Diario Judío México - Apenas seis días después del comienzo de un moderado cierre nacional, los principales ministros de reconocieron el miércoles que la medida era insuficiente en medio de las crecientes infecciones de en el país. Por este motivo, acordaron imponer un cierre completo a partir del viernes que se espera que sea más severo que el primer cierre del país en marzo, según los informes de los medios de comunicación.

La decisión se tomó al final de largas horas de deliberaciones en el llamado “gabinete de ”, que vio acalorados desacuerdos sobre qué sectores de la economía deberían permanecer abiertos, y sobre si el derecho a la protesta debería preservarse durante el cierre.

El gabinete en pleno se reunió el miércoles por la noche para aprobar la decisión antes de que la Knesset (Parlamento) trabajara en la legislación para convertirla en ley.

Según las noticias del Canal 12, el nuevo cierre “hermético” hará que se cierre casi toda la economía, excepto tiendas vitales como supermercados y farmacias, así como ciertas industrias esenciales especialmente aprobadas por el gabinete.

Las manifestaciones podrán realizarse a un kilómetro de las casas, y en grupos de hasta 20. Las sinagogas cerrarán a partir del viernes, sólo pudiendo abrirse con capacidad limitada para Iom Kipur (Día del Perdón).

También se espera que el principal aeropuerto de la nación cierre para los vuelos de salida.

.

El Aeropuerto Ben Gurión, de Tel Aviv, vacío ante las restricciones impuestas por el gobierno israelí durante marzo-abril.

El cierre durará al menos hasta el final de la fiesta de Sucot, el próximo 10 de octubre.

Según Walla, la toma de decisiones fue algo caótica, y algunos miembros del gabinete de no fueron consultados en absoluto. El sitio web dijo que durante una pausa en las reuniones, tuvo lugar una conversación telefónica entre el primer ministro Benjamin Netanyahu, el ministro de Defensa Benny Gantz, el ministro de Yuli Edelstein, el ministro de Relaciones Exteriores Gabi Ashkenazi, el ministro de Justicia Avi Nissenkorn y el ministro del Interior Aryeh Deri.

Al final de la conversación, según informa el sitio de noticias, se decidió saltarse la votación en el gabinete de y pasar de inmediato a una votación en todo el gabinete.

Se dijo que el resto de los miembros del gabinete de , incluyendo al ministro de Finanzas Katz, sólo se enteraron de la llamada y la decisión por los informes de los medios de comunicación.

Anteriormente Netanyahu dijo que “se dirigía a un cierre total de todos modos”, como resultado del aumento de las cifras de infección, por lo que era mejor imponerlo ahora en lugar de esperar.

Netanyahu habló en una declaración a los medios de comunicación durante una pausa en las deliberaciones del gabinete de coronavirus. Dijo que las discusiones eran “serias, complejas”, pero que la decisión tomada por el gobierno salvaría vidas. “La situación es difícil, hay un fuerte aumento [de los casos]”, dijo. “Las decisiones son difíciles, pero como primer ministro debo proteger sus vidas”, aclaró.

Según su oficina, Netanyahu dijo al gabinete de coronavirus: “Nos dirigimos a un cierre total de todos modos debido a las infecciones, por lo tanto es preferible hacerlo durante las vacaciones, con un precio económico más bajo, y no después de las vacaciones con un precio económico alto”.

Poco después de hacer la declaración, Netanyahu habló por teléfono con Gantz, actualmente en Washington. Con el jefe del partido Azul y Blanco diciendo que estaba de acuerdo con él en la necesidad de un cierre completo, según los informes de los medios hebreos. “Es mejor ahora que en un mes”, se le citó diciendo.

El Canal 13 informó que un cierre total que vería la mayoría de los lugares de trabajo cerrados fue rechazado por Gamzu y el subdirector general del Ministerio de , Itamar Grotto, quien dijo a los ministros que era suficiente con reducir al 50 por ciento la actividad del sector privado.

Según Walla, el “zar del coronavirus”, Ronni Gamzu, dijo al gabinete que, en términos de reducción de la morbilidad, un cierre total sería “altamente efectivo”, pero “destruiría la economía”. Se dice que Gamzu recomendó en su lugar un “cierre inteligente”, que también tomaría en cuenta el daño a la economía.

Grotto supuestamente dijo a los ministros: “No hay necesidad de un cierre completo ahora mismo, podemos esperar con el endurecimiento de las medidas”. Se dijo que Netanyahu respondió: “¿Por qué esperar? En cualquier caso, tendremos que ir a un cierre total dentro de unos días. Si esperamos hasta después de Sucot, el cierre nos costará más dinero”.

Hablando con el Canal 12 antes, la ministra de Transporte Miri Regev confirmó que el Aeropuerto Ben Gurion será cerrado si se impone un cierre total. Dijo que los israelíes no podrán salir del país si se confirma el cierre total, pero que el gobierno tratará de asegurar el reembolso de los billetes de avión en esas circunstancias.

Mientras tanto, un estudio del Instituto de Ciencia Weizmann sugirió que las tasas de virus no se reducirían lo suficiente bajo un cierre antes de noviembre – en cuyo momento la economía israelí podría reabrirse, informó el Canal 12.

La proyección – basada en las tendencias de infección en el primer cierre en marzo-mayo – sugiere que tomaría unas dos semanas para reducir a la mitad el número de casos diarios, y varias semanas adicionales para reducir las tasas lo suficiente como para aliviar las restricciones, dijo el informe.

Por otra parte, los principales ministros de Azul y Blanco acusaron a Netanyahu de querer desarmar las manifestaciones en su contra con nuevas medidas de cierre.

Netanyahu y sus aliados, mientras tanto, acusaron a sus rivales de la coalición de “jugar a la política” en un momento de crisis. Se informó que los funcionarios opositores le dijeron al Primer Ministro que aceptarían esas limitaciones en las manifestaciones sólo si se imponía un cierre total, una medida a la que se oponían ambos partidos.

ISRAEL-POLITICS-DEMO

Protesta frente a la residencia de Netanyahu en Jerusalem el pasado 12 de septiembre.

Se dice que la posición fue respaldada en la reunión por el Fiscal General Avichai Mandelblit, quien también dijo que el cese de las protestas sólo podría justificarse con un cierre total.

Las protestas y los rezos han sido el punto más acalorado de las discusiones políticas sobre las nuevas medidas de cierre. Los líderes religiosos se han enfurecido por los llamados a limitar las oraciones en las sinagogas mientras se permite que continúen las protestas masivas.

Sin embargo, ahora parece haber un mayor apoyo entre los rabinos para el cierre de sinagogas. Este miércoles, el rabino David Yosef, miembro del consejo rabínico del partido Shas, instruyó a sus seguidores. “Por favor, cierren inmediatamente las sinagogas y los salones de estudio. Recen y estudien sólo al aire libre”, dijo, según la página web de Kikar HaShabat.

Además, Ynet informó que el rabino jefe ashkenazi David Lau dijo que apoyará el cierre de sinagogas si eso es lo que el gobierno ordena.

El debate en el gabinete se produjo cuando el Ministerio de dijo el miércoles por la noche que se han diagnosticado otros 3.095 casos de coronavirus desde la mañana, lo que eleva el número total de casos desde el comienzo de la pandemia a 203.136.

El martes se registró un récord de 6.948 nuevos casos, una oleada masiva de un número récord de infecciones. El ministerio también dijo que el 14,5 por ciento de las pruebas que llegaron hoy fueron positivas.

De los 57.131 casos activos, 658 están en estado grave. El número de víctimas fatales es, hasta el momento, de 1.317.


1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.