Diario Judío México - Una serie de organizaciones, entre ellas, el llamado “Centro Latinoamericano de Intercambio Cultural Iraní”, sito en Caracas, Venezuela, propulsan que se viva una atmósfera al estilo Teherán. Así es como están haciendo circular volantes con frases atribuidas a los Ayatollas Khomeini y Khamenei, junto a otras fuera de contexto, del Papa Juan Pablo II, pidiendo la destrucción del Estado de .

Las expresas relaciones que establecen entre la del y la existencia del Estado judío (identificado como “COVID 1948 – El inicio de la sionista en el mundo”), instan a que los virus que atacan a la humanidad deben ser destruidos.

Esta propaganda sirve como telón de fondo para una campaña de solidaridad con el pueblo palestino en el aniversario del establecimiento del Estado de , llamado en árabe “Nakba” o catástrofe.

“Teherán está más preocupado por destinar sus recursos al discurso antisemita y el terrorismo mundial, que por salvar a sus ciudadanos de la plaga del Corona. El verdadero número de muertos iraníes es un secreto de Estado, ya que la República Islámica siembra el caos y el odio no sólo en Irak, Siria y Líbano , sino también en todo el continente americano”, dijo el Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal.

El Dr. Ariel Gelblung, Director para América Latina, agregó: “El Centro Wiesenthal ha denunciado en numerosas oportunidades el discurso oficial antisemita de la República Islámica de , país que, lejos de ayudar a encontrar caminos de paz entre los pueblos, sostiene abiertamente la destrucción del Estado de y de todos los judíos que se identifiquen con el mismo, allí donde se encuentren…Este es un ejemplo más de los intentos de importar a esta región un conflicto que no le es propio. continúa con esta política tras haber promovido tres ataques terroristas a través de sus acólitos de Hezbolá: en la Embajada de en Argentina en 1992, en la sede de la mutua judía argentina AMIA y en el vuelo de Alas Chiricanas de Panamá que transportaba a destacados miembros de la comunidad judía, ambos en julio de 1994. “

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLas 3 lecciones estratégicas del COVID
Artículo siguienteDescanse en paz el Sr. Elías Cohen Zonana Z”L