Diario Judío México - Miembros de la comunidad de en comenzaron a atender a los heridos y distribuyen alimentos en medio de la crisis que se inició tras la muerte de , que desencadenó una ola de protestas en gran parte de .

La doctora Vivian Fischer pasó cinco horas el sábado caminando hacia la devastación de desde su casa en un suburbio a las afueras de la ciudad. La doctora con su estetoscopio, una máscara y guantes, llenó una mochila con lo que tenía en casa: máscaras adicionales, guantes médicos, inhaladores para el asma, vendajes y agua, y salió a ver dónde podía ayudar.

Encontró a innumerables personas barriendo el vidrio en las calles que dejaron las ventanas de las tiendas rotas en el caos de los disturbios del viernes por la noche. Otros, como voluntarios, ayudaron a levantar las ventanas de la tienda y la oficina que habían sido destrozadas. Unos 200 edificios en fueron destruidos durante la protesta, según consignó el diario The Times of .

“Todos nos estamos tambaleando. Desperté sintiendo desesperación. Fue realmente difícil levantarse de la cama “, dijo Fischer, de 58 años. Un médico amigo la llamó y le sugirió que fueran a para ver cómo podían ayudar.

“He sido formada por la ética judía de ir a donde me necesitan”, dijo Fischer, quien inspirada por su rabino de la infancia, Andre Ungar, quien marchó con líderes de derechos civiles en Selma y pasó un tiempo en la cárcel de Birmingham. Ungar murió en mayo, a los 90 años.

Fischer declaró terminó haciendo lo que cualquier madre judía podría haber hecho: limpiar y vendar los cortes de la gente, la mayoría de ellos adquiridos mientras barrían los vidrios rotos. También acompañó a un hombre musulmán somalí angustiado, convenciéndolo de que saliera de debajo de las ruedas de un camión de bomberos.

“No había médicos ni doctores” en la zona, comentó, y la clínica de atención de urgencia más cercana estaba a 25 minutos en auto. “Es horrible ver quemar mi ciudad y olerla”, comentó la doctora.

La ciudad ha experimentado una destrucción generalizada y saqueos en las noches desde que , que era afroamericano, fue asesinado el 25 de mayo, cuando un oficial de policía blanco de se arrodilló en su cuello durante más de ocho minutos.

Las manifestaciones comenzaron como protestas furiosas contra la policía, pero se convirtieron en algo alimentado por una ira más indiscriminada.

Protests Continue Over Death Of George Floyd, Killed In Police Custody In Minneapolis

La destrucción ha sido tan generalizada que el Consejo de Relaciones con la instó a los rabinos a resguardar los rollos de la Torá de sus sinagogas en caso de que sus edificios fueran atacados. Hasta el momento no hubo ataques a la comunidad pero se descubrió un graffiti antisemita en un banco de la parada de autobús al otro lado de la calle de la Congregación Shir Tikvah.

Mientras Fischer atendía las heridas de las personas, Dave Snyder estaba de pie en el estacionamiento de la Escuela Secundaria de Minneapolis, dirigiendo a las personas que dejaban comida y extintores de incendios, y otros que los recogían para distribuirlos a las familias necesitadas.

Treinta autos llenos de alimentos y suministros pronto distribuyeron ayuda en los vecindarios latinos de Minneapolis y en Little Earth, un complejo de apartamentos que alberga a aproximadamente 1.000 nativos americanos.

Hasta el sábado, unos 100 autos habían ingresado al estacionamiento de la escuela secundaria en español para dejar bandejas de lasaña, alimentos para bebés y alimentos no perecederos, que también se distribuyeron a las familias de los estudiantes, muchos de los cuales no reciben asistencia federal por la pandemia o seguro de desempleo y están “viviendo en las sombras”, dijo Snyder, de 44 años. Muchos de los voluntarios eran miembros de su sinagoga, la Congregación Shir Tikvah.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.