Diario Judío México - Durante el fin de semana, el presidente Trump puso de manifiesto sus creencias racistas cuando lanzó ataques contra cuatro congresistas de color: Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, Ilhan Omar de Minnesota, Rashida Tlaib de Michigan y Ayanna Pressley de Massachusetts. En su llamamiento a los nacionalistas blancos, Trump equiparó ser una persona de color con ser no estadounidense cuando sugirió que los legisladores «regresaran y ayudaran a arreglar los lugares totalmente rotos y llenos de crímenes de los que procedían».

Las cuatro mujeres son estadounidenses. Ocasio-Cortez, Tlaib y Pressley nacieron en los y Omar es ciudadano debidamente naturalizado. El ataque de Trump fue una muestra inequívoca y descarada de su , a pesar del intento de sus partidarios de categorizarlo como otra cosa.

De acuerdo a Complex, el presidente duplicó su discurso durante una conferencia de prensa el lunes, velando su detrás de la fabricada solidaridad con la comunidad judía mientras enfrentaba a los judíos contra la gente de color. Como el senador de Hawai, Brian Schatz, señaló en Twitter: «Realmente tienes que dejarnos fuera de tus temas de conversación racistas.»

Las cuatro congresistas también celebraron una conferencia de prensa el lunes, en la que denunciaron las declaraciones del presidente y se hicieron eco de los llamamientos a un juicio político. En palabras de Ocasio-Cortez, el presidente «no sabe defender su , así que lo que hace es atacarnos personalmente, y de eso se trata».

El lunes, muchos comenzaron a hacer circular el hashtag #RacistPresident para mostrar su solidaridad con las cuatro congresistas, y el martes los opositores también usaron #ObamaWasBetterAt para destacar la intolerable ineptitud de 45 al compararlo con su predecesor, el presidente .