Diario Judío México - La humana a través de la historia se ha visto influenciada por factores religiosos, políticoeconómico, costumbres y modas, favorecidas actualmente por los medios de comunicación.

Es muy común que al finalizar las vacaciones y fiestas decembrinas y con el cambio en la rutina diaria surge la preocupación por regresar al peso anterior o bajar aún más. Todo esto surge, en parte por la mercadotecnia constante que aparece en redes sociales, el cual genera pánico en las personas y miedo a permanecer así y por otro lado, la falta de aceptación con uno mismo y comparación con los demás.

Las personas que no están satisfechas con su figura, suelen tomar medidas extremas o desesperadas para conseguir el aspecto físico esperado; y una de las formas más comunes para conseguir esto es mediante las dietas, cualquiera que sea, pero con un resultado inmediato, por lo que se vuelve más propenso a caer en dietas de moda extremas y/o restrictivas.

El plan de debe estar adecuado para cada tipo de persona, tomando en cuenta el género, edad, estilo de vida, actividad física, entre otras.

Teniendo una correcta, variada y equilibrada podemos cubrir los siguientes aspectos:

  1. Promover una respuesta psicológica saludable
  2. Promover una respuesta hormonal saludable
  3. Mantener un intestino saludable
  4. Mantener la función inmune, minimizando la inflamación.

Los alimentos que elegimos ejercen una influencia psicológica poderosa, así como en la parte hormonal y el metabolismo. De lo contrario, afecta el tracto digestivo, que es un medio de defensa dentro del cuerpo, pudiendo impactar en el sistema inmune y teniendo riesgo de enfermedades.

Cuando se inicia un plan de de restricción, empezamos a tener una respuesta psicológica distorsionada, lo cual puede generar ansiedad e irritabilidad.

Se han encontrado planes calóricos restrictivos para ayudar a perder peso, pero sólo a corto plazo. La mayoría de las personas no pueden sostener sus nuevos hábitos dietéticos, y después de un año o dos, la mayoría acaba por tener una ganancia igual o de mayor peso del que perdió.

Esta ganancia de peso sucede como un mecanismo natural del propio cuerpo, cuando es sometido a una de restricción, ya que vive la escasez de ciertos alimentos. Al ser incorporados de nuevo a la , éste los guarda, ya que no sabe en qué momento volverán a restringirlo. Con esto hay un aumento en insulina, haciendo que cualquier alimento ingerido lo almacene y haya un aumento de grasa en el cuerpo.

También hay una alteración de la función de las hormonas grelina (aumentando la sensación de hambre) y leptina (disminuyendo la saciedad). Así como el aumento de la producción del neuropéptido, el cual genera una sensación del deseo por el consumo de Carbohidratos.

Debido a estos mecanismos se generan los atracones. Un atracón se define como “un deseo intenso de consumir un alimento (o tipo de alimento) en particular que es difícil de resistir”. Los atracones no son simplemente un comportamiento relacionado con la comida, son una situación emocional, originadas por una situación de restricción anterior a esto, entre otras.

Esto puede llevar a sentimientos inmediatos agradables, pero estos sentimientos serán reemplazados rápidamente por la vergüenza, disgusto y culpabilidad.

Es importante centrarnos en la confianza, el amor y la aceptación en nosotros mismos, dejar a un lado el boicot que se puede generar en nuestro interior y aceptarnos como somos sin importar los estándares de aceptación en la sociedad.

Retomar la rutina diaria con buenos hábitos de y estar activos para conseguir resultados positivos tanto psicológicos como metabólicos. Y siendo nuestro objetivo principal, buscar la óptima.

L.N. OLGA SHAMOSH H.
Escrito para: Fundación APTA
TEL. 6550 9880 de 9:00am a 6:00pm
www.fundacionapta.org
Facebook e Instagram: Fundación APTA

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLa batalla feminista de la brasileña Débora Diniz, premiada con el Dan David
Artículo siguienteSmoothies de Tahini
Fundación APTA, Atención Psicológica de Trastornos Alimentarios, brinda tratamiento integral, profundo y confiable mediante ayuda psicológica, nutricional y psiquiátrica a las personas con este conflicto sin importar su nivel socioeconómico, por lo que tiene acceso a personas de todos los estratos sociales. Con el propósito de contribuir a mejorar la calidad de vida de niños, jóvenes y adultos, ofrecemos terapias individuales, familiares y grupales; asesoría con nutriólogos y pláticas preventivas dirigidas a adolescentes. Nuestra misión es brindar atención personal confiable a los jóvenes que acuden a la clínica. Nos regimos por los valores de respeto, honestidad, confidencialidad y responsabilidad, y estamos comprometidos a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad, por lo que la atención que aquí brindamos es de bajo costo, con base a las posibilidades económicas de los pacientes Contamos con un equipo que abarca toda el área metropolitana, entre psicoanalistas, nutriólogos, psicólogos y psiquiatras que han recibido entrenamiento y guía para brindar el mejor tratamiento. Por su parte, el Consejo Médico está formado por 9 especialistas de primer nivel en diversas disciplinas: psiquiatría, nutrición, psicoanálisis, psicología, medicina general y gastroenterología.