El cementerio judío de La Tablada sufrió otra vez un ataque vandálico, el segundo en menos de 10 días: tres delincuentes fueron descubiertos esta mañana mientras intentaban llevarse más de 200 placas de bronce que habían arrancado de distintas tumbas. Según confirmó la AMIA, los trabajadores del lugar pudieron atrapar a uno de los ladrones, mientras que los otros dos escaparon a pie por un terreno lindero.

De acuerdo con la denuncia de la mutual judía, fueron 223 las placas que fueron extraídas por los delincuentes y que cargaron, envueltas en bolsas, sobre el auto en el que llegaron. Sin embargo, al darse cuenta de la actitud sospechosa de uno de los hombres, los operarios se acercaron y lo atraparon. El resto de la banda huyó por un potrero cercano, al ver que el trabajador de seguridad del cementerio se dio cuenta de lo que querían hacer.

Mientras trataban de detener a la banda, desde el lugar se comunicaron con el destacamento policial que se encuentra dentro del predio pero no recibieron la respuesta que buscaban: se dieron cuenta de que no había nadie. Fue entonces que inmediatamente llamaron a la sub-estación Oeste N°5, de La Tablada, que -explicaron desde la mutual judía- demoró más de 15 minutos en llegar. Una vez terminado el episodio, fue allí donde las autoridades de la realizaron la denuncia.

Al llegar los efectivos al cementerio, le pidieron al sospechoso retenido por el personal de la institución que abriera el auto. Allí, encontraron las bolsas con las 223 placas de bronces sustraídas. En ese sentido, por medio de un comunicado, la repudió el nuevo ataque vandálico en el cementerio y destacó la rápida acción de los trabajadores del lugar. Pero también criticaron la falta de respuesta por parte de la Policía Bonaerense.

“La desea expresar el agradecimiento y reconocimiento al personal del cementerio, que arriesgó su integridad y actuó de manera comprometida para lograr la detención del delincuente. Asimismo, lamenta y denuncia la falta de personal policial en el lugar al momento en que se estaba produciendo el retiro del material robado”, dijeron desde la institución.

espera que la investigación judicial se realice de manera rápida y efectiva, y que llegue a fondo para que se pueda conocer cómo se produjeron los reiterados actos de vandalismo que fueron oportunamente denunciados”, agregaron desde la mutual.

Al respecto, la institución presidida por Ariel Eichbaum exigió que los responsables de “haber profanado en repetidas oportunidades un lugar sagrado (...), cumplan su castigo por los delitos en los que incurrieron”.

Por eso, la exigió una solución definitiva al “problema de inseguridad y desprotección existente”. Al respecto, agregaron: “La comunidad judía ha sido blanco de diferentes ataques; por lo que resulta fundamental extremar las medidas de seguridad y vigilancia en un espacio sagrado como el que lamentablemente tantos actos vandálicos ha sufrido”.

Finalmente, criticaron “la indolencia e incompetencia de las autoridades”, y “la falta de resultados ante las denuncias anteriormente efectuadas por la institución”.

Segundo ataque

El episodio ocurrido esta mañana, a horas del comienzo de Yom Kippur -la celebración más importante en el calendario judío- es el segundo en tan sólo diez días. El anterior ocurrió el pasado 5 de septiembre cuando destruyeron más de 100 lápidas y y también robaron varias placas de bronce. En aquella oportunidad, el ataque sucedió en la previa de Rosh Hashaná.

Ese hecho quedó en manos la UFI N°5 de San Justo, a cargo de Marcelo Diomede, quien calificó la causa por averiguación de ilícito. Las fuentes consultadas advirtieron que no hay cámaras de seguridad en el lugar. Luego de ese hecho, La recordó el pedido que había hecho este año en un encuentro con el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, para extremar las medidas de vigilancia en el lugar, que también ya había sido vandalizado hace dos años.

Esa vez, un grupo de vándalos ocasionó la destrucción de más de 15 metros de uno de los muros perimetrales, rompió tumbas y nuevamente robó placas de bronce.