Diario Judío México - El líder de la coalición israelí Azul y Blanco, Benjamin Gantz, ha presentado este jueves su candidatura a presidir el Parlamento de , lo que ha provocado una ruptura interna de su grupo, en medio de las informaciones sobre un acuerdo de unidad con el Likud del primer ministro, Benjamin Netanyahu.

La Presidencia de la quedó vacante el miércoles cuando Yuli Edelstein dimitió tras negarse a aplicar un fallo del Tribunal Supremo que le ordenaba convocar una votación sobre su cargo, que probablemente iba a perder.

Edelstein anunció el 18 de marzo el cierre del pleno durante al menos una semana argumentando en un primer momento que se debía a la pandemia de y posteriormente a que los dos principales partidos no han logrado un acuerdo para la formación de los comités parlamentarios.

Sin embargo, el Supremo ordenó que convocara la sesión para la votación el miércoles, lo que fue criticado por el Likud. Finalmente, prefirió dimitir a proceder a la sesión, en la que Meir Cohen, respaldado por Azul y Blanco –y más concretamente por Yesh Atid, del ‘número dos’ de la coalición, Yair Lapid–, partía como favorito.
En este contexto, Gantz ha presentado durante la jornada su candidatura al cargo, provocando las críticas de Yesh Atid –que ha decidido no presentar a Cohen– y de Telem, que han anunciado que abandonan Azul y Blanco.

La candidatura de Gantz ha llegado en medio de las informaciones en medios locales que apuntan a un acuerdo de unidad entre él y el Likud –que encabeza a un bloque de partidos derechistas y religiosos– para un reparto de poder.

Según recoge la cadena de televisión israelí Channel 12, Gantz sería presidente de la temporalmente, tras lo que el cargo pasaría a manos de un parlamentario del Likud.
Posteriormente, Gantz pasaría a ser ministro de Exteriores y a ocupar el cargo de primer ministro dentro de 18 meses, periodo durante el cual Netanyahu se mantendría en el puesto. Sin embargo, este acuerdo no ha sido anunciado de forma oficial por el momento.

Tamar Zandberg, parlamentaria del izquierdista Meretz, ha criticado duramente a Gantz desde el Parlamento y ha recalcado que su partido “no jugará papel alguno en esto”, según el diario ‘The Times of ’.

Así, ha dicho a Gantz que “terminará siendo una alfombra bajo los pies de un supuesto delincuente, un incitador y un racista”. “Estamos sorprendidos e intentando asumir la profundidad de la decepción”, ha lamentado.

Zandberg ha acusado además a Gantz de “causar un desastre a los millones de votantes que (…) buscaron una altarnativa (a Netanyahu)”, en referencia a los que apostaron por Azul y Blanco en las últimas elecciones.

Por su parte, Lapid ha resaltado que Gantz “ha decidido romper Azul y Blanco para trepar al Gobierno de ‘Bibi'”, apodo por el que es conocido Netanyahu. “Es incomprensible”, ha zanjado.

Azul y Blanco contaba hasta ahora con la mayoría de los escaños en el Parlamento gracias a los apoyos de la Lista Conjunta –una coalición de partidos mayoritariamente árabes que obtuvo 15 escaños– y Yisrael Beitenu, el partido del exministro Avigdor Lieberman, quien cuenta con siete escaños.

De hecho, esta mayoría de apoyos tras el respaldo de Lieberman llevó al presidente de , Reuven Rivlin, a concederle el mandato para intentar conformar un Gobierno.
Netanyahu había apostado durante las últimas semanas por un gobierno de unidad o emergencia ante la crisis provocada por la pandemia de , que ha dejado hasta el momento ocho muertos y más de 2.650 casos en .

El país ha tenido que celebrar tres elecciones parlamentarias en menos de un año debido a la falta de acuerdo para formar una coalición que cuente con mayoría en el Parlamento.
Hasta ahora, Gantz había descartado cualquier tipo de coalición que mantuviera en el cargo a Netanyahu citando su imputación por supuestamente por aceptar sobornos, fraude y violación de la confianza.