Naturalmente, el radicalismo religioso y el fanatismo pueden llevar al desastre, y eso es lo que ha pasado en Europa en los últimos años.

Muchos jóvenes en países como Austria, Bélgica, España, Francia, entre otros, han asumido posturas islamistas radicales y extremistas, y en nombre de organizaciones yihadistas a miles de kilómetros de ellos, han traído sangre y odio al interior de nuestras fronteras occidentales.

Ante esta realidad, ya no me parece coherente pensar que la marginación, la pobreza y la falta de oportunidades ha llevado a que estos jóvenes (principalmente hombres)-criados y educados en Europa; muchos de ellos en hogares económicamente prósperos-se revelen contra sus compatriotas en una actitud de resentimiento e inspirados en recibir en recibir 72 vírgenes si mueren en nombre de Di-s. Una actitud egoísta y nauseabunda que estos jóvenes asumen para legitimar los valores más radicales de su religión, crear miedo y dejar salir el rencor que sienten  como resultado de la herida abierta que quizás el legado colonial de muchas potencias del siglo XX dejaron en la tierra de sus padres. 

A pesar de ello, esto no explica porqué más de 80,000 musulmanes extranjeros han ido a combatir a Irak o Siria en los pasados años. Porqué muchos han creído en ver el renacer de un supuesto califato en un mundo unipolar y globalmente concordante en que a nivel militar no puede existir otro ente más que represente algún peligro, ni de asomo, al orden existente. 

Quizás esos jóvenes han creído en repetir la historia y aplastar a los “infieles” así como Mahoma lo hizo al decapitar a los más de 900 judíos de la tribu Banu Qurayza cuando éste los quería obligar a vivir bajo sus términos (irónicamente Mahoma vivió con ellos cuando se escapó de La Meca en su exilio en Medina; no es casualidad que en él islam no coman cerdo y que practiquen la circuncisión como lo hacemos en el judaísmo). 

Por consiguiente, lo que nuestras retinas han presenciado en París o Viena recientemente no es una novedad. La influencia económica de las escuelas wahabistas, principalmente aquellas localizadas en los estados del golfo, han hecho que las mezquitas y comunidades musulmanas en Europa sean vistas como entes de poca confianza y que solo sean relevante en la prensa cuando uno de sus miembros decapita a un compatriota suyo o cuando uno de sus imanes dice-en el corazón de Copenhague-que “el día final no llegará hasta que combatamos y matemos a los judíos”. 

En consecuencia, nos encontramos ante un fenómeno que evidentemente ya no solo hay que combatirlo en el Medio Oriente como argumentaba George W. Bush en su famosa estrategia de seguridad nacional post-9/11. También, hay que combatirlo en el interior de nuestros países para poder reducir la influencia del radicalismo y el odio que países como Venezuela facilita dentro de su territorio a organizaciones como Hamas y Hezbolá con la ambición futura de trastocar los principios occidentales que nos han llevado a la estabilidad y al éxito dentro de un mundo individual imperfecto. 

Para apaciguar las tendencias religiosas más radicales-en especial dentro del islam-hay que comunicarse con esos entes, integrarlos y trabajar juntos para que esos inmigrantes musulmanes del Norte de Africa y Medio Oriente-y por consiguiente sus hijos-entiendan, respeten y acepten los principios de nuestros países y aprecien los valores que nos han hecho ser sociedades de bien dentro del marco legal existente. Sociedades donde dentro del respeto, la libertad individual y religiosa, y el derecho a crecer han sido la matriz que ha permitido la cohesión política heterogénea vigente, el respeto al libre albedrío y la estabilidad económica de la que gozamos hoy día.

Para que así, el sueño que la mayoría de ellos tiene de poder crecer, empoderarse y ser ciudadanos de bien se cumpla a cabalidad. 

Empero, este nuevo frente-en oposición a lo que vemos hoy día en Nagorno-Karabaj-hay que defenderlo y combatirlo hasta que se deje de extender masivamente como el coronavirus. Ese antagonista al que nos enfrentamos es el odio.

1 COMENTARIO

  1. ..es aquel que acepta su subordinacion a las Revelaciones hechas en la Biblia, de las cuales extrae su fuente de "inspiracion" ...aquel que estamos lejos siquiera de vislumbrar, desde el momento en que se erije como "unica revelacion verdadera" la cual pretende imponer a sangre y fuego a aquellos que no la comparten, y denomina "infieles", en lugar de tratar de "convencerles" por la via de argumentos de órden teológico, y de una conducta irreprochable, acorde con ellos ...

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior12 de noviembre de 1787: Se exige a los judíos adquirir apellidos
Artículo siguienteLa Nueva Caballería Andante. Capítulo 5
José es un soldado en las Fuerzas de Defensa de Israel y actualmente realiza un máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista en el Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global-Madrid, España. Además, posee un “Bachelor of Science” en Neurociencias y un Minor en Estudios de Israel por la American University en Washington, DC. Lev ha realizado internados profesionales en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, y el Comité Nacional de los "College Republicans" y The David Project en Washington, DC. Además de su interés por la política, la diplomacia y temas de seguridad en el Medio Oriente, José ha trabajado como coordinador de eventos relacionados a Israel para American University Hillel, como asistente de eventos para el Centro de Estudios de Israel de la American University y fue Presidente de “AU Students for Israel”. Recientemente también realizó una pasantía diplomática en la delegación diplomática del Kurdistán Iraquí en Washington, DC. Además de colaborar con este diario, José tiene un blog en el Times of Israel, y ha escrito para periódicos como El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (Estados Unidos) y Red Alert Politics (Estados Unidos). José es autor de dos libros: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" y "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", y realizó su proyecto de fin de grado en Estudios de Israel sobre las "Las Relaciones de Israel con el Nacionalismo Vasco y Catalán”. José habla y escribe el español, el catalán y el inglés excelentemente, y habla y escribe bastante bien el ladino, el gallego y el hebreo.