Diario Judío México - Israel anunció el jueves que avanzará en la construcción de 5,000 viviendas para familias judías en Jerusalén oriental, pese a denuncias de que ello dejará a los palestinos de la ciudad desvinculados con el resto de Cisjordania.

Al hacer el anuncio en el barrio Har Homa de la ciudad, el primer ministro Benjamin Netanyahu prometió construir las viviendas allí y en la zona Guivat Hamatos, ambas en los últimos terrenos que quedan entre las zonas árabes de Jerusalén con el resto de Cisjordania.

Netanyahu prometió convertir Har Homa en “una ciudad de tamaño mediano” y ampliar la presencia judía allí, lo que muchos denuncian como un golpe para los anhelos palestinos de tener su estado propio.

Construcciones anteriores en la zona han provocado denuncias internacionales que a veces han frenado las intenciones de Netanyahu de construir en zonas disputadas. Sin embargo, Netanyahu, envalentonado por el apoyo irrestricto del presidente estadounidense Donald Trump y el lanzamiento de un plan de paz que muchos consideran parcializado hacia Israel, parece estar dispuesto a avanzar en las construcción.

“Estamos vinculando a Jerusalén. Estamos vinculando a todas las partes de una Jerusalén unida, una Jerusalén reconstruida”, declaró Netanyahu. “Lo hicimos pese a una feroz oposición internacional. Superamos todos los obstáculos y lo logramos”.

Añadió que en la zona se construirán 5,200 unidades habitacionales para judíos, además de 1,000 viviendas nuevas para palestinos en el vecindario cercano de Beit Safafa.

Los palestinos ansían tener un estado propio _incluyendo Cisjordania y la Franja de Gaza_ con Jerusalén oriental como su capital. Se oponen a toda construcción israelí en la zona oriental de Jerusalén, denunciando que ello aislaría a la ciudad del resto de Cisjordania.

Los palestinos condenaron inmediatamente la decisión israelí.

“Es otro intento de destruir la solución de dos estados y frustrar cualquier posibilidad de paz”, declaró Nabil Abu Rudeineh, vocero del presidente palestino Mahmoud Abbas.

“Es una grave violación de la ley internacional según la cual todos los en todos los territorios palestinos, incluyendo Jerusalén, son ilegales”, añadió.

El grupo pacifista israelí Paz Ahora denunció que las construcciones constituyen “un suicidio nacional”.

“Las construcciones aíslan al este de Jerusalén con las rutas hacia Belén, lo que impide una solución de dos estados”, afirmó la agrupación en un comunicado.

FuenteEl Periódico de México
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorConferencia del Seminario Rabínico Latinoamericano en México
Artículo siguienteEl Salvador ama a Israel