Como judíos conocemos muy bien lo que significa el milagro de Hanukka en torno a la duración del aceite que se extendió más allá de esta historia de vida y supervivencia de los Macabeos, donde unos pocos vencieron a una gran multitud en nombre de Hashem. Porque como pueblo en diáspora este relato describe y conjuga muy bien nuestra identidad y fe, mediante las tradiciones milenarias que hoy constituyen nuestra idiosincrasia.

Lo expresado sin importar si eres practicante o no, debido a que el es algo que se lleva tejido en lo más profundo del corazón, donde habita el amor y la compasión más allá del asombro y la reflexión, ya que durante ocho días la luz de la unidad que algunos traducen como el Cosmos que mantiene todo en su sitio, es lo que nos permite seguir adelante y en armonía con nuestros destinos.

De esta manera estos días en que prendemos las luminarias de nuestras Hanukias hagámoslo sabiamente, al reflexionar en torno a quiénes somos y de dónde venimos, sintiendo el amor de nuestros hermanos que se encuentran a la distancia aunque recordándonos…que pese a ser un pequeño pueblo en diáspora, estamos unidos por un hilo invisible que lo conecta todo dentro del amplio Universo del existir, más allá del horizonte donde habitan las almas dormidas entre los montes.

Por ello vive Hanukka desde el corazón e ilumina tu mundo también interior, aceptándote tal como eres una creación divina, un ser extraordinario, un espíritu libre con defectos y virtudes, las cuales son posibles de transformar con el cambio de tus actitudes. Durante esta semana de introspección agradece, perdona y ama, teniendo fe en quién eres y en que no estás solo al despertar cada mañana…

(Especial para el Diario Judío.com de México). 11 12 2020.  

4 COMENTARIOS

  1. Marisol enhorabuena por tu articulo, nos haces ver q hay otras culturas tan interesante como la nuestra, y es por eso por lo que te doy gracias por enseñarnos a ver que existen otras culturas tan importante como la que cada uno tiene. Un abrazo amiga. Y sigue escribiendo.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHOY Sábado - Un descubrimiento agridulce - Origen del proyecto The Voice Of The Silence
Artículo siguiente¿Qué legado decides tomar de este 2020?
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social, Máster en ética y democracia por la Universidad de Valencia. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.