Diario Judío México - En estos días se cumple un nuevo aniversario de la reunificación de Jerusalén durante la Guerra de los Seis Días en 1967. Desde entonces, cada 28 del mes hebreo de iyar se celebra Yom Yerushalayim, el día dedicado a la capital más antigua del mundo: primero de los israelitas desde que el rey David se estableció allí; luego de los judíos dispersos por el planeta (por siglos durante los cuales la recordaron con cientos de menciones en sus textos sagrados y juramentando su retorno a ella en sus oraciones); y, finalmente, de los israelíes. Quien la haya visitado a lo largo de su vida en las últimas décadas habrá notado que, a diferencia de tantas ciudades del mundo que crecen hacia arriba, modificando su “skyline” (el horizonte artificial dibujado por sus edificios más destacados y elevados), la silueta de Jerusalén (su panorama urbano) sigue prácticamente inalterado, especialmente en torno a ese “ombligo del mundo” que constituye el monte del templo ausente, sobre el que brillan dos cúpulas. Porque Jerusalén crece hacia adentro, mostrando poco a poco sus entrañas invisibilizadas por el polvo y las rocas de quienes pretendieron hacerla suya, negándole su nombre y raíz: Aelia Capitolina o Al Quds.

En el transcurso de una sola vida, esta generación ha tenido el privilegio de ser testigo de este despertar de unas ruinas que hasta hace poco no eran más que casas, huertos y solares, debajo de los cuales los personajes bíblicos certificaban su condición histórica real. Incluso bajo los pies de los fieles incansables que se inclinaron durante toda la historia del exilio para besar las piedras del último vestigio en torno al Sancta Santorum e inyectar entre sus juntas sus anhelos, aflora hoy la verdadera dimensión de sus murallas, del palacio real, de la vía comercial y sus tiendas, de las obras de infraestructura capaces de llevar agua a las sagradas alturas, de los inexplicables caminos tallados en piedras bajo piedras.

Desde la distancia, Jerusalén parece inamovible y eterna en su perfil, pero en su interior bullen las huellas que buscan recuperar la luz y el aire que le dieron forma y significado. Jerusalén crece exponencialmente, pero no aspira a arañar las nubes sino a lavar, capa a capa, las legañas del tiempo para mostrarnos su reluciente linaje, oculto tras el odio, el desprecio y el olvido de quienes en ella imperaron y hoy no están más que entre la lista de civilizaciones desaparecidas. Bajo la pátina ennegrecida de cenizas nuevas y antiguas podemos vislumbrar el origen milenario y su consagración como lo más cercano al cielo en la tierra: el puente entre la Jerusalén de arriba y la de abajo, la celestial y la terrenal, la física y la espiritual. El fundamento que nos hace trascender de una grey que profesa una religión para convertirnos en nación: “Eretz Tzion, Yerushalayim”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa guerra palestina contra el plan de paz de Trump
Artículo siguienteParaíso en París: Shangri-La
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.