Diario Judío México - Abstract

El mes de septiembre de 2020 pasará a la historia por la histórica firma de los Acuerdos de Abraham entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. Si bien estos tres estados no habían tenido enfrentamiento directo como en los casos de Egipto o Jordania había elementos que habían mantenido la relación en la conflictividad. La amenaza que supone Irán ha permitido que Jerusalén, Abu Dabi y Manama encontraran ese punto de interés conjunto para normalizar sus relaciones bilaterales. Además estos acuerdos parecen marcar un camino para que otros estados como Sudán sigan los mismos pasos de Emiratos y Bahréin, Por ello cabe plantearse que en los próximos años las relaciones de poder en la región de Oriente Medio se vean seriamente afectadas. ­­­

Palabras Clave: Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Israel Acuerdos de Abraham

Abstract

September 2020 will go down in history as the historic signing of the Abraham Agreements between Israel, the United Arab Emirates and Bahrain. Although these three states had not been in direct confrontation as in the cases of Egypt and Jordan, there were elements that had kept the relationship in conflict. The threat posed by Iran has enabled Jerusalem, Abu Dhabi and Manama to find that joint point of interest in normalising their bilateral relations. These agreements furthermore appear to point the way for other states such as Sudan to follow in the footsteps of the Emirates and Bahrain.

Key Words: Bahrain, United Arab Emirates, Israel, Abraham Accords

INTRODUCCIÓN.

El pasado 15 de septiembre, Israel firmaba la paz con Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. Si bien el acuerdo se consensuó el 13 de agosto, su puesta de largo se retrasó hasta el mes de septiembre para ser presentado ante la Sociedad Internacional como un gran acto de repercusión histórica. Aunque por el momento esta nueva política hacia el Mundo Árabe se reduce solo a estos dos emiratos, otros estados como Omán o Arabia Saudí se encuentran en pleno proceso de normalización de sus relaciones con Israel. Recientemente, Sudán ha anunciado que sigue los pasos de Manama y Abu Dabi y por tanto, en las próximas semanas se formalizará el acuerdo.

Este aluvión de acuerdos forma parte de una estrategia adoptada por Jerusalén que podemos denominar de “Efecto Dominó”. Aprovechando los cambios en las jefaturas de estado de buena parte de los estados árabes, sobre todo en el Golfo, Israel ha propiciado un acercamiento a sus gobiernos con el fin de normalizar sus relaciones con el Mundo Árabe y sobre todo, para aislar a los palestinos y forzarles a negociar.

Esta política, que a tenor de los acuerdos alcanzados con Emiratos, Bahréin o Sudán, puede ser calificada como exitosa, se basa en una serie de factores, como la informalidad y los incentivos a la cooperación, que han hecho posible que Jerusalén pueda abrir embajadas en lugares que hace unos años era impensable.

Este trabajo se va a ordenar de la siguiente forma. En primer lugar analizaremos los puntos que han favorecido la política de acercamiento de Israel al Mundo Árabe. En segundo lugar, analizaremos los acuerdos en sí y los compararemos con otros firmados anteriormente (Oslo y Camp David). En tercer y último lugar analizaremos las consecuencias de los Acuerdos de Abraham tanto para Israel como para la región de Oriente Medio.

LA POLÍTICA DE ACERCAMIENTO DE ISRAEL AL MUNDO ÁRABE.

Este nuevo impulso dado por Israel a la normalización de sus relaciones con el Mundo Árabe, ha estado basado un temor compartido hacia Irán, gestionado a través de canales informales de negociación e impulsado por una serie de incentivos a la cooperación ofrecidos esencialmente por Estados Unidos. Vamos a ver como se han articulado estos puntos que componen la nueva política de Israel hacia el Golfo Pérsico.

Temor compartido hacia Irán.

El revisionismo adoptado por Irán desde la Revolución Islámica, ha sido un aspecto básico en la desestabilización de Oriente Medio, lo que ha causado una honda preocupación en todos los estados de la región. Esta incertidumbre ha favorecido incluso el acercamiento entre enemigos -como Israel y Arabia Saudí- que aparentemente eran irreconciliables. La amenaza iraní se ha materializado en cuatro vertientes diferentes: a) el programa nuclear; b) el apoyo a grupos insurgentes; c) la desestabilización de las monarquías del Golfo; d) el control de las zonas de tránsito marítimo y explotaciones petrolíferas.

  1. Desde que en 2002 el disidente iraní Alireza Jafarzadeh desvelara la existencia de instalaciones nucleares ocultas en Natanz y Arak, la credibilidad de Irán en materia nuclear ha quedado en entredicho. Además, Teherán y la AIEA han tenido importantes desacuerdos sobre como debían hacerse las inspecciones o sobre cual era el propósito del enriquecimiento de uranio. A pesar de los programas ocultos y de las controversias entre Irán y la AIEA, Teherán logró firmar un acuerdo (2015) con el grupo P5 cuya base fue el levantamiento de sanciones a cambio de congelar el enriquecimiento[1]. Tanto Israel, como los estados del Golfo han mostrado su preocupación ante la posibilidad de que, a la luz del levantamiento de las sanciones, Irán pudiera desarrollar armas nucleares. Esta desconfianza se vio reforzada por un lado por el alto grado de enriquecimiento (20%) alcanzado por Irán y por el otro, por la existencia de un desarrollado programa de misiles balísticos (Safir, Shahab 3, Ghadr 1 o Emad[2]) que le permitiría, llegado el caso, montar cabezas nucleares. Por estos motivos, los avances en materia nuclear de Irán han permitido que Israel y los países del Golfo hayan encontrado un punto común de cooperación.
  1. El apoyo a grupos insurgentes ha sido una constante en la política exterior iraní. Los Houtis, el Ejército al-Mahdi o Hamás son solo algunos de los grupos que Irán ha patrocinado provocando la preocupación en lugares con intereses tan dispares como Abu Dabi, Riad o Jerusalén[3]. El caso de Hamás es especialmente significativo ya que si bien con los Houthis y con el grupo de Al-Sadr comparte el chiismo, con Hamás solo comparte la manifiesta hostilidad hacia Israel[4]. Si bien es cierto que el artífice de esta política, el General Suleimany, fue asesinado hace ya algunos meses, la estructura organizativa se mantiene intacta lo que podría ser aprovechada para que otro líder pueda seguir con el apoyo a estos grupos.
  1. La condición revolucionaria de Irán ha provocado que Teherán busque la desestabilización de las Monarquías del Golfo por representar éstas un modelo alternativo al islamismo duodecimano iraní. Si bien es cierto que su principal objetivo ha sido siempre Bahréin por tener hasta un 70% de población chiita, Irán también ha tratado de desestabilizar otros estados del Golfo como Emiratos o Arabia Saudí cuyo embajador en Washington estuvo a punto de ser asesinado en un plan orquestado por Teherán[5].
  1. Uno de los pilares en los que se basan las monarquías del Golfo es su condición de estados rentistas, es decir que usan el dinero obtenido por la venta de energía para asegurar la paz social. Por este motivo, Irán no ha dudado en apadrinar asaltos a buques en el Estrecho de Ormuz o en atacar refinerías como las de Abqaiq o Khurais en Arabia Saudí[6]. El objetivo final de estas acciones es minar la legitimidad de las monarquías del Golfo para provocar posteriormente revueltas a través de las minorías chíies que hay en estos estados.

Todos estos elementos han permitido construir a Israel y a los estados del Golfo un enemigo común (Irán) sobre el que articular un interés que hasta hace pocos años no existía y que en septiembre se tradujo en los Acuerdos de Abraham.

Los canales informales (o no) de negociación

Debido a lo sensible del tema, la normalización de las relaciones entre Israel y el Mundo Árabe se ha negociado guardando la mayor confidencialidad posible para evitar así que actores contrarios a esta opción puedan boicotearlo. Podemos distinguir al menos tres canales utilizados en este proceso de normalización: i) Los contactos académicos (Second Track Diplomacy); ii) Los contactos directamente personales; iii) Encuentros informales entre funcionarios y líderes políticos.

  1. Los contactos académicos (Second Track Diplomacy)

Uno de los canales más usados para lograr acercamientos entre las partes sin levantar alerta es el académico. Estados con un historial de enfrentamiento alto se han servido de esta vía para acercar posturas, ya que esta opción no suele levantar suspicacias entre los sectores más hostiles a la cooperación[7].

Por eso en 1994, aprovechando el efecto creado en Oslo, Emiratos Árabes Unidos usó al profesor Jamal al-Suwaidi[8] para acercarse a la embajada israelí (Jeremy Assacharoff[9]) con el objetivo de conocer la opinión de Jerusalén sobre la posibilidad de que Abu Dabi pudiera comprar F-16 a Estados Unidos[10]. Este canal de comunicación que surgió para conocer la opinión de Israel sobre un asunto concreto, no solo se mantuvo abierto[11], sino que sirvió para intercambiar puntos de vista sobre temas tan sensibles como Irán o los Hermanos Musulmanes. Además, Jamal Al-Suwaidi a través del Emirates Center for Strategic Studies and Research comenzó a invitar a judíos-americanos a Abu Dabi con el fin de acercar posiciones en las respectivas sociedades civiles.

  1. ii) Los contactos directamente personales.

Precisamente los judíos nacidos en EEUU[12], y sobre todo los contactos informales establecidos en torno a ellos, han sido un importante pilar de la política exterior de Israel en los últimos años. De hecho, los dos últimos embajadores israelíes en Washington -Michael Oren[13] (2009-2013) y Ron Dermer[14] (2013-Hoy)- nacieron en EEUU y precisamente sobre esa doble condición de judío y americano, es sobre la familia Kuschner ha logrado crear una importante red de contactos sobre la que posteriormente se han basado los acuerdos de normalización. El propio Benjamín Netanyahu desde hace años mantiene una intensa relación con Charles Kushner[15], suegro de Trump, lo que ha servido para que los intereses de Israel pudieran ser defendidos de una forma extraoficial en Washington incluso antes que Trump fuera presidente.

La vía de los contactos familiares también fue usada por Bahréin para normalizar sus relaciones con Israel. Concretamente me estoy refiriendo al “clan Nonoo” una familia de judíos iraquíes que llegó a Bahréin hace unos 150 años y que han hecho fortuna con el comercio textil. En el año 2008, Houda Nonoo fue nombrada embajadora del Reino de Bahréin en los Estados Unidos, siendo no solo la primera mujer en liderar una embajada árabe, sino también siendo la primera persona de religión judía en ser nombrado embajador por un país musulmán. Durante los 5 años que Houda Nonoo representó a Bahréin ante Washington, se avanzó significativamente no solo en las relaciones entre Washington y Manama sino también en las relaciones entre Manama y Jerusalén[16].

Sin embargo, de la embajadora de Bahréin, otras personalidades judías de Bahréin relacionadas con la familia Nonoo también tuvieron un rol importante en el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y Bahréin. Concretamente me estoy refiriendo a Misha Nonoo[17], la prima de la embajadora que está casada con Mike Hess, heredero de un imperio energético que mantiene una excelente relación con Joshua Kushner, hermano del yerno del presidente Trump, Jared Kushner.

La conexión entre los Kushner y los Nonoo no solo favoreció la normalización de las relaciones entre Israel y Bahréin, sino que fue decisiva en la elección de Bahréin para la celebración de la conferencia económica que precedió al Plan de Paz para Oriente Medio propuesto por el presidente Trump. Así, la relación informal entre la comunidad judía de Bahréin y la familia Kushner resultó clave para la normalización de las relaciones entre este pequeño reino del Golfo e Israel. El propio Jared Kushner regaló una Menorah y una Torah al rey de Bahréin tras la firma de los Acuerdos de Abraham, lo que debe ser entendido no solo como un gesto de agradecimiento sino también un gesto de apoyo a la comunidad judía bahreiní.

Los Kushner también fueron claves en el acercamiento del embajador Otaiba (Emiratos Árabes Unidos) al entorno de Trump cuando este no era aun presidente. El acercamiento se produjo a través de un empresario americano-libanés, Thomas Barrack, que fue uno de los principales donantes de la campaña del presidente Trump. Por último, no podemos olvidar que el propio Netanyahu usó su relación de amistad con Charles Kushner para acercarse al presidente Trump, lo que nos indica la importancia que han tenido los canales informales en general y la familia Kushner en particular, en la firma de los Acuerdos de Abraham.

       AL SUWAIDI
ISSACHAROFF

SANDRA CHARLES
VÍA ACADÉMICA
VÍA PERSONAL
VÍA DIPLOMÁTICA
      EMB. OTAIBA
      EMB. OTAIBA
THOMAS BARRACK
JAREB KUSHNER
TRUMP (CANDIDATO)
EMB.DERMER
EMB.     NONOO
JOSHUA KUSHNER
NONOO/HESS
NETANYAHU
CHARLES KUCHNER

GRÁFICO 1: Red de contactos personales de los Acuerdos de Abraham

OREN

FUENTE: Elaboración Propia

iii) Encuentros informales entre funcionarios y líderes políticos.

En paralelo a los otros dos canales anteriores, se fueron propiciando una serie de encuentros informales y secretos entre funcionarios y líderes políticos de los tres estados que en septiembre de 2020 han normalizado sus relaciones bilaterales. Aunque antes de 2009 ya se fueron organizando diferentes encuentros, la toma de posesión de Obama puede ser considerada como el punto de partida de esta extraordinaria cooperación entre Jerusalén, Abu Dabi y Manama ya que fue allí donde se cristalizaron todos los temores a que Washington recuperara la relación fluida con Irán. Por ello, después de la toma de posesión los embajadores Meridor (Israel) y Otaiba (Emiratos) plantearon a Denis Ross[18] su preocupación por la posibilidad de que Irán, amparándose en la mano tendida por Obama, pudiera llegar a armarse nuclearmente.

Desde ese momento hasta 2015, se produjeron al menos dos encuentros informales al más alto nivel que fueron definiendo una posición común respecto de Irán. El primero de esos encuentros se produjo 2010 en Abu Dabi con la visita del Ministro de Infraestructuras israelí Uzi Landau a una conferencia sobre energías renovables[19]. El segundo de los encuentros ocurrió en septiembre de 2012 cuando el propio Netanyahu se reunió con el Ministro de Asuntos Exteriores emiratí -Abdullah Bin Zayed[20]– en el marco de la tradicional apertura del periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU[21].

Hasta 2015, los encuentros fueron esporádicos, pero en ese año se produjeron una sucesión de hechos -más o menos inesperados- que obligaron a las partes a intensificar los encuentros y a acelerar el proceso de normalización.

  1. En primer lugar, el fracaso del Plan (Kerry) de Paz y la activación de la opción “Golfo Pérsico” para forzar a los palestinos a volver a la mesa de negociación, operación llevada a cabo por el asesor de Netanyahu Isaac Molho[22].
  1. En segundo lugar, la muerte del rey de Arabia Saudí Abdullah Abdulaziz y el consiguiente ascenso del “clan Salman[23]” cuyas posiciones hacia Israel son mucho menos hostiles que las de Abdulaziz.
  1. En tercer lugar, estaría el acuerdo nuclear con Irán que no solo permitía a Teherán legalizar sus desarrollos nucleares, sino que levantaba sanciones y descongelaba fondos que iban a ser empleados en incrementar su influencia exterior.
  1. En cuarto y último lugar encontramos el incrementó de la presión de Irán sobre Bahréin que propició que en agosto y septiembre de 2015 se produjera la detención de varios bahreiníes que, apoyados por Hezbollah y por los Guardianes de la Revolución, preparaban diferentes atentados[24] en “la Isla”.

Motivado por estos cambios en la situación regional, comenzaron a organizarse encuentros -más o menos públicos- con el objetivo de alcanzar la normalización de las relaciones bilaterales en un horizonte temporal más o menos corto. En ese mismo año se produjeron encuentros entre los embajadores Dermer y Otaiba, una llamada de teléfono del propio Netanyahu con un líder emiratí (cuyo nombre no ha transcendido) y un encuentro entre altos funcionarios de ambos países en Chipre[25].

Podemos afirmar que los Acuerdos de Abraham se acabaron de consensuar en una cena a tres bandas celebrada en el Café Milano del barrio de Georgetown (Washington) en la que participó el embajador de emiratos Yusuf Otaiba, el bahreiní Abdullah Bin Rashed y el propio Benjamín Netanyahu[26]. Posteriormente se han ido celebrando actos como la participación de Emiratos en ejercicios militares conjuntos, acuerdos entre universidades[27], seminarios interreligiosos etc… que han puesto en práctica los canales informales construidos en estos primeros encuentros.

Los incentivos de EEUU y de Israel.

Además del interés suscitado por la común amenaza que representa Irán, EEUU se planteó la posibilidad de incluir otros incentivos para buscar que los estados del Golfo aceptaran normalizar sus relaciones con Israel. Para Emiratos, la cooperación militar siempre se situado como su prioridad número uno. De hecho, como hemos mencionado anteriormente, tras los acuerdos de Oslo y gracias a la compra de F16 a EEUU, se establecieron unos canales informales de comunicación entre Jerusalén y Abu Dabi que a día de hoy siguen abiertos.

Al igual que ocurrió con Oslo, en los acuerdos de Abraham, parece que detrás del primer impulso también podría estar la venta de aviones (F35) a Emiratos[28], algo que ha generado tensiones incluso dentro del propio gabinete israelí. Si bien el Primer Ministro se ha mostrado favorable a esta operación, el Ministro de Defensa Benny Gantz ha sido más cauto ante esta posibilidad. Este asunto, no es algo que haya surgido de la noche a la mañana, sino que, desde hace algunos años, Emiratos lleva participando varios años en ejercicios Red Flag[29] con Estados Unidos e Israel en los que además participan los deseados cazas F35.

En el caso de Bahréin la situación fue completamente diferente, ya que Manama estuvo preparado mucho antes que Emiratos para la normalización de sus relaciones con Israel y solo necesitaba una oportunidad, como la de los Acuerdos de Abraham, para llevarla a efecto. En este sentido, debemos vincular el abandono por parte de Bahréin de la posición común de la Liga Árabe de boicot a Israel en septiembre de 2005[30], con la firma en enero de 2006 de un acuerdo de libre[31] comercio con EEUU. En otras palabras, Washington provocó un cambio en la posición de Manama respecto a Israel, poniendo sobre la mesa la opción de firmar un acuerdo de libre cambio. Otros incentivos a la cooperación de Bahréin con EEUU e Israel, son el amarre de la Quinta Flota de los Estados Unidos en puertos bahreinís o la consideración de Bahréin como un Major Non-Nato Ally.

Recientemente, hemos conocido que Sudán también va a normalizar sus relaciones con Israel. Si bien es cierto que existía un deseo por parte de Jartum en llevar a cabo este proceso, no es menos cierto que el incentivo de sacar a Sudán de la lista de estados que apoyan el terrorismo ha facilitado y acelerado su tramitación. Vemos aquí otro incentivo otorgado por Estados Unidos a la cooperación del Mundo Árabe con Israel.

LOS ACUERDOS DE ABRAHAM.

El 15 de septiembre se celebraba una ceremonia en la Casa Blanca en la que se firmaba de forma oficial los Acuerdos de Abraham, un texto que significan la normalización de las relaciones de Israel con Bahréin[32] y Emiratos Árabes Unidos[33]. Aunque la ceremonia se hizo de forma conjunta, hay que hacer una distinción entre el acuerdo firmado con Emiratos y el firmado con Bahréin. Mientras que el primero se trata de un tratado internacional, el segundo es una mera declaración de intenciones. Esta diferencia no implica que las relaciones serán más intensas con uno que con otro, sino más bien que en el caso de Emiratos las negociaciones fueron más complejas que en el caso de Bahréin, por lo que se hizo necesario un documento más formal para la normalización.

Un aspecto interesante del acuerdo con Emiratos es el artículo 9, en el que se declara que la firma de este tratado no menoscaba otras obligaciones que pudiera haber asumido con anterioridad con otros sujetos. Concretamente está aludiendo a pactos que Abu Dabi hubiera establecido con otros estados árabes o incluso organizaciones como la Liga Árabe. El acuerdo, por tanto, busca no desconectar a Emiratos de su tradicional grupo de pares.

Por último, también merece destacarse la ausencia en el texto a las Resoluciones (históricas) 242 de 1967 y 338 de 1973 de las Naciones Unidas. Probablemente esta ausencia se debe al deseo de desvincular los Acuerdos de Abraham del conflicto entre israelíes y palestinos, asunto que ha envenenado acuerdos previos como los de Camp David y de Oslo.

A día de hoy, tanto Jerusalén[34] como Abu Dabi[35] han ratificado los Acuerdos de Abraham, y por su parte, Bahréin ya ha firmado con Israel el acuerdo de establecimiento de embajadas[36]. Estos hechos demuestran que la intención de los firmantes no es otra que la de normalizar sus relaciones bilaterales lo antes posible.

CONCLUSIONES

Para concluir podemos afirmar que la principal razón para cambiar la dinámica de Jerusalén con Abu Dabi y Manama fue la emergencia de la amenaza iraní. El expansionismo revolucionario de los Ayatolah, ha logrado un giro de cuyas dimensiones aun no somos conscientes ya que en las próximas semanas se espera que nuevos estados árabes normalicen sus relaciones con Israel.

Por otro lado, gracias a estos acuerdos, Israel se consolida como un estado de Oriente Medio y por tanto, comienza a relacionarse con normalidad con el resto de los estados de la región. Este hecho, fortalecido por acuerdos con otros estados que se puedan alcanzar en el futuro cercano, servirá para mejorar significativamente la economía israelí, ya que su estructura productiva es muy compatible con la de las monarquías del Golfo. Mientras que Israel es un gran exportador de servicios y bienes tecnológicos, las Monarquías del Golfo que son grandes demandantes de estos productos, son exportadores de energía, lo que les hace muy compatibles con Israel.

En lo que a Donald Trump se refiere, en el plano de la política exterior los Acuerdos de Abraham le impulsan a niveles alcanzados por Carter o Clinton, lo que además de maquillar su gestión le permitirán posicionarse a un buen nivel en la historia de los presidentes americanos. Para Netanyahu, más allá de las consecuencias estratégicas que puedan tener los acuerdos a largo plazo, le permite coger un poco de aire en el sprint final de una carrera política que en su último tramo parece estar llena de obstáculos.

Los dos grandes perdedores de los acuerdos son, por un lado la UE y por el otro los palestinos. Mientras que la primera parece haber perdido su rol de mediador y de actor conciliador que había obtenido en Centroamérica y en los Balcanes, los segundos parecen quedar definitivamente olvidados por sus “hermanos árabes”. La política errática de alianzas -primero con el Irak de Saddam y luego con el Irán de Ahmadineyab- pasa ahora una factura a los palestinos que desde luego no van a poder pagar. Para complicar más las cosas en el horizonte planea la sucesión de Abbu Mazen, una figura que al menos en las filas de Al Fatah parece no tener relevo.

En las próximas semanas asistiremos a nuevos anuncios de estados árabes -como Omán, Kuwait, etc…- que normalizarán sus relaciones con Israel, lo que nos llevará a un escenario de futuro impensable hace unos años. Queda por ver como afectará la alianza de las Monarquías del Golfo con Israel a la amenaza iraní y en que medida las poblaciones de estos estados aprueban o no la alianza con Jerusalén. Todas estas preguntas tendrán que esperar unos años a ser respondidas.

[1] GARRIDO, Vicente (2017) “El programa nuclear iraní y las implicaciones del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC)” Cursos de derecho internacional y relaciones internacionales de Vitoria-Gasteiz, Universiad del País Vasco, Vitoria.

[2] “Iran shows off new ballistic, cruise missiles as US tensions rise” Al Jazeera, 20-8-2020. Disponible en https://www.aljazeera.com/news/2020/8/20/iran-shows-off-new-ballistic-cruise-missiles-as-us-tensions-rise

[3] Fruto de esa preocupación común se han propiciado encuentros como e mantenido por Olmert y Abdulaziz en 2006

[4] En el año 2011 Israel interceptó un barco iraní con armas procedente de Siria con destino a Gaza.

[5] “Iranians charged in US over plot to assassinate Saudi ambassador” The Guardian, 11-10-2011. Disponible en https://www.theguardian.com/world/2011/oct/11/iranians-charged-us-assassination-plot

[6] “ESPINOSA, Ángeles “Arabia Saudí asegura que el ataque a sus refinerías fue “auspiciado” por Irán”, El País, 19-9-2019, Disponible en https://elpais.com/internacional/2019/09/18/actualidad/1568819350_090115.html

[7] Un ejemplo lo encontramos en 2016 cuando Amwar Eskhi líderó una visita de académicos y militares retirados a Israel. “Saudi-Israeli courtship heats up with general’s visit” Jewish World Order, 28-7-2016 Disponible en https://www.jewworldorder.org/saudi-israeli-courtship-heats-up-with-generals-visit/

[8] Jamal Al Suwaidi es un hombre de confianza del Emir Mohamend Bin Zayed desde los tiempos en que era aun príncipe.

[9] En 1994 Jeremy Assacharoff era tercer secretario en la Embajada de Israel en Washington. Posteriormente fue Subdirector General del Ministerio de Exterior y Embajador de Israel en Alemania, puesto que ocupa en la actualidad.

[10] La consulta se hizo por sugerencia del presidente Clinton tras el interés de Abu Dabi por la compra de aviones F-16.

[11] El canal fue abierto por Al Suwaidi pero posteriormente fue utilizado por Al Suwaidi.

[12] El propio Benjamín Netanyahu, aunque nació en Tel Aviv, pasó buena parte de su infancia en Filadelfia.

[13] Mihael Oren tuvo que renunciar a la nacionalidad americana en 2009 para convertirse en Embajador de Israel.

[14] Dermer y Trump comparten haber sido alumnos de Wharton. De hecho, en 2014 ambos coincidieron en una cena de antiguos alumnos.

[15] Netanyahu cuando iba a EEUU solía dormir en la casa de los Kuchner. Ver “When Netanyahu slept at Kushners” Jerusalem Post, 14-2-2016. Disponible en

[16] “Jewish woman ends stint as Bahraini envoy in DC” The Times of Israel, 18-11-2013. Disponible en https://www.timesofisrael.com/jewish-woman-ends-stint-as-bahraini-envoy-in-dc/

[17] SAPIRO, Amy “The Bahraini Jewish family making waves around the world” Jewish Insider, 17-9-2019. Disponible https://jewishinsider.com/2020/09/the-bahraini-jewish-family-making-waves-around-the-world/

[18] Denis Ross fue nombrado Adviser for the Persian Gulf and Southwest Asia en la Administración Obama aunque Irán quedaba excluido de sus competencias.

[19] CARVALHO, Stanley “Israeli minister visits Abu Dhabi, a first for UAE” Times of Israel, 18-1-2010

[20] Además de Ministro de Asuntos Exteriores es el hermano del actual Emir.

[21] «Exclusive: Netanyahu Secretly Met With UAE Foreign Minister in 2012 in New York». Haaretz. 25-7-2017. Disponible en https://www.haaretz.com/israel-news/netanyahu-secretly-met-with-uae-foreign-minister-in-2012-in-new-york-1.5432342

[22] ENTOUS, Adam “Donald Trump’s new World Order” New Yorker, June 2018, p. 8.

[23] “Saudi Crown Prince Mohammed bin Salman says Israel has ‘right’ to homeland” Deustch Welle, Disponible en https://www.dw.com/en/saudi-crown-prince-mohammed-bin-salman-says-israel-has-right-to-homeland/a-43229551

[24] LEVITT, M., & KNIGHTS, M. “Iranian-Backed Terrorism in Bahrain: Finding a Sustainable Solution” The Washington Institute, Policywatch 27150,   11-1-2017. Disponible en https://www.washingtoninstitute.org/policy-analysis/view/iranian-backed-terrorism-in-bahrain-finding-a-sustainable-solution

[25] PRIEGO, Alberto “El Acuerdo de Abraham sí es el ‘acuerdo del siglo’”, Política Exterior, 24-9-2020. Disponible en https://www.politicaexterior.com/el-acuerdo-de-abraham-si-es-el-acuerdo-del-siglo/

[26] LEDERMAN, Josh “Dinner diplomacy revealed: Netanyahu’s genial encounter with UAE, Bahrain envoys”, Times of Israel, 12-5-2018. Disponible en https://www.timesofisrael.com/dinner-diplomacy-netanyahus-unusual-encounter-with-uae-envoy/

[27] STAFF, Toy “Weizmann Institute inks cooperation deal with UAE university on AI research” Times of Israel,  13-9-2020. https://www.timesofisrael.com/weizmann-institute-inks-cooperation-deal-with-uae-university-on-ai-research/

[28] “U.S. to sell F-35 jets to UAE as part of secret clause in Israel ties agreement” Ynet, 18-8-2020. Disponible en https://www.ynetnews.com/article/SJYaHgKMP

[29] “Israel to fly alongside Pakistan, UAE in US Air Force drill” The Times of Israel, 3-8-2016. Disponible en https://www.timesofisrael.com/israel-to-fly-alongside-pakistan-uae-in-us-air-force-drill/

[30] “Bahrain recognizes the need to withdraw the primary boycott against Israel and is developing the means to achieve this,” Times of Israel, 14-9-2020. Disponible en https://www.timesofisrael.com/bahrain-wont-have-to-abolish-israel-boycott-law-because-it-did-so-years-ago/

[31] “Bahrain Free Trade Agreement” Office of the US trade representative, 11-1-2006. Disponible en https://ustr.gov/trade-agreements/free-trade-agreements/bahrain-fta

[32] Declaration of Peace, Cooperation, and Constructive Diplomatic and friendly relations. Disponible en https://www.state.gov/wp-content/uploads/2020/09/Bahrain_Israel-Agreement-signed-FINAL-15-Sept-2020-508.pdf

[33] Abraham Accords Peace Agreement: Treaty of Peace, Diplomatic Relations and full normalization between UAE and Israel. Disponible en https://www.state.gov/wp-content/uploads/2020/09/UAE_Israel-treaty-signed-FINAL-15-Sept-2020-508.pdf

[34] “Israeli Knesset ratifies historic Abraham Accords” All Israel, 15-10-2020 Disponible en https://www.allisrael.com/israeli-knesset-ratifies-historic-abraham-accords-peace-treaty-with-the-united-arab-emirates/

[35] “Emiratos ratifica «Acuerdo de Abraham» para establecer lazos con Israel” La Vanguardia, 19-10-2020. Disponible en https://www.lavanguardia.com/politica/20201019/484177292735/emiratos-ratifica-acuerdo-de-abraham-para-establecer-lazos-con-israel.html

[36] “Bahrain, Israel sign historic agreement on diplomatic relations”, Gulf News, 15-10-2020. Disponible en https://gulfnews.com/world/gulf/bahrain/bahrain-israel-sign-historic-agreement-on-diplomatic-relations-1.1603059133777

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.