Diario Judío México - Deseando compartir un repaso de este especial 20 de julio de 2019, retrocediendo en el tiempo a 1969, sea ir hasta 50 años atrás, en adonde se borboteaba entre ilusiones desencadenando sueños y en que tantos seducidos como entusiastas niños, jóvenes y adultos esperaban con ansia ver el aterrizaje de una nave espacial sobre la . Este evento hizo que se reunieran millones de personas en todo el mundo, así esta tierra se detuvo por instantes adonde fueron cobijadas miles de expectativas que se concentraron en una pantalla de televisión, ha sido el evento el cual  ha marcado la historia, que el hombre caminó por primera vez en suelo lunar, 20 julio 1969, a las 20h 17m 40s,son  inolvidables instantes en que hoy se cumplen 50 años desde que Neil Armstrong astronauta norteamericano posicionó su pie allí. Este satélite contemplado a manera romántica infinidades de veces y que visto desde la tierra ha hecho exhalar suspiros después de la realización de esta quimera que creímos imposible, pasando a ser un hecho real, gracias al equipo del Apolo 11 integrado por los astronautas Neil Armstrong, Buzz Aldrin, Michael Collins, lanzado desde el centro espacial Kennedy de EE UU. Pero si se retorna aún durante el tiempo, adonde en forma más reservada fue la proeza del cosmonauta soviético Jurij Gagarin, 12 de abril 1961, desde Rusia conquistó el primado al viajar en el espacio, manteniéndose en órbita.

Será un sinnúmero de filmes, proyecciones, visiones en las cuales el hombre siempre ha acogido con vehemencia enigmática, la idea de que en algún momento pudiese llegar a concretarse ese maravilloso viaje lunar, u otros astros. Así el escritor francés Julio Verne en su novela De la tierra a la (1865)  describía esa inquietud de conocer esta hermosa esfera cósmica o el escritor Rad Bradbury con crónicas marcianas, narraba los viajes al espacio … oh simplemente entre las ilusiones infantiles de una niña… sueños de esa hermosa luz que ilumina noches oscuras o amaneceres, desapareciendo a nuestra vista por horas  pero eternamente permaneciendo allí sobre la tierra casi acurrucadita a ella , siendo llena o esplendente, según sea el periodo del año.  Es el satélite que circunda la tierra, como su lucero. Fue el 69 un período importante por el cual Neil Armstrong creó esperanzas para realizar hazañas como esa de llegar lejos, demasiado distantes de la órbita… cosa imposible pero veraz. Hoy muchos jóvenes crean esperanzas desde la tierra.

, también ha deseado unirse en dicha proeza, es así como hace un tiempo se reunieron tres jóvenes ingenieros, ellos son Yonathan Winetraub, Yariv Bash, Kfir Damari habiendo participado con el proyecto Beresheet, (Génesis) en Tel Aviv el cual consistía en aterrizar una nave espacial en suelo lunar permaneciendo en este lugar, desgraciadamente fracasó el proyecto, sin embargo, se seguirá trabajando todavía con mayor ahínco hasta lograr este hermoso sueño.

Así será ESA, la Agencia Espacial Europea, organización por la cual se prosigue sobre esta actividad de proyectos espaciales, teniendo entre estas sus bases de lanzamiento siempre en operación. Es eso de cómo ha aumentado todavía más el interés hacia la conquista del espacio, en estos últimos años.

Cómo no pensar en el Mítico Filme de 2001 Odisea en el Espacio de Kubrick, o últimamente Moon de Duncan Jones, han sido interesantes planteamientos cinematográficos, que han marcado aquella reflexión ¿Cómo sería realizar tránsitos en este satélite, o explorar viajando por todo el universo?

Las posibilidades referentes a cómo el hombre continuará viajando, no obstante, los costos son elevadísimos, y que pueda habitar en ese ambiente lunar, o en algún modo en otros planetas dentro de la Vía láctea, sean expuestos en varios programas de la NASA, e entidades privadas espaciales, sin embargo, lo primordial es que el hombre no trasporte los malos valores desde el racismo hasta dejar las escorias flotantes en el espacio. Así Urania, nombre designado a la protagonista de un libro de ciencia ficción como igualmente a una serie de novelas de este género literario italiano, es ella quien viaja a la , fue una novela escrita por Ernesto Capocci di Belmonte 1798-1864, no obstante ya en esa época se albergaban ilusiones por arribar a la .

¿El Hombre en la o alrededor del universo?  Hagamos nuestros viajes hacia este satélite para trasportar nuestros buenos valores y nobles pensamientos así dejando abajo los otros no tanto buenos, aun mejor haciéndolos desaparecer ya en nuestro mundo, antes de partir.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Cómo se puede aprender de los errores?
Artículo siguienteMariano Rivera confiesa su amor por Israel: “No puedo llamarme cristiano sin querer al pueblo judío”
Nací en un país que muchos dicen el fin del mundo, por su ubicación geográfica, pero para mi quizás ¿puede ser el comienzo del mundo? Ese país es "Chile un País de Amar ". Estudié en la Universidad de Chile, Diseño Gráfico y Publicitario. El arte, la creatividad, el paisaje, el ser humano, todo es parte de la comunicación del individuo. Mi madre de origen italiano, me hizo amar el Arte, y la Cultura de la hermosa Italia. He vivido en Londres, pero ya de años resido en Roma. Regresando al estudio, lo retomé en Arqueología, específicamente Griega y Romana en la Universidad de Roma. Grandes satisfacciones las obtuve como profesora de Diseño Gráfico, y posteriormente trabajando tantas años en la técnica de la Caligrafía Ornamentada Antigua, lo que me transportó aún más al fascinante e interesante mundo antiguo. Escribo artículos de personajes validos, justos, luchadores de la verdad y de los valores, casi desaparecidos, individuos que no se olvidaron del ser humano. Personas que aman el "Valor a la Vida y a la Existencia", y que luchan por protegerla.