Los crímenes de en están documentados y también la retórica negacionista del expresidente que los alentó. Un programa conocido como Uniform Crime Reporting (UCR) que utiliza el FBI los recopiló por última vez en 2019 y los difundió el 28 de septiembre del año pasado.

El recorte en las fechas deja afuera a 2020, por lo que es muy posible que las estadísticas hubieran marcado una tendencia mayor de lo que demuestran. Los datos son oficiales, ni siquiera surgen de organizaciones independientes y confirman lo que ya había adelantado Human Rights Watch en 2017 tras el primer año de mandato del magnate republicano. Decía que había convertido “a los refugiados e inmigrantes en blancos de sus políticas discriminatorias, llamándolos delincuentes y refiriéndose a ellos como una amenaza para la seguridad; ha envalentonado la racista al adoptar una postura ambigua frente al nacionalismo blanco; y ha defendido consistentemente ideas y políticas antimusulmanas”.

El resultado de esa y retórica que incluyó la construcción del muro en la frontera con México, está a la vista. En el programa UCR la víctima de un delito de “puede ser un individuo, una institución comercial y financiera, una entidad gubernamental, una organización religiosa o la sociedad y público en general” dice la página oficial del FBI. Además explica que “en 2019 las agencias de aplicación de la ley del país informaron que hubo 8,812 víctimas de delitos de ”.

La Ley de Prevención de Crímenes de Matthew Shepard y James Byrd Jr. de 2009, llamada así en homenaje a un joven gay y a un hombre negro que fueron asesinados en 1998 por motivos sexuales y raciales, obligó al FBI a recopilar datos sobre este tipo de delitos cometidos o dirigidos contra menores. Desde 2013 esas estadísticas empezaron a incluir a los mayores de 18 años de edad o más. De las 6.628 víctimas sobre las que se informaron datos de su edad en 2019, 5.909 eran adultos y 719 menores que resultaron damnificados por los delitos de .

El 57,6 por ciento de los ataques se produjeron por el prejuicio de los agresores contra la raza, etnia o ascendencia, informa el FBI. El 20,1% fue víctima por cuestiones religiosas y el 16,7 por ciento por su orientación sexual. El 2,7 % su identidad de género y el 2 % fue blanco por su discapacidad.

En el porcentaje mayor de delitos por motivos raciales el grupo más afectado fue la comunidad negra. El 48,5 de los ataques se dirigieron cotra afroamericanos. Lejos quedaron los que tuvieron como víctimas a personas de raza blanca (el 15,7 %) y un poco por debajo los que recibió la comunidad latina o hispana con el 14,1 por ciento. El 4,4 % afectó a ciudadanos de origen asiático, el 3,5 a grupos donde estaban representadas varias razas, el 2,7 a indigenas estadounidenses o nativos de Alaska, el 2,6 a integrantes de la comunidad árabe y el 0,5 a nativos de Hawái u otras islas del Pacífico.

En el 20,1 % de los delitos que fueron cometidos por motivos religiosos, el FBI recopiló una estadística abrumadora de ataques contra la comunidad judía. El 60,2 por ciento de aquel 20,1 fue producto de ataques antisemitas. En orden descendente la segunda comunidad religiosa afectada fue la islámica con el 13,2 % de los casos. El 3,8 % de los delitos tuvo como víctimas a los católicos y un porcentaje idéntico se registró contra distintas confesiones cristianas. El 3,5 de la estadística señala que los afectados fueron miembros de la comunidad sij que tiene su origen en la India y en menor medida otras religiones que van desde ortodoxos rusos a protestantes, mormones, testigos de Jehová y budistas entre otras.

En el 16 por ciento de los delitos de clasificados por la orientación sexual de las víctimas – 1.429 según los registros del FBI – el 61,8 por ciento fue dirigido contra gays, el 25 % contra grupos de lesbianas, bisexuales, homosexuales y transgéneros, el 10 % solo contra lesbianas y el 1,9 % de bisexuales.

FuenteADN Digital

1 COMENTARIO

Responder a Mauricio Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIncidentes contra comunidad LGTBQ israelí crecieron en 2020 por la COVID
Artículo siguienteLa primera edición crítica en polaco de "Mein Kampf" ("Mi lucha") de Adolfo Hitler, se agota en un mes