Las nueva ronda sanciones impuestas por Estados Unidos contra el régimen iraní entran en vigor este lunes. Su objetivo principal es la industria petrolera del país asiático.

Diario Judío México - El presidente iraní Hassan Rouhani respondió rotundamente a su homólogo Donald Trump.

“No hay duda de que Estados Unidos no logrará tener éxito con este nuevo complot contra ”, declaró.

depende ampliamente en sus exportaciones de petróleo.

De ser efectivas, las nuevas sanciones podrían suponer un gran golpe para su economía.

La Unión Europea ha propuesto apoyar a las empresas que comercian con a pesar de estas nuevas sanciones.

Pero, ¿se arriesgarán esas compañías a ser golpeadas por sanciones secundarias que limitarían su propia capacidad para comerciar con Estados Unidos?

¿Y en qué situación puede quedar ?

¿Por qué las sanciones?

Enfurecido por lo que él describe como un acuerdo terrible, a principios de este año el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos de un acuerdo multilateral alcanzado con en 2015, bajo el cual se aplicaron controles estrictos sobre el programa nuclear de Irán a cambio del levantamiento de una amplia gama de sanciones.

Como resultado, las sanciones levantadas por Estados Unidos y otros países en 2016 ahora están siendo reimpuestas unilateralmente por este país.

Pero otras naciones, incluidas las de la Unión Europea, creen que Irán está cumpliendo su parte del trato sobre el acuerdo nuclear y han dejado en claro su intención de no seguir el ejemplo de Estados Unidos.

Tal es el dominio de Estados Unidos en el comercio global, que el simple anuncio de las nuevas sanciones ha sido suficiente para desencadenar una ola de compañías internacionales que retiran sus inversiones de Irán, cuyas exportaciones de petróleo crudo han estado cayendo.

¿Cómo funcionarán?

Las últimas medidas de Estados Unidos determinan que cualquier compañía que negocie con Irán no podrá hacerlo con ellos.

Otras sanciones secundarias de gran alcance establecen quecualquier compañía de Estados Unidos será castigada si hace negocios con una compañía que hace negocios con Irán.

Sanciones en el sector bancario también se introducirán este lunes. Por su parte, en agosto se impusieron medidas a varias industrias, incluido el comercio de oro y otros metales preciosos y el sector automotriz.

Estados Unidos dejó en claro que planea eventualmente cortar por completo el comercio petrolero de Irán, pero ha permitido que ocho países mantengan las importaciones como una concesión temporal para darles chance de que reduzcan las importaciones.

Los aliados de Estados Unidos -entre ellos Italia, India, Japón y Corea del Sur- se encuentran entre los ocho, según la agencia Associated Press.

Sortear las sanciones

Para permitir a las empresas comerciar con Irán y no enfrentar multas severas en Estados Unidos la Unión Europea (UE) planea implementar un mecanismo de pago-llamado Vehículo de Propósito Especial (SPV, por sus siglas en inglés)- que permitirá a estas compañías evitar el sistema financiero de la poderosa nación.

Como un banco, el SPV manejaría las transacciones entre Irán y las compañías que comercian con él, evitando pagos directos dentro y fuera de ese país.

De esta manera, cuando Irán exporte petróleo a un país de la UE, la empresa del país receptor pagará al SPV.

Luego, Irán utilizaría el pago como crédito para comprar productos de otros países de la UE a través del mismo mecanismo.

La UE también ha actualizado un estatuto que permite a sus empresas recuperarse de los daños ocasionados por sanciones de Washiongton.

Transacciones “problemáticas”

Incluso con el plan de la UE, los costos de hacer cualquier negocio con Irán podrían ser demasiado altos para muchas compañías.

Por ejemplo, incluso si un operador de transporte comprara petróleo a través del mecanismo SPV, la compañía que asegura la carga podría enfrentar la amenaza de sanciones secundarias y la posible pérdida de todos sus negocios en Estados Unidos.

La economía de Irán no depende directamente del sistema financiero de Estados Unidos, dice Richard Nephew, experto en sanciones e investigador principal de la Universidad de Columbia.

“Pero el problema es que la mayoría de los socios comerciales más grandes de Irán sí dependen y eso afecta su disposición a poner en riesgo su acceso a Estados Unidos por hacer negocios con Irán”.

Nephew dice que las pequeñas y medianas empresas son más propensas que las grandes a usar el SPV.

Otro problema es que el producto utilizado en el SPV para comerciar con Irán también podría estar violando sanciones secundarias, dice Leigh Hansson, jefa de comercio internacional y seguridad nacional de la firma estadounidense Reed Smith.

“La transacción en sí será problemática”.

Nuevos vínculos comerciales

Estados Unidos había insistido en reducir las exportaciones a cero, pero eso parece poco probable ya que aumentaría el precio del petróleo, dice Scott Lucas, profesor de política internacional en la Universidad de Birmingham.

Además de los países autorizados para continuar comprando petróleo iraní, el respaldo de China el mayor socio comercial de Irán– también puede resultar crítico.

La última vez que se impusieron sanciones internacionales a la industria petrolera de Irán, entre 2010 y 2016, sus exportaciones se redujeron casi a la mitad.

Y no hay duda de que también se verán afectadas en esta ocasión. Pero también está claro que Irán y sus socios comerciales restantes trabajarán arduamente para mantener sus vínculos.

“No hay que desilusionarse con lo doloroso que será esto”, dice Ellie Geranmayeh, investigadora principal de políticas del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Pero “Irán ha resistido múltiples rondas de sanciones antes”.

Los iraníes se verán obligados a encontrar formas creativas de vender supetróleo, confiando en sus años de experiencia de vida bajo sanciones anteriores.

Y para llenar el vacío dejado por la pérdida de inversión europea, Irán estará mirando hacia el este para forjar nuevos vínculos con Rusia y China.