Diario Judío México - El gobernador de Virginia, Ralph Northam, se aferró ayer a su cargo en medio de un intenso revuelo político por una foto racista en su anuario de la facultad de medicina de 1984.

Tanto republicanos como demócratas lo acusaron de racista y le exigieron su renuncia. En un inicio el gobernador aceptó que aparecía en la foto y se disculpó por ella, pero ahora lo niega y se rehúsa a dejar el cargo.

Casi toda la cúpula demócrata del estado condenó a su copartidario, un hombre blanco de 59 años, después de que a finales de la semana pasada se publicara la foto de alguien con el rostro pintado de negro al lado de otra persona con una capucha y una túnica del Ku Klux Klan.

El exvicepresidente estadunidense, Joe Biden, citó en un tuit que Northam debía deponer su cargo. “No hay lugar para el en . El gobernador ha perdido toda autoridad moral y debe renunciar de inmediato”.

También piden su dimisión los senadores Kirsten Gillibrand, Elizabeth Warren, Kamala Harris, Cory Booker, el alcalde de Texas, Julian Castro.

El político que sigue en la línea de gobernador en caso de que Northam renuncie es el vicegobernador demócrata Justin Fairfax, quien enfrenta su propio escándalo, luego de rechazar una denuncia, no corroborada, de abuso sexual que fue reportada por primera vez por un sitio web conservador. Fairfax, quien es negro, dijo que el encuentro de 2004 con una mujer fue consensuado, y calificó la acusación de difamación política.

La mujer que señala a Fairfax contrató al bufete de abogados Katz Marshall & Banks para decidir sus próximos pasos, según una persona cercana al equipo legal. Una de las socias fundadoras de la firma, Debra Katz, representó a Christine Blasey Ford, quien acusó a Brett Kavanaugh, nominado para la Corte Suprema, de haberla agredido sexualmente cuando eran adolescentes.

FuenteExcélsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAdar 5779
Artículo siguienteNetanyahu contra el mundo: ¿Acaso hay una alternativa?