Diario Judío México - “El Judío Internacional” es un libro del empresario estadounidense Henry Ford publicado por primera vez en 1920, que tuvo gran influencia en la expansión mundial del , y en particular en la formación de la ideología nazi.

El libro fue publicado en 1920 bajo el título completo de The International Jew: The World’s Foremost Problem (El judío Internacional: El primer problema del mundo), por The Dearborn Independent, un semanario antisemita de derecha dirigido por el secretario privado de Ford, Ernest G. Liebold.

Un libro que ilustra cómo las mentiras si matan y asi como ayer sirvió para cerrar fronteras a los judíos estas ideas con otro matiz sirven hoy para levantar muros inutiles y atacar a otra minoría injustificadamente.

Uno de los libros más antisemitas que se hayan escrito jamás.

La familia Ford se desdijo de lo afirmado en la obra y se “disculpó” por el daño que la misma causó. Reconoció que TODO LO ESCRITO ES INVENTANDO basado en otra obra falsa “Los Protocolos de los Sabios de Sión” inventado en Rusia para promover los ataques contra judíos y distraer la atención de los robos y abusos del zarismo bajo la suposición de que “echarle la culpa a los judíos” permitiría al pueblo sacar su frustración y dejar a los zares ladrones y abusivos conservar su poder y sus riquezas.

El Judío Internacional se publicó en 1920 cuando Ford y Lindbergh -entre otros- trataban de limitar la inmigración no solo de judíos sino también de italianos, griegos y libaneses a Estados Unidos y sirvió para dar pie a las primeras leyes draconianamente anti-inmigratorias que terminaron cerrando las puertas del país precisamente en los albores del .

Hoy visto en reversa sabemos que la decisión fue equivocada, que millones murieron inútilmente y que las aportaciones de quienes llegaron al país superaron con mucho los temores de su “maldad”

Un libro que ilustra exactamente el momento actual en la filosofía trumpiana donde todos los males son culpa de los hispanos y sus “malas personas” distrayendo así la atención a los problemas internos para evitar resolverlos.

En un par de generaciones, quienes estén acá para corroborarlo podrán ver los grandes beneficios que la inmigración latinoamericana trajo para la sociedad americana y el clima cambiará.

Pero mientras sirva este recuerdo de las mentiras del pasado para ilustrar por qué es malo repetirlas ahora y por qué debemos – dado que ya sufrimos las consecuencias- apoyar a los indocumentados y asilados y subrayar la diferencia entre unos cuantos criminales y el clasificarlos a todos como pandilleros cuando no lo son.