Diario Judío México - El , un resort playero de moda en Sudán y miles de refugiados cruzando el desierto a pie inspiraron el último estreno de , “Rescate en el Mar Rojo”, una verídica que sus protagonistas describen.

La película, que contó con actores como Chris Evans, Michael K. Williams y Ben Kingsley, se centra en la épica labor de un grupo de agentes del servicio de inteligencia israelí a principios de los años ochenta para sacar a miles de inmersos en una guerra civil en su país y llevarlos a Israel.

Los agentes, que fueron sacando a los judíos por mar y por aire a través de Sudán, utilizaron un hotel en la playa en Puerto Sudán como tapadera durante el tiempo que llevó la operación, ordenada por el entonces primer ministro Menajem Begin tras el reconocimiento por parte de Israel de los judíos de Etiopía como tales.

“Fue una operación a lo James Bond, pero sionista”, apunta Gad Shimrón, ex agente del y miembro del equipo que montó el hotel y rescató a los judíos.

Shimrón, uno de los primeros en contar la del rescate a través de su libro “ Exodus”, fue arrestado durante su estadía en Sudán y estuvo presente en el incidente retratado en la película en que las fuerzas sudanesas dispararon hacia los agentes tomándolos por traficantes.

“No hubo ni una sola regla del manual del que no rompiésemos en la operación, en cuanto a los riesgos, la tapadera, el modus operandi y los niveles de improvisación”, remarca, aunque enfatiza que si la misma tarea se le hubiese asignado a la mejor unidad del , habrían demorado seis meses en planificarla, gastado millones de dólares en ejecutarla y acabado salvando a 20 judíos, mientras que su equipo sacó cerca 6.000.

Entre lo más anecdótico, recuerda la confusión de los contadores del cuando ellos les reportaron, en lugar de gastos, las significativas ganancias producidas por el hotel, que dice se convirtió en un éxito entre los turistas de la región, por las fiestas, el alcohol y las actividades recreativas que organizaban, como buceo y windsurf.

Más allá de la increíble protagonizada por la agencia de inteligencia exterior israelí y en la que se centra el filme, los otros protagonistas de esta hazaña son los , que Shimrón señala como “los verdaderos héroes de la operación” y que cruzaron 700 kilómetros desde sus aldeas hasta Sudán, organizados por Farede Aklum, en quien se basó el personaje de Williams en la película.

“El viaje fue muy duro, fueron dos meses y en el camino hubo muchas dificultades, como falta de comida y agua, gente enferma sin poder acceder a un doctor o un hospital, por lo que muchos murieron”, cuenta en Beer Sheva Naftali Aklum, hermano de Farede, quien tenía tan solo un año cuando llegó junto a su familia a Israel.

A pesar de que siente que la de su comunidad no está del todo reflejada en la película, Naftali reconoce que al fin y al cabo es positiva porque “puede generar conciencia sobre la de los e incentivar a la gente a querer aprender e investigar sobre el tema”.

A casi 40 años del rescate, conocido como Operación Hermanos, los radicados en Israel y sus descendientes aún no están del todo integrados en la sociedad y recientemente han protagonizado una serie de protestas contra lo que consideran violencia policial contra su comunidad, que dejaron múltiples policías heridos y manifestantes arrestados.

Aunque Farede haya fallecido hace 10 años, Naftali señala que si hubiese presenciado las protestas, “se habría preguntado por qué los trajo y pensado que tal vez hubiese sido mejor permanecer en Etiopía”.

“El gobierno israelí ha hecho esfuerzos increíbles para traer a los judíos etíopes”, marca Shimrón, pero reconoce que “se cometieron muchísimos errores en su integración a la sociedad”.

“Una de las razones de ser de Israel es que sea un refugio para todos los judíos, y los judíos etíopes son judíos, aunque haya sectores racistas de la sociedad que no estén de acuerdo”, reflexiona.

FuenteAurora Israel
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorHasbará con música
Artículo siguiente¿Cómo sera el próximo Parlamento israelí?