Diario Judío México - El presunto terrorista de , que mató ayer a dos personas, intentó cometer una masacre impulsado por el racismo y el , según ha confirmado la Fiscalía General alemana. Acudió a una sinagoga fuertemente armado, con varias armas largas de fabricación casera, y en su coche han aparecido cuatro kilos de explosivos y numerosos detonadores. La Fiscalía tiene claro que si hubiera podido entrar en la sinagoga hubiera provocado una masacre, tal como eran sus intenciones que dejó por escrito en un documento en poder de los investigadores. Por todo ello, se le imputará doble asesinato, por las muertes de una mujer y un hombre, y otros nueve cargos de intento de asesinato, así como por los heridos que provocó en el segundo tiroteo ocurrido en un local de comida rápida turca.

Según el fiscal general, Peter Frank, con la retransmisión en directo del atentado que hizo el detenido, gracias a una cámara incorporada en su casco, Stephan Balliet, pretendía una “repercusión internacional”, así como animar a otros extremistas de derechas a cometer más ataques. Respecto a los interrogantes que aún faltan por despejar, Frank admitió que se desconoce aún si el terrorista contó con ayuda externa o algún cómplice y que la revisión de sus actividades en la ‘dark net’ llevará tiempo.

“Este brutal crimen es una vergüenza para nuestro país, con nuestra historia algo así no debería jamás pasar”, ha dicho el ministro del Interior, Hoorst Seehofer, quien ha confirmado que la amenaza que representa el y el extremismo de derechas en es muy alta, por lo que supone un desafío para el país. “La propensión a la violencia en este ámbito es muy alta, la afinidad por las armas es muy alta. Y lo he subrayado una y otra vez en los últimos meses, que este es el reto central para nuestro país junto con el islamista”. El ministro, que se ha reunido en con la comunidad judía y otros afectados por el atentado, ha advertido contra los instigadores espirituales de estos ataques, en referencia a los discursos de algunos líderes del partido ultraderechista Alternativa para . También hasta el lugar de los hechos se ha desplazado el presidente de la República, Frank Walter Steinmeier, quien calificó el ataque de “cobarde”, ha instado a la sociedad alemana a que solidarice con los judíos alemanes. “Todos los que recurren a la violencia políticamente motivada en contra de disidentes, seguidores de otras religiones o representantes de instituciones democráticas, también están implicados en el crimen del 9 de octubre, ha acusado.

La comunidad judía en está muy preocupada y lleva tiempo denunciando el aumento del en el país. El presidente del Consejo Central de los judíos, Josef Schuster, ha arremetido contra las autoridades por la “escandalosa falta de protección policial de la sinagoga de ”, especialmente una celebración tan especial como el Yom Kippur. A diferencia de otras sinagogas en , como la de Berlín o Leipzig, la de no contaba con ningún tipo de dispositivo especial de seguridad. Los expertos también advierten desde hace tiempo el peligro del de extrema derecha en y la radicalización de estos grupos. Hace cuatro meses, un político de la CDU, Walter Lübcke, fue asesinado a quemarropa por un ultraderechista, pero estos sucesos tan notorios son solo la punta del iceberg en un país que ha subestimado durante años la violencia de la extrema derecha.