En reciente informa sobre la libertad religiosa, el Departamento de Estado Norteamericano, dedica un amplio espacio a describir, y también denunciar, la difícil situación que enfrentan todas las denominaciones de la comunidad religiosa en Venezuela, a pesar de que la Constitución de dicho país centroamericano establece “la libertad de religión con la condición de que su práctica no viole la moral pública, la decencia o el orden público”, apuntó Pompeo.

El gobierno hostigó, intimidó y tomó represalias contra su clero ...

Basándose en denuncias presentadas por representantes de la Conferencia Episcopal Católica de Venezuela (CEV) y el Consejo Evangélico de Venezuela (ECV), el Informe sobre dice que el gobierno hostigó, intimidó y tomó represalias contra su clero y otros miembros por seguir llamando la atención sobre la crisis humanitaria del país y cita también lo ocurrido el 12 de octubre de 2019, cuando la Agencia de Contrainteligencia Militar (DCGIM) detuvo por “desobediencia” al pastor protestante evangélico José Alberto Vivas durante un servicio religioso en el cual Vivas, oficial en activo de la fuerza aérea, dirigía una oración en la cual se rogaba por la “libertad espiritual” de la nación en el marco de la reunión anual de esa congregación. El pastor Vivas permaneció bajo arresto hasta finales de diciembre de ese mismo año.

La actividad de los famosos “colectivos”, grupos de civiles armados que responden al presidente de facto, Nicolás Maduro y aterrorizan a la población, “atacaron iglesias y congregaciones durante todo el año”. El Informe cita lo expresado por el arzobispo venezolano José Luis Azuaje, quien denunció que “el 27 de enero, un grupo de colectivos forzó su entrada a la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en Maracaibo, estado Zulia, durante la misa”.

“Los colectivos, continúa el informe, atacaron e hirieron aproximadamente a 15 fieles, dispararon sus armas, desfiguraron y destruyeron la propiedad

“Los colectivos, continúa el informe, atacaron e hirieronaproximadamente a 15 fieles, dispararon sus armas, desfiguraron y destruyeron la propiedad y confiscaron artículos de valor”, explica Azuaje “que los gentes de policía estacionados cerca no intervinieron durante el ataque”.

Los miembros de la comunidad judía venezolana también han resultado víctimas del asedio y las constantes campañas que intentan desacreditar y hostilizar a la comunidad judía del país a través de editoriales en los medios de comunicación en los que, a menudo, según denuncias, “usaron el antisionismo para enmascarar el antisemitismo”.

El monseñor Diego Padrón, acompañado del cardenal Jorge Urosa Savino (i) y el obispo Prieto Parolin en la ciudad de Caracas (Venezuela).
El monseñor Diego Padrón, acompañado del cardenal Jorge Urosa Savino (i) y el obispo Prieto Parolin en la ciudad de Caracas (Venezuela).

“Durante 2019, editoriales en medios de comunicación pro-Maduro acusaron a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido por los Estados Unidos como el presidente interino legítimo, junto a representantes nominados por Guaidó, como agentes o cabilderos del sionismo”.

La negación o trivialización del es una constante en los medios oficiales o asociados al régimen de facto de Maduro,

La negación o trivialización del es una constante en los medios oficiales o asociados al régimen de facto de Maduro,aseguran en su denuncia los representantes de la Confederación de Asociaciones Judías de Venezuela (CAIV), quienes también destacan las continuas críticas a Israel en los medios de comunicación afines a Maduro.

Al finalizar su resumen sobre las libertades religiosas en Venezuela, el Informe ratifica con un breve resumen la posición de apoyo del Gobierno de los EE.UU, al presidente interino Juan Guaidó y deja claro que, antes del 8 de marzo del presente año, los funcionarios del gobierno de facto de Nicolás Maduro no había dado respuesta a lasolicitud de los EE.UU para mantener reuniones sobre libertades religiosas y otros asuntos relacionados.