Irán clama venganza tras el asesinato del que era considerado padre de su programa nuclear, el científico Mohsen Fakhrizadeh, y señala directamente a Israel como autor del atentado. Dos años después de que Benjamín Netanyahu destacara su nombre y apellido en una comparecencia sobre el programa atómico, Fakhrizadeh, de 63 años, fue asesinado en Absard, a 60 kilómetros de Teherán. «Recordad ese nombre», fueron las palabras que le dedicó el primer ministro de Israel en aquella comparecencia en la que desveló que trabajaba en proyectos secretos. El general Mohamed Baqeri, jefe del Estado Mayor iraní, prometió una «dura venganza» contra los autores a los que definió como «mercenarios ciegos de la arrogancia del régimen sionista», en alusión a Israel. Baqeri dijo que el ataque fue «un acto brutal» que acarrea «pesadas y trágicas» consecuencias al sistema defensivo del país.

Según informaron los medios oficiales, una furgoneta explotó al paso del vehículo de Fakhrizadeh para bloquear la carretera y después varios desconocidos abrieron fuego contra él y sus guardaespaldas. El científico fue evacuado de urgencia a un hospital, pero pasados unos minutos el ministerio de Defensa confirmó su «martirio» debido a las graves heridas sufridas. En el atentado y posterior tiroteo fallecieron «varias personas», destacó la agencia Tasnim, pero no se desvelaron las identidades.

Su figura era tan relevante dentro del programa nuclear como opaca de cara a los medios de comunicación. La inteligencia estadounidense le consideraba «el cerebro del programa de armas nucleares de Irán, que fue desmantelado antes del 2000», recogió The New York Times. Ese programa se llama Amal (que significa «esperanza») y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) confirmó que los iraníes lo suspendieron en el 2000.

FuenteABC

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl zeyde del secretario de Estado de Biden, Antony Blinken, fue un conocido escritor yiddish
Artículo siguienteAlinna, sorprendiendo los sentidos