Diario Judío México - Los saludamos en esta ocasión presentándoles “los tres puntos estratégicos para la recuperación de empresas”. Las ideas que les compartimos, surgen de nuestro trato con cientos de empresas que trabajan con nosotros, y de las cuales hemos aprendido lecciones valiosas:

  1. Valor de marca intangible: Es muy probable que se desate una guerra de precios a medida que se recupera la . Esto se dará en la búsqueda desesperada de las empresas por tener flujo. En este contexto, lo recomendable es “no entrarle” a la batalla, sino agregar valores adicionales a los productos o servicios vendidos. Es decir, si vendes limones, asegúrate de tener una historia que contar sobre tus proveedores, una experiencia que brindar a tus clientes si te compran recurrentemente, y una medida sustentable que acompañen tus envases de envío. Esto encierra una verdadera entidad corporativa, donde el “qué vendo” deberá sustituirse con el “por qué o para qué lo vendo”.
  2. Liquidez para competir: La liquidez será el primer y más importante factor de competitividad en el futuro cercano. Los grandes clientes comprarán menos, lo harán en mayor medida a consigna, y alargarán los plazos de pago. Esto se traduce en: Las empresas necesitarán más dinero para invertir en inventario, procesos, tecnología, y servicios. La realidad es que no hay capital que alcance para esto, por lo cual los mercados se consolidarán en aquellos proveedores con capacidad financiera para sostenerse en las nuevas reglas del juego. Es imperativo cuidar el historial crediticio, abrir créditos en distintos canales e instrumentos, y pensar en fusiones y adquisiciones a futuro con competidores. Los mejores no se medirán por su calidad, sino por su resiliencia financiera.
  3. Creación de microcomunidades: La gente está saturada de redes sociales y de información falsa. Volveremos a un modelo de “boca a boca” para recomendaciones y ventas en cualquier escala, sólo que ahora con la potencia de los grupos virtuales. En este sentido, cada empresa debe conocer a su cliente de manera profunda, y no hablamos de “Big Data”, sino de interacción personal. El ejemplo es el de un comensal que acude al mismo restaurante cada martes. Ya no basta saludarlo, sino que ahora habrá que saber a qué se dedica, qué hábitos tiene, y cuales son sus valores familiares. Esa es la diferencia entre poderle ofrecer otros servicios y aprovechar su lealtad en tiempos de crisis, o simplemente dejarlo de ver. No se trata de “medir” a tus clientes, sino entenderlos e interactuar con ellos.

Pensemos en lo que estamos aprendiendo, cómo cambiaremos, y en quienes nos han apoyado.

Adelante. Juntos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior¿Cómo se ve Israel y México a través de los ojos de los niños? Moy Volcovich
Artículo siguienteEl Centro Wiesenthal Condena Transplante de Política Estatal Iraní Antisemita Hacia América Latina
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.