicas mediante la utilización de nuevos descubrimientos científicos y nuevos desarrollos tecnológicos. El objetivo último es eliminar el sufrimiento, las enfermedades y el proceso de envejecimiento, aspirando incluso a obtener la inmortalidad del ser humano. Uno de los principales propulsores y divulgador de la idea transhumanista es el científico estadounidense .

Ray nació en Queens, Nueva York, el 12 de febrero de 1948. Su padre, Frederic, era músico y compositor; su madre, una artista visual. Habían emigrado desde Austria tras el advenimiento del nazismo. El joven Kurzweil crece en un ambiente donde la música y el arte eran los temas corrientes de conversación, pero se siente más entusiasmado por la ciencia ficción.

Quien se encarga de orientar ese entusiasmo es un tío que trabaja en los Bell Labs como ingeniero en . Le explica los fundamentos de la nueva tecnología, y primordialmente le enseña un lenguaje de programación. A los 15 años de edad, crea su primer programa de computadora: un software de reconocimiento de patrones que analiza fragmentos de música clásica y crea composiciones que imitan los estilos de reconocidos compositores.

Próximo a terminar los estudios secundarios, le pide consejo a Marvin Minsky, quien le sugiere inscribirse en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para cursar estudios en ciencias de la y también en escritura creativa. Es el lugar perfecto para Ray ya que en su segundo año diseña un nuevo software: un programa que asocia a estudiantes del secundario con las universidades más apropiadas para sus historias académicas y situaciones financieras. El software es un éxito nacional y en 1968 lo vende a una empresa editorial universitaria por una cifra superior a los cien mil dólares.

Concluidos sus estudios universitarios, comienza una etapa de increíble creatividad. Primero diseña un poderoso sistema para el reconocimiento óptico de caracteres (OCR) que incluye a la casi totalidad de fuentes de letras utilizadas por las impresoras del momento. Durante un viaje en avión tiene una conversación con su vecino de asiento, ciego de nacimiento, quien le relata su situación. Es el punto de partida de la Kurzweil Reading Machine, la primera máquina lectora capaz de traducir material impreso en palabras habladas. Se anuncia al público en una conferencia llevada a cabo en enero de 1976 con el patrocinio de la “National Federation of the Blind”. El famoso músico ciego Stevie Wonder adquiere una de esas máquinas y queda fascinado por su uso. Es el inicio de una larga amistad entre el músico y el inventor.

La amistad se traduce en la conformación de una nueva compañía “Kurzweil Music Systems” cuyo objetivo es mejorar los sonidos emitidos por los sintetizadores electrónicos que comienzan a ser demandados por los músicos más creativos. El inconveniente con los primeros sintetizadores es que sus sonidos resultan muy “artificiales”, ideales para el rock progresivo pero limitados en su expansión a otras corrientes musicales. En 1984 el ambiente musical se sorprende con la aparición del Kurzweil 250, un sintetizador cuya capacidad para imitar a instrumentos acústicos es asombrosa. Se realizan pruebas con músicos de carrera quienes son incapaces de distinguir entre los sonidos emitidos por el sintetizador y aquellos producidos mediante pianos de concierto. La aparición del Kurzweil 250 marca un antes y un después en la forma en que la música es compuesta, interpretada y grabada.

En 1996 es el turno de una nueva empresa: Kurzweil Educational Systems, aplicada al desarrollo de tecnologías basadas en computadoras (Kurzweil 3000) para ayudar a estudiantes con dificultades visuales, ceguera, dislexia, disgrafía  y síndromes de déficit de atención. Como es habitual en sus anteriores emprendimientos, Ray vende la empresa y queda como consultor de la misma.

Es autor de numerosos libros. El más controvertido se titula “La Singularidad está cerca”. En el mismo, Kurzweil propone que la integración de la genética, la robótica y la nanotecnología son el fundamento de la Ley de los Rendimientos Acelerados cuyo resultado final es la Singularidad, momento en el cual el ser humano superará sus condicionamientos biológicos y tenderá a la inmortalidad en un mundo donde habrá abundancia de bienes materiales. Pronostica que la Singularidad arribará en el año 2045 y para tal fin está monitoreando y condicionando su organismo para llegar con vida a esa fecha. Previamente había publicado “La era de las máquinas espirituales” donde ya se indicaba el germen de la Singularidad.

En 1983 y como resultado de un diagnóstico de intolerancia a la glucosa y con probabilidad de desarrollar una diabetes tipo II, comienza a analizar cómo mejorar su organismo. Con ayuda médica cambia su estilo de vida, modifica radicalmente su alimentación e incorpora a la actividad física en su vida diaria. Inevitablemente traduce sus nuevos conocimientos y experiencias en libros: “The  10% solution for a Healthy Life” donde propone medidas para eliminar los riesgos de cánceres e infartos. En el siguiente libro: “Fantastic Voyage: Live Long Enough to Live Forever” propone nuevas medidas (restricción calórica, té verde, agua alcalinizada, dieta para bajo índice de glicemia) para primero llegar a los 120 años de edad y luego dejar que la Singularidad elimine el proceso de envejecimiento. Este año acaba de publicar su primer novela “Danielle: Chronicles of a Superheroine” donde una joven superinteligente utiliza los resultados de la Ley de los Rendimientos Acelerados para salvar al planeta de los terribles desafíos a los que se encuentra sometido.

Denominado el Nuevo Tomás Alva Edison, recibió cientos de premios y distinciones, incluyendo las entregadas por los Presidentes Johnson, Reagan y Clinton. Actualmente dirige un departamento de Google en temas de lenguaje de máquina e inteligencia artificial. Tal vez será el responsable de llevar a la realidad el viejo proverbio judío de desearle a una persona en el día de su cumpleaños “Hasta los 120 años”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl lujo y elegancia de Marquis Reforma Hotel & Spa
Artículo siguienteHezbolá en México
Darío Weitz es Profesor Universitario en la Facultad de Ingeniería en Sistemas de Información de la Universidad Tecnológica Nacional, sede Rosario, Argentina. Así como es conocido el aporte de numerosos judíos en diversos campos científicos, no lo es tanto su aporte en temas de Computación e Informática. En tal sentido ha desarrollado un conjunto de pequeñas notas donde se detallan parte de esas contribuciones haciendo énfasis en las historias detrás de los individuos que las generan.