Diario Judío México - ROSH HASHANÁ: EL AÑO NUEVO JUDÍO Significa literalmente principio o cabeza de año. Se celebra los primeros dos días del mes de Tishrei, que este año coinciden con el 30 de septiembre y primero de octubre.

A diferencia de otras festividades judías, en ésta no se conmemora ningún suceso histórico. Es una celebración religiosa que festeja el papel preponderante de Dios como Señor absoluto del universo y Juez de los hombres, así como la creación del cosmos. A su vez, enfatiza los conceptos de moralidad, espiritualidad y el carácter sagrado del examen de conciencia y la introspección en este día.

Según el Talmud – obra que recoge las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, leyendas e historias –, todas las acciones del hombre del año anterior son juzgadas y evaluadas en Rosh Hashaná y 10 días después, en  (el Día del Perdón) Dios llega a un veredicto.

Los 10 días que transcurren entre las dos fiestas son sumamente sagrados y solemnes, y se conocen con el nombre de Yamim Noraim o Días de Reflexión.

La tradición cuenta que en Rosh Hashaná, Dios abre tres libros para la evaluación de los seres humanos: el Libro de la Vida de los Malvados, el Libro de la Vida de los Justos y el Libro de la Vida de aquellos que se hallan suspendidos entre ambos polos. A los justos les es prometida inmediatamente una buena vida en el futuro; los malvados son condenados a muerte. El juicio de aquellos que se encuentran suspendidos se pospone hasta , cuando el Todopoderoso toma la decisión final para asignarlos a la categoría moral de la que son merecedores.

Rosh Hashaná es un festejo colorido y con rico simbolismo religioso que otorga máxima importancia a la relación del hombre con sus semejantes y consigo mismo. Se toca el shofar o cuerno de carnero y se acostumbra hornear panes redondos que simbolizan la naturaleza cíclica y eterna de la vida y expresan la esperanza de que el año venidero sea completo como un círculo y no esté marcado por la tragedia. Es tradicional comer frutas con miel como símbolo de la esperanza y deseo de que el año siguiente esté colmado de dulzura y prosperidad. Así mismo, se sirve a la mesa una cabeza de pescado, que simboliza la productividad y la prosperidad futuras.

ROSH HASHANÁ ES UN FESTEJO COLORIDO Y CON RICO SIMBOLISMO RELIGIOSO. ARTE: EL HERALDO DE MÉXICO.

: EL DÍA DEL PERDÓN En la tradición judía, es un día de penitencia y purificación espiritual y moral. Se celebra en el décimo día del mes de Tishrei que este año coincide con el 9 de octubre.

En este día, el individuo pide perdón a Dios por sus pecados y se purifica de ellos. Aprende a mostrarse compasivo y comprensivo hacia los demás.

El énfasis de esta festividad se halla en la importancia de las buenas relaciones del hombre con sus semejantes.  es un rito sagrado de purificación espiritual individual y comunal que concentra la unión del hombre con Dios y con sus semejantes.

Durante esta fecha se ayuna de atardecer a atardecer. La función del ayuno es purificar el cuerpo y el alma de distracciones y placeres materiales, y así lograr el acercamiento espiritual hacia Dios. Existen otro tipo de restricciones y costumbres que limitan las actividades placenteras en este día solemne. El individuo pasa todo el día en el templo, en compañía de su familia, orando y poniendo énfasis en la humildad y en la sencillez.

La festividad inicia con la plegaria de Kol Nidre, una importante oración que invoca la nulificación de todo juramento prestado durante la vida del hombre, que se repite tres veces para que toda la congregación tenga la oportunidad de escucharla.

De igual manera, se recitan oraciones confesionales y se incluye el Yizkor, la plegaria en memoria de los muertos, que otorga una oportunidad tanto para el individuo como para la comunidad de expresar su pérdida y su dolor conjuntamente.

En el Día de la Expiación se lee especialmente el libro bíblico de Jonás, ya que en él se trata uno de los temas que conciernen a esta festividad: el hombre es capaz de abandonar el camino del mal, aceptar responsabilidad por sus acciones y retornar a Dios.

Para finalizar el ayuno se toca el shofar, cuyo sonido expresa el sentimiento de los fieles que se han acercado espiritualmente hacia Dios y hacia sí mismos durante el largo día de oración, y que, a partir de ese momento, resuelven llevar vidas más nobles y significativas como individuos y como parte de la sociedad. El ayuno se rompe en compañía de toda la familia, con una cena donde se augura y prosperidad para todos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.