El emirato de amenaza con cortar su multimillonaria asistencia a la Franja de si el primer ministro, Benjamín Netanyahu, cumple con su promesa de anexar partes de Judea y Samaria (Cisjordania), señala un informe del Canal 13.

Los millones de dólares que envía Doha a la Franja han sido fundamentales para mantener la calma en ese empobrecido territorio controlado por Hamás, como así también para mantener la tregua entre y la organización terrorista islámica. Y no quiere aparecer como facilitador de algún tipo de anexión en Cisjordania, sugiere el canal israelí.

El informe, que cita a varias fuentes diplomáticas occidentales, indica que ha transmitido ese mensaje a en las últimas semanas a través de numerosos canales, incluyendo en una conferencia de donantes para la Autoridad Palestina, llevada a cabo a través de la plataforma de internet Zoom, en la que estuvieron presentes funcionarios israelíes.

Según el pacto de coalición que dio origen al actual gobierno israelí, Netanyahu puede elevar a votación a partir del 1 de julio en el Gabinete o en la Knéset (Parlamento) sus planes para anexar el 30 por ciento de la disputada Cisjordania.

La propuesta de anexión unilateral israelí en los asentamientos y el Valle del Jordán surge en base al plan de paz de la Administración Trump para resolver el conflicto israelí-palestino. El plan que ha sido rechazado de plano por la Autoridad Palestina promueve la creación de un estado palestino desmilitarizado en el resto de Cisjordania, es decir en el aproximadamente el 70 por ciento de ese territorio.

El plan de anexión ha desatado amplias criticas a nivel internacional, entre ellas de los países del Golfo Pérsico, que han advertido que amenazan la incipiente cooperación con y de Jordania que ha dicho que podría desatar un conflicto con el Estado judío.

ha sido un factor clave en facilitar la calma en con la ayuda financiera que suministra a la Franja, que cuenta con la aprobación de Israel.