Ningún otro Papa ha hecho más para curar las dolorosas heridas y nadie ha hecho más para luchar contra el «flagelo del » que . Así lo ha asegurado Michael Schudrich, rabino jefe de , en un comunicado con motivo del centenario del nacimiento del santo papa polaco. La Conferencia Episcopal de ha difundido sus palabras en un comunicado de prensa.

Con motivo de este aniversario, la comunidad judía en ha recordado la vida de San junto con judíos de todo el mundo. Según Schudrich, el Pontífice encarnaba la «cualidad esencial del respeto mutuo» y veía a todos como criaturas de Dios.

Tomó «medidas valientes» para mejorar las relaciones con los judíos al admitir el sufrimiento de los judíos durante una visita al campo de concentración de Auschwitz, al reconocer el estado de y al disculparse por la persecución de judíos por parte de cristianos.

El rabino indica que no solo curó las rupturas en la relación con los judíos, sino que profundizó el diálogo basado en las partes comunes de la Revelación con respeco a las creencias respectivas.

El legado de Juan Pablo II, su participación en la liberación no violenta de de la dictadura comunista, puede ser una inspiración para que todos continúen la misión de paz, respeto mutuo y amor fraternal, agregó el Gran Rabino. .