Diario Judío México - El famoso violinista contrajo polio a los cuatro años de edad, hoy día toca el violín sentado, usa muletas para andar. Se cuenta que en una ocasión se le rompió una de las cuerdas a su violín a media presentación. Permaneció un rato sin tocar nada, pensando si podría continuar. Determinó que podría terminar su ejecución con las otras tres cuerdas. Así lo hizo.

¿Qué aprendemos de esto? Primeramente, a ser perseverantes- él, a pesar de su discapacidad- ha deleitado a millones de oyentes a lo largo de décadas. Además, a no “tirar la toalla”- es decir, no darnos por vencidos por los contratiempos de la vida. Sabemos que la vida muchas veces parece una montaña rusa, con muchas subidas, pero también con algo de descensos. Debemos tener la flexibilidad de improvisar.

D-s nos enseña, desde el principio de la Creación- que las cosas no suceden como se desea. D-s creó dos luminarias del mismo tamaño, después- por un poco de envidia- disminuyó la dimensión de la luna. Había ordenado que los troncos de los árboles tengan el mismo sabor que el de la fruta que cargan, desobedecieron y los troncos son maderas. Ordenó a la primera pareja que no coma de cierto árbol. Adam pecó a las pocas horas de haber sido creado. El primer fratricidio de la historia sucedió apenas unos meses después de haber sido hecho el universo entero.

¿Cuál es la enseñanza? Que no todo sale como uno quisiera, ni siquiera como el Creador quiere… es parte del libre albedrío. En lo que nos concierne, debemos tratar de seguir adelante, no claudicar, no permitirnos el derrote. Debemos saber cómo tocar una hermosa pieza con sólo tres cuerdas, si es lo que tenemos a la mano.

El matrimonio no es como uno lo sueña, los hijos tampoco, el trabajo tampoco. D-s quiere que nos esforcemos y que nos deleitemos con lo que tenemos, que hagamos lo mejor con las circunstancias que nos pone en la vida. Debemos aprender a salir adelante con las herramientas que poseemos y no codiciar las herramientas que tiene el vecino.

Dios te mandó las herramientas exactas para que puedas ser feliz. Ahora, sólo depende de tí…

Para recibir reflexiones por mail, escribe a: [email protected]

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDel Tzitzit al Bit: Aportes Judíos en Computación e Informática: Marvin Minsky
Artículo siguienteLa filosofía de la vida