El secretario de Defensa estadounidense, James Austin, expresó a su homólogo í, Benny Gantz, el compromiso de EE.UU. de mantener la superioridad militar de en la región, en la primera conversación telefónica entre ambos.

Austin reafirmó “la fuerza de la relación de defensa entre e Israel” y Gantz le pidió “diálogo continúo y coordinación estratégica en todos los niveles”.

Además, “Gantz destacó la importancia de hacer frente a la agresión iraní para garantizar la estabilidad regional”, informó la Oficina del titular israelí de Defensa en un comunicado.

Precisamente, el miércoles el presidente de EE.UU., Joe Biden, suspendió temporalmente los acuerdos de venta de armas iniciados por su antecesor, Donald Trump, incluidos los aviones F-35 a Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Esta venta, a la que se había opuesto Washington desde hace años, coincidió con el anuncio en septiembre de EAU y Bahréin de firmar acuerdos para establecer relaciones diplomáticas con Israel.

La decisión generó polémica y Gantz viajó en ese momento a Washington para reunirse con el entonces secretario de Defensa, Mark Asper, y con otros altos cargos del Pentágono, con el fin de garantizar la ventaja militar cualitativa de en Oriente Medio.

EAU es uno de los principales socios de en el Golfo y acérrimo enemigo de Irán, contra el que el Gobierno de Trump consiguió unir a y sus aliados árabes, incluida Arabia Saudí.

espera ahora que la Administración de Biden no regrese al acuerdo nuclear con Irán, del que Trump se salió en 2018, pues, si lo hiciera, “sería un error”, según dijo el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.