Diario Judío México - “No te espantes tú, Moisés, ni tengas miedo.
Toma ésta, mi Ley Santa, y llévala al mi pueblo
que sepa que hay Dio en el cielo.»

Esta canción popular sefardita en judeoespañol recuerda la entrega de la Torá que festejamos los judíos estos días.

Justamente el viernes 29 de mayo (comenzando la noche anterior) y el sábado 30 de mayo (6 y 7 del mes hebreo de Siván) los judíos de la Diáspora celebraremos por dos días la festividad de (=semanas). La celebración recuerda la entrega de los Diez Mandamientos, y las demás leyes de la Torá, a Moisés para que este la transmita al pueblo hebreo y al mundo. Un hecho fundacional en la historia espiritual de la humanidad.

La Biblia no señala en qué año fue entregada la Torá, ni siquiera el día o el mes exacto (sino, indirectamente, “siete semanas o 49 días después…”). Y el lugar elegido fue el Desierto del Sinaí, una “tierra de nadie”. Estos hechos fueron interpretados como índice de que todas las generaciones y todos los pueblos (que deseen aceptarla) son depositarios de la misma.

En recibió el pueblo de el código ético, moral y de comportamiento que más influyó en la humanidad. Desde ese momento, la Torá no es sólo una herencia para el pueblo judío solamente, sino el libro más traducido en el mundo, el texto sobre el que más explicaciones se escribieron.

En el Sinaí se generaron las ideas del monoteísmo ético, de igualdad de los seres humanos ante el Creador, respeto por el extranjero, la viuda y el huérfano, del derecho al descanso semanal, el cuidado de la naturaleza y la obligación de solidaridad con los semejantes. Creencias que hoy, a través de las grandes religiones monoteístas (cristiana, musulmana y judía), representan los ideales de la fe religiosa –todavía hoy muy lejos de ser alcanzados- de media humanidad.

¿Cómo se festeja en la actualidad? En años normales, antes de cuarentena impuesta por la pandemia, los judíos observantes se reunían durante la noche de esta festividad para pasar en vigilia hasta el amanecer con oraciones y plegarias.

En esta festividad se acostumbra a comer alimentos lácteos. La explicación es que al salir apresuradamente de Mizrahim (Egipto) los hebreos tuvieron que conformarse un plato rápido preparado con leche a lo que la tradición le agrega miel o azúcar, en memoria de la dulzura de la Torá. Otra explicación es que la Torá se asemeja a la leche y la miel.

La mujer también tiene un papel central en la festividad. Se lee el Libro de Rut, la moabita, (la bisabuela del Rey David) de cuya descendencia vendrá el Mesías. Rut fue aceptada entre los hebreos y bendecida por Dios por su bondad y piedad hacia su suegra.

Es síntesis, en el Sinaí nació la ética bíblica, fundamento de nuestra civilización, un hecho que merece ser recordado, por lo celebra el día que será recordado por el resto de los días.

* Presidente del CIDICSEF

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorShavuot 5780
Artículo siguienteEs momento de actuar: ¡Tú puedes hacer la diferencia!
Mario Eduardo Cohen, escritor e investigador, nació en Rosario (Provincia de Santa Fe, Argentina), padre de una hija, Corina, es Profesor de Historia (egresado del Instituto Nacional del Profesorado), conferencista y organizador de congresos, simposios y encuentros nacionales e internacionales sobre temas históricos y del pensamiento. Se ha especializado en Historia Judía, demografía y en Cultura Sefardí. Es además, Contador Público (egresado de la Universidad de Buenos Aires) y asesor de empresas. Es autor de varios libros en materia impositiva y contable Fue distinguido -en 1994- por el Rey Juan Carlos I de España con la Orden del Mérito Civil en reconocimiento a su actividad en pos de la investigación y la divulgación de la cultura sefardí. Autor del libro "América Colonial Judía" editado en abril de 2000. Presidente del CIDICSEF - Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefaradí-, del que es miembro desde 1977, ha dirigido 15 volúmenes de la publicación académica "Sefárdica" que edita la mencionada institución. Fue, en 1992 el Director General de Encuentro Internacional "Cinco Siglos de Presencia Judía en América" y otros simposios internacionales. Además fue invitado a exponer en varios Congresos de EE.UU. en 3 oportunidades, España e Israel. Es colaborador permanente del matutino "La Nación" de Buenos Aires en temas judaicos. Sus ponencias fueron publicadas en la Argentina, Venezuela, los Estados Unidos, Israel, España y Holanda. Ha sido curador de varias exposiciones relacionadas con sobre temas judaicos, las que fueron presentadas en distintas ciudades latinoamericanas y en los Estados Unidos. (ver www.maimonides800.org.ar) Fue, además, Director Ejecutivo del ICAI (Instituto Cultural Argentino Israelí) y de FeSeLa (Federación Sefaradí Latinoamericana). Asimismo es autor del libro y el vídeo "Al Encuentro de la Novia" (programa multimedial sobre el Shabat y su práctica en el hogar).También ha dirigido y redactado los CD Rom Educativos Mekorot-Fuentes ll y Jaguim-Festividades.