Diario Judío México - El Gobierno israelí ha anunciado este domingo que ya ha cerrado un total de 106 colegios y guarderías, después de que 330 alumnos y profesores hayan dado positivo por desde el reinicio del año escolar hace tres semanas.

Este nuevo cierre perjudica a más de 16.000 alumnos y personal de las escuelas afectadas, y que actualmente se encuentran bajo cuarentena domiciliaria, informa The Times of .

Además, otros cuatro diputados israelíes tuvieron que pasar la cuarentenaen sus hogares, porque habían tenido contacto con su compañero de la Lista Conjunta Árabe Sami Abu Shehadeh, quien confirmó su contagio este pasado miércoles. “Todos debemos asumir que la batalla aún no ha terminado”, hizo saber el diputado árabe en redes sociales.

La rapidez con la que cerró el país para contener el virus solo se ha visto igualada por su celeridad a la hora de reabrirlo. Los colegios reanudaron su actividad el 17 de mayo y hoteles, piscinas y restaurantes hicieron lo mismo 10 días después.

Las playas de están ahora repletas de bañistas que, según testigos de la agencia DPA, están ignorando el uso obligatorio de la mascarilla.

Hasta este domingo el país ha registrado un total de 17.783 casos y 297 fallecidos por la epidemia, tras nuevos repuntes de casos que han obligado a las autoridades a plantearse la posibilidad de advertir sobre un segundo brote de contagios.

De hecho, y según el canal N12, el director general saliente del Ministerio de , Moshe Bar Siman Tov, se refirió al reciente aumento de personas infectadas comouna “segunda ola”, aunque posteriormente negó haber hecho estos comentarios.

El nuevo viceministro de de , Yoav Kisch, se apresuró a matizar que “es demasiado pronto para decir que estamos experimentando un nuevo brote”, en declaraciones a la emisora Reshet Bet. “De momento creo que hay que establecer una rutina diaria que nos permita vivir una vida casi ininterrumpida”, ha añadido.


2 COMENTARIOS

  1. Interesante su comentario, tambien los católicos sabemos que este es un tiempo de refexionar y cambiar, por la pandemia se ha regresado a tener actitudes de ayuda a los demás, de cuidarse si mismo y a los demás y sobre todo de valorar la vida que Dios nos ha dado, es lo único que tenemos. En lo personal, por estar en casa, he tenido más tiempo de platicar con mi hijo, llamo a mis hermanos (as) pero no los puedo visitar primero porque viven en otra ciudad y ahorita no se puede. Esta situación de pandemia realmente nos ha enseñando muchas cosas,debemos sacar lo bueno de lo negativo. Y seguirnos cuidando pues la salud es muy importante, si tienes salud, puedes hacer lo demás. Saludos y bendiciones.

  2. No existe ninguna fuerza, potencia, virus o hueste espiritual de maldad, que sea independiente de La Voluntad de Hashem YHWH El Eterno; por tanto, hay que preguntarse: ¿Qué es lo que El Eterno está diciéndonos (tanto a judíos como a no judíos)? ¿Para qué está permitiendo esto? La respuesta está en La Toráh, demandando arrepentimiento, reconociendo a Yeshúa de Natzeret como Su Mashiaj (Dt.18:15; 27:11-26; 28:1-68); pues La Era Mesiánica, El Reino de Hashem sobre la Tierra, está a las puertas y sólo entraran los justos, que echan mano de los méritos de Yeshúa Ha Mashiaj, El único Sumo Sacerdote y Mediador, por medio del cual podremos entrar al Reino del Eterno. Hashem YHWH es lento para la ira y grande en misericordia, por ello está esperando arrepentimiento de TODOS; pues Él no quiere la muerte del impío, sino que, el impío se aparte de su impiedad; más el tiempo se acaba. Hoy es el día de Salvación.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.