Diario Judío México - La Inteligencia israelí confirmó a el avión en el que el general iraní Qasem Soleimani se disponía a abandonar Irak instantes antes de morir en un ataque aéreo lanzado por las fuerzas norteamericanas cerca del aeropuerto de Bagdad el pasado 3 de enero.

De acuerdo a lo confiado por fuentes de la cadena NBC News, la Agencia Central de Inteligencia de recibió esta información de operativos en Damasco (Siria), los datos fueron entregados a , que confirmó el lugar exacto en el que se encontraría el jefe de la Guardia Revolucionaria.

Según informan las agencias internacionales, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, fue «probablemente advertido» del ataque en una conversación previa con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

Antes de partir hacia Atenas a la mañana siguiente, Netanyahu aludió a «cosas muy, muy dramáticas» que suceden en la región.

“Sabemos que nuestra región es tormentosa; cosas muy, muy dramáticas están sucediendo en esto. Estamos alertas y estamos monitoreando la situación. Estamos en contacto continuo con nuestro gran amigo , incluida mi conversación de ayer por la tarde ”, dijo a periodistas en el Aeropuerto Internacional Ben Gurion.

Horas después, Soleimani y varios altos funcionarios del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán fueron asesinados en el ataque aéreo en el aeropuerto internacional de Bagdad, junto con un comandante de la milicia iraquí respaldado por Irán.

No obstante, evitó confirmar estas informaciones. El comandante del Mando Sur israelí, general Herzi Halevi, declaró que «los israelíes no somos parte de esta historia».

La agencia de noticias Reuters informó el jueves que se sospecha que una serie de informantes sirios e iraquíes proporcionaron a la información que condujo al asesinato de Soleimani.

Los presuntos informantes, dos empleados de seguridad en el aeropuerto de Bagdad y dos trabajadores de la aerolínea privada siria Cham Wings, informaron sobre el vuelo secreto de Soleimani desde Damasco a Bagdad, según el informe, citando a funcionarios de seguridad, empleados del aeropuerto de Bagdad y empleados de Cham Wings.

Las tensiones entre Teherán y Washington han aumentado significativamente desde que llevó a cabo el ataque aéreo que mató a Soleimani. Tras el asesinato, el parlamento iraquí votó para presionar al gobierno para que expulse a las tropas estadounidenses del país e Irán anunció que ya no cumplirá ninguno de los límites de su acuerdo nuclear de 2015.