Diario Judío México - La Asamblea General de la ONU adoptó hoy una resolución que condena la y el , luego del último ataque contra dos mezquitas de Nueva Zelanda, en el que 50 personas fueron asesinadas y otras 50 resultaron heridas. El embajador israelí en la ONU, Danny Danon, dirigió un esfuerzo diplomático para cambiar la redacción de la resolución, que inicialmente incluía una condena a la pero no mencionaba el .

El embajador convenció a algunos Estados para que evitaran apoyar la resolución si no mencionaba el . Luego de la discusión en la ONU, Danon dijo que “el recuerdo de la historia parece estar desapareciendo con el tiempo, pero nuestros esfuerzos diplomáticos han demostrado que no permitiremos que la comunidad internacional permanezca en silencio mientras una ola de se extiende por todo el mundo”.

Noa Forman, quien representó a Israel en la discusión, afirmó: “Condenamos enérgicamente este horroroso acto de terrorismo. Es crítico que la Asamblea General envíe un fuerte mensaje contra los delitos de odio, pero debemos hacerlo de tal manera que nos una a todos”. Y agregó: “Desafortunadamente, como muchos otros, sentimos que el proceso de negociación sobre esta resolución podría haber sido más inclusivo y transparente y, como resultado, no pudimos copatrocinar la resolución a pesar de la importancia que todos damos a la necesidad de combatir el terrorismo y otros actos de basados en la religión o las creencias”.

Jonathan Cohen, representante Permanente en funciones de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, mencionó en su discurso el ataque más letal contra la comunidad judía en los Estados Unidos: “Muchos de nosotros en esta sala representamos a naciones cuyas personas han sido víctimas de ataques terroristas. Los estadounidenses conocen muy bien el dolor de tales ataques, más recientemente con el ataque a la Sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh. Los yazidis y los cristianos víctimas del ISIS también conocen este dolor”. “La oposición a este terrorismo une a los países de todo el mundo. Si bien hemos progresado en nuestra lucha contra el terrorismo, debemos permanecer vigilantes. Juntos, debemos continuar luchando contra el terrorismo y todas sus formas allí donde exista”.

Por su parte, el embajador de Nueva Zelanda ante las Naciones Unidas, Craig Hawke, agradeció a Turquía por patrocinar la resolución. “Nueva Zelanda se siente humilde ante el gran entusiasmo y la solidaridad de la comunidad internacional desde el 15 de marzo. Estamos especialmente agradecidos a la comunidad musulmana mundial que nos acompañó durante estos días oscuros. El 15 de marzo de 2019 es un día que cambió a Nueva Zelanda para siempre”, dijo.

“Acogemos con satisfacción el enfoque de la resolución sobre la necesidad de combatir la intolerancia y la discriminación, incluido su llamamiento a que se realicen esfuerzos internacionales para fomentar un diálogo mundial sobre la promoción de una cultura de tolerancia y paz basada en los derechos humanos y en la diversidad de las religiones y creencias”, concluyó.