Diario Judío México - Si hay algo que no cambia en la historia del mundo es justamente el cambio. Y aunque uno pretenda caminar a su ritmo, parecemos condenados a perder fuelle y quedarnos atados al pasado. Cuando era joven, no llegaba a comprender el apego de los mayores a las viejas costumbres y sus críticas automáticas a lo nuevo, que para mí era sinónimo de avance. Con ese bagaje emocional, me preocupé durante mi vida adulta de estar al tanto de las transformaciones que tenían lugar no ya a mi alrededor, sino en cualquier lugar de un mundo cada vez más global e interconectado. Una de las premisas para conseguirlo fue la movilidad geográfica (no hay como moverse por una esfera para comprobar que es igual por todos sus puntos). Si, como en mi caso, no tienes el respaldo económico suficiente para ir de aquí para allá a tu antojo, el único truco es la movilidad laboral. Y no me refiero simplemente a cambiar de tal a cuál empresa, organización o institución, sino de ser capaz de sumergirse en una profesión diferente. Quien sale indemne de una metamorfosis así, es muy probable que repita.

Eran tiempos en que las familias recomendaban a sus hijos encontrar un trabajo seguro, para toda la vida, por ejemplo en un banco. La mayoría de los que siguieron estos consejos terminaron siendo sustituidos por cajeros automáticos y aplicaciones en el móvil. Como músico, fui sustituido no sólo por las grabaciones sino por la práctica gratuidad del acceso a las mismas. Dicen los profetas actuales que lo que me ha pasado le pasará a muchos más. Ni los colegios ni los sindicatos podrán evitar que el concepto laboral deje de ser el que fue, no ya hace un siglo, sino hasta ahora mismo. Las distopías solían apuntar a un mundo lleno de ciborgs y robots físicos que reemplazaban a los humanos, pero el verdadero desplazamiento que viene no va a sustituir al sudor y el movimiento, sino al pensamiento, aquel que dedicamos la mayor parte de nuestras horas despierto para generar ganancias.

¿Qué nos quedará entonces? Seguramente muchos sueñan con la molicie de un “dolce far niente” subvencionado por estados encargados de evitar estallidos sociales, una especie (perdonen la comparación) de “Judenrat” elegido por nosotros mismos. En los inicios de la Revolución Industrial, los llamados “luditas” protestaban destrozando las nuevas máquinas que destruían el empleo. ¿Cómo harán los del futuro para combatir los programas informáticos que rastrean nuestra huella en las redes? Unos seguramente se convertirán en guerrilleros-piratas informáticos saboteando su lógica. Otros optarán por esconderse en lo profundo de alguna selva, hasta que la “civilización” llegue a desforestarlos. El resto tendremos que aprender a vivir con las nuevas reglas sociales, esas que manejan los “millenials” y que implican cambiar nuestro concepto de qué es la profesión, la identidad, la democracia, la sociedad, el lenguaje, la vida contrabajo sin trabajo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorOrganizaciones deformadas
Artículo siguienteDéficit de Atención e Hiperactividad en adultos
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.