ha sido visto durante años como el sucesor natural de en el liderazgo del partido y ahora acaba de declararle la guerra a su mentor creando una nueva formación y postulándose para primer ministro en las próximas elecciones.

Saar, de 54 años, nació en Tel Aviv con el apellido Zarechansky y, como otros muchos israelíes, lo mudó a algo más local, (en hebreo Saar significa “tormenta”). Su padre era un médico argentino que había emigrado a a mediados de los sesenta y, por su trabajo, la familia vivió también en la sureña localidad de Mitzpe Ramon y el kibutz Sde Boker.

En el kibutz, residencia en aquellos años del primer ministro fundador de Israel, Ben Gurión, Shmuel Zarechansky ejercía de médico general y pediatra. Así, el pequeño Guidon acompañó en diversas ocasiones a su padre en sus visitas médicas a la casa del líder y éste, según ha contado Saar, lo entrenaba con preguntas sobre geografía.

Después de servir en el Ejército en una unidad de inteligencia de la Brigada de combate Golani, Saar estudió ciencias políticas y después derecho.

El exabogado y periodista entró en hace 20 años de la mano de Netanyahu, quien lo nombró su secretario de gabinete en su primer mandato como primer ministro. En 2003 fue parlamentario por primera vez.

Durante su tiempo en el parlamento en aquellos años Saar se demostró como un estricto nacionalista, se opuso a la retirada unilateral de de Gaza promovida por Sharon en 2005 y propuso también proyectos de ley para encarcelar a contratadores que despidieran a mujeres embarazadas y prohibir cosméticos que hacen pruebas con animales.

Subió rápidamente escalafones en el y cuando Netanyahu volvió al poder en 2009 ocupó con éxito las carteras ministeriales de educación e interior, ambas claves para el ascenso político en Israel.

Persistencia y perspicacia

“Saar es un político extremadamente perspicaz”, opinó el analista del diario Haaretz Anshel Pfeffer: No siguió a su protector Sharon cuando éste salió del para formar otro partido y permaneció en sus filas en sus peores momentos “como el látigo del en la oposición, fue el arquitecto de su retorno, ganándose la adoración de los miembros del partido quienes lo eligieron en tres ocasiones como el primero de la lista (después de Netanyahu) para la Knéset (parlamento)”, escribió el analista.

En su opinión era inevitable que tan popular figura cayera en desgracia frente a su líder. Pero en lugar de rebelarse, Saar en 2014 se tomó un descanso de la durante tres años para pasar más tiempo con su nueva esposa, la popular presentadora de televisión Geula Even, y sus dos hijos pequeños.

El año pasado el delfín se postuló como líder del partido en las primarias sabiendo que iba a perder, en opinión de la analista Rajel Legzhiel, como efectivamente sucedió, pero aún así permaneció en el partido a pesar de no haber recibido una cartera ministerial en el nuevo gobierno.

El regreso

Regresó a la activa en 2020, siendo el único miembro de su partido que ha resistido las llamadas a legislar inmunidad para el primer ministro, acusado en tres casos de corrupción, por ejemplo, o asistiendo a algún acto que Netanyahu había pedido boicotear.

“A pesar de su línea dura política, Saar tiene buenas relaciones con otros partidos, es pragmático y político”, señaló Legzhiel, y es percibido como un socio potencialmente más cómodo por los líderes del partido de la coalición de gobierno, Azul y Blanco, que está en grave crisis con Netanyahu.

“Si sabe jugarla bien va a poder atraerse a toda la derecha, tanto la más a la derecha como la más de centro, y tal vez plantear una seria alternativa”, concluyó la analista.

Se sabe que la vena independiente de Saar cae mal a Netanyahu y un cercano al primero, Eran Davidi, comentó el año pasado que ambos políticos no se han encontrado físicamente en cinco años.

“Tiene ambición, y ha dicho que ha regresado a la para dirigir el país”, dijo Davidi. “En algún momento los miembros del apreciarán que ha tenido el valor de presentarse. Esas son las cualidades de un líder”.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPandemia hermanas Na’amat
Artículo siguiente12 de diciembre de 1920: Se funda "Histadrut Haovdim", la Federación Laborista General de Israel