Diario Judío México - Los políticos, los diplomáticos y los organismos que se ocupan de las consecuencias de los conflictos conocen el resultado con . Una vez que el gobierno sirio optó por atender los llamados a la reforma, no al cambio de régimen, en el 2011 con la tortura y la violencia contra su propio pueblo, y una vez que se perdió efectivamente toda ventana para la resolución política interna en un lodazal de milicias competidoras, un Occidente en retirada y la determinación de otras fuerzas externas con sus propios programas, el país se convirtió en un banco de pruebas para la proposición de que las guerras en podían ahora durar un tiempo más allá de la comprensión, y que la capacidad de infligir daño a una comunidad era casi infinita.

Las cifras de destrucción se repiten, aunque solo sea para hacernos conscientes de lo que el resto del mundo ignora a diario. Hay 5,6 millones de refugiados, 6,2 millones de desplazados internos y 12 millones de personas que dependen de la ayuda humanitaria de una población original de unos 20 millones. Los pueblos de Turquía, Egipto, Líbano y Jordania llevan las cargas del movimiento sirio.

Pero, sin final a la vista, se siguen añadiendo atrocidades históricas, y éstas en la era del nuevo horror de una pandemia. El conflicto ha dejado a drásticamente mal equipada para responder a la enfermedad del coronavirus (COVID-19). Después de casi un decenio, los ataques deliberados contra las instalaciones sanitarias han diezmado los sistemas de agua, saneamiento y salud de . Según la Organización Mundial de la Salud, entre el 2016 y 2019 se produjeron 494 ataques contra instalaciones sanitarias en toda . Sólo en el noroeste de , unas 84 instalaciones han tenido que cerrar en los últimos cuatro meses a causa de la violencia. En el noreste, solo uno de los 16 hospitales de la región está en pleno funcionamiento. Para agravar esta situación, faltan equipos de protección, camas de cuidados intensivos y ventiladores.

Tras el recrudecimiento de la violencia en diciembre pasado, casi un millón de personas fueron desplazadas, y una proporción significativa de ellas sigue desplazada en la actualidad. Las mujeres y los niños constituyen cuatro de cada cinco sirios desplazados durante este conflicto.

En el 2014, las Naciones Unidas resolvieron que los necesitados de no podían confiar en que su gobierno les prestara asistencia humanitaria en zonas que no controlaba, por lo que inició operaciones de ayuda transfronteriza. Sin embargo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con vetos registrados tanto por China como por Rusia, ha ido recortando constantemente esas oportunidades de ayuda, insistiendo en cambio en que la ayuda transfronteriza proporcionada por el régimen sería próxima, sin que haya pruebas serias que apoyen esta propuesta. Más de 4 millones de sirios dependen de las operaciones transfronterizas para recibir asistencia humanitaria, incluida la ayuda relacionada con la preparación y respuesta a COVID-19. La asistencia transfronteriza no solo facilita la entrega de suministros, sino que también establece un marco para la asistencia en toda la región, incluidas las estructuras de financiación y coordinación.

La semana pasada, las Naciones Unidas fueron testigos de cómo se apretaba aún más este tornillo de tormento aparentemente interminable para el pueblo sirio. Tras nuevos vetos de Rusia y China contra las resoluciones que habrían asegurado el acceso transfronterizo continuo de Turquía a en tres puntos, la limitada resolución que finalmente se aprobó permitió que un solo cruce hiciera el trabajo. Esto fue condenado rotundamente por los organismos de ayuda y otros estados. El cruce de Bab Al-Salam, que solo en mayo apoyó a un millón de personas proporcionando acceso directo a partes del norte de Alepo que tienen algunas de las mayores concentraciones de personas desplazadas, se cerrará ahora. El cruce que daba apoyo al noreste de en Yarubiyah se cerró en enero, y un esfuerzo por reabrirlo fue vetado de manera similar. Esto deja solo a Bab Al-Hawa para asumir la carga. Los vetos tenían un claro objetivo político, no humanitario.

El UNSC ha tenido suficientes dificultades en los últimos años. El uso implacable del veto de una variedad de estados ha frustrado su objetivo general de terminar el conflicto y mantener la estabilidad del mundo. En palabras del ex Secretario General de las Naciones Unidas Dag Hammarskjold, repetidas en el 75º aniversario de la organización el año pasado, su objetivo es “no llevar a la humanidad al cielo, sino salvarla del infierno”. La interminable miseria en , Libia y Yemen son cicatrices en todos nosotros.

A los organismos de ayuda les preocupa que la incapacidad de cumplir con el derecho internacional humanitario se incruste ahora en la inevitable complejidad de la toma de decisiones y compromisos políticos que son materia de la diplomacia. La votación en las Naciones Unidas deja pocas esperanzas para los civiles desesperados y para aquellos que existen para mantenerlos con vida. El personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y los representantes del Secretario General no pueden hacer su trabajo en tales circunstancias. La desesperante entrevista reciente de Ghassan Salame, en la que relató los esfuerzos para evadir el embargo de armas de Libia por parte de los estados que se sientan frente a él y que lo defienden públicamente, es otro ejemplo.

No es demasiado tarde para responder a la petición del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, de un alto el fuego mundial, ya que cada vez hay más pruebas de que la pandemia sigue siendo virulenta y en expansión. Pero, en ausencia de esto, sería bueno que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas comenzara por defender el derecho humanitario y apoyara a sus propios representantes para concluir los conflictos, al tiempo que comienza a reparar las vidas de los que quedan a su paso.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.