«Decir adiós es un arte difícil y amargo que estos últimos años hemos tenido la ocasión de aprender sin apenas un respiro». Las palabras del gran narrador vienés Stefan Zweig, quien conoció bien el exilio y las pronunció en el funeral de otro autor tocado por el destierro, Joseph Roth, anticipan la de Sin tiempo para el adiós (ensayo editado por el sello Galaxia Gutenberg). Se trata de un volumen en el que la crítica literaria y escritora Mercedes Monmany (Barcelona, 1957) cartografía la amplia y diversa nómina de autores que se vieron forzados a cruzar fronteras como «exiliados y devorados por la historia», en expresión de otra de las presencias mayores del libro, la pensadora malagueña María Zambrano.

Combinando aliento narrativo y la precisión del periodismo, Monmany propone una del siglo XX a través de las experiencias de unos nombres indispensables para entender la experiencia del dolor y el desarraigo convertidos en alta .

El

A Zweig y Roth se suman Thomas Mann y Alfred Döblin, Cesare Pavese y Natalia Ginzburg, Vladimir Nabokov y Adam Zagajewski, Antonio Machado, Robert Musil, Dubravka Ugresic, Walter Benjamin, Marisa Madieri, Yorgos Seferis y Manuel Chaves Nogales. Unos escapaban del -Klaus Mann, otra figura imprescindible en la configuración de este libro, contabilizó en torno a 3.000 los autores que huyeron de Alemania tras la toma de poder de Adolf Hitler en el año 1933-, otros del estalinismo o de una guerra civil.

Algunos cambiaron de lengua literaria, como Nabokov -«Mi feliz expatriación comenzó prácticamente el día de mi nacimiento»: otra cita que preside Sin tiempo para el adiós- y otros no pudieron volver a su país de origen, en algún caso, porque ya no existía: las fronteras, nombres y estados habían mudado en apenas unos años.

Con la publicación de este volumen, Mercedes Monmany sigue una línea temática que ya había transitado en Por las fronteras de Europa y Ya sabes que volveré. En sus páginas queda patente su interés y profundo conocimiento de las literaturas centroeuropeas, pero la mirada es plural y abarcadora: en sus páginas conviven la comunidad judía de Nueva York, James Joyce en Trieste y Max Aub en México, hasta llegar a José Ángel Valente y Winfried Georg Sebald.

Clic aquí para adquirir "Sin tiempo para el adiós"

FuenteLa voz de galicia

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAsombro
Artículo siguienteAvgolemono, sopa griega de pollo y limón, un plato sefaradí