La Batalla de Galípoli, o Gallipoli,  o del estrecho marítimo de los Dardanelos, que ocurrió como uno de los eventos más intrigantes de la Primera Guerra Mundial, inició el 19 de Febrero del 2015 y duró 10 meses con 18 dias, en la cual murieron medio millón de soldados de ambos lados, de los aliados de Inglaterra y Francia, y de los turcos que se unieron al Imperio Austro-Húngaro; no tenía ningún propósito estratégico dicha batalla, utilizaron como títere a Winston Churchill, nombrado Lord del Almirantazgo inglés, quien con su instinto napoleónico prolongó la contienda por todo ese tiempo creyendo que era su misión acabar con el Imperio otomano (Galípoli estaba situada en la misma región que Constantinopla), además que aprovecharon el sentir de Churchill en esa época por la falta su padre, Randolph.

Galípoli VI: Evacuación | La Gran Guerra: Sangre, Barro y Trincheras

Se reconocen muchas conspiraciones que ocurrieron durante la batalla de Galípoli, incluyendo la entrega de mapas apócrifos que llevaban a los soldados aliados a emboscadas al desembarcar en la playa de Galípoli por parte de los turcos-otomanos, sobre todo cuando llegaban al puerto soldados provenientes de Australia.

El único beneficio real de la Batalla de Galípoli, fue, que mientras duró, con la venta de armas, barcos, aviones, submarinos y municiones para mantenerla, las acciones de la recién creada bolsa de valores de Wall Street aumentaron muy considerablemente,  así como la edificación de los rascacielos de Manhattan, y muy interesantemente, el acero con el que se fabricaban dichas armas, aviones, submarinos, barcos y municiones, era mexicano.

 162

Yo no sé si mi bisabuelo materno, Moisés Micha, sabía de lo complicado que era entender la Batalla de Galípoli, pero cuando los líderes de la legión extranjera de Francia llegaron a Damasco, Siria, donde vivía con su familia, para reclutar soldados para embarcarlos y llevarlos  a Galípoli, él decidió no ir, y para eso, muy audazmente, se hizo el sordo; cuentan que un general francés le gritó desde atrás, y él no se inmutó, y lo golpearon, lastimándole la nariz de por vida, pero logró no ir a Galípoli, a donde se supo que sí fueron varios miembros de la ahora Comunidad Monte Sinaí, y nunca regresaron.

Nota cultural agregada: Hay 2 películas sobre la Batalla de Galípoli que recomiendo ampliamente para los interesados en el tema: “Gallipoli” con Mel Gibson y “El Maestro del agua” (The water diviner) con Russell Crowe.

2 COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCristobal Colon i el djudeo-espanyol
Artículo siguiente"El Sindicato de Policía Yiddish", de Michael Chabon
Miembro de la Comunidad Monte Sinaí, estudió en su Colegio, becario del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, en 1988, estudió Medicina en la Universidad La Salle de la Ciudad de México y Pediatría en el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, ejerció Medicina privada en el Hospital ABC y en el Hospital Ángeles de las Lomas.