Diario Judío México - El enviado del gobierno estadounidense para las negociaciones internacionales en Medio Oriente, , se refirió este miércoles a la propuesta estadounidense de paz para la región durante una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU.

“El Estado de ha enfrentado, desde su nacimiento y sigue enfrentando, amenazas de enemigos que llaman a su destrucción y a la muerte del pueblo israelí. no tiene margen de error”, enfatizó Greenblatt.

“Los palestinos también tienen derecho a seguridad. Un primer paso para este objetivo es admitir hoy aquí que el Hamas y la Jihad Islámica son la principal barrera para los sueños de aquellos residentes de Gaza que quieren vivir en paz, criar a sus familias y conseguir un trabajo significativo”, argumentó el enviado del gobierno estadounidense.

Greenblatt destacó la ineficiencia de la , la agencia de la ONU encargada de los refugiados palestinos: “Desde su fundación EEUU ha donado a 6 mil millones de dólares, mucho más que ningún otro país y, año tras año, los fondos de no alcanzaron”.

es solo una tirita para cubrir la herida y los palestinos que usan sus servicios se merecen algo mucho mejor”, destacó Greenblatt que llamó a desintegrar a la organización y ceder la responsabilidad a los gobiernos. “Es tiempo de enfrentar la realidad: el modelo de fracasó”.

El enviado estadounidense resaltó que “es el momento de que las necesidades de los palestinos de servicios básicos y su deseo de un mejor futuro para sus hijos dejen de ser rehenes de la ”.

El representante del gobierno de Trump habló sobre la próxima conferencia de su gobierno para tratar el conflicto de Medio Oriente: “El próximo mes en Bahrein nosotros y muchos otros participaremos en un taller económico de un camino alternativo con el potencial de lograr un futuro próspero para los palestinos”.

Greenblatt hizo un llamado a los palestinos de participar en la conferencia en Bahrein: “Sería un error para los palestinos no unirse a nosotros. No tienen nada que perder y sí mucho que ganar si se unen a nosotros. Pero, por supuesto, es su decisión”.

“Este conflicto es triste, trágico y complejo en muchos niveles. Pero debemos dejar de pretender que las resoluciones de la y la ONU resolverán de alguna forma el conflicto. No lo harán. Trabajemos juntos para conseguir una verdadera cura”, concluyó Greenblatt.