Diario Judío México - A medida que los líderes de Israel y la comunidad judía americana comienzan a sopesar los cambios bajo la administración entrante del presidente electo de los Estados Unidos Joe Biden, algunos sectores creen que las controversias de larga data en torno al pluralismo religioso en el Estado judío tendrán un nuevo capítulo.

Los segmentos liberales de la judería americana, que apoyaron abrumadoramente al ex vicepresidente, han reprendido durante décadas al gobierno israelí por ceder demasiado poder a los judíos ortodoxos en temas como los rezos en el Kotel y el poder de realizar conversiones al judaísmo.

«Es un momento muy triste para mí, como rabino progresista, cuando los judíos no reconocen la legitimidad de los demás. Es un momento de odio sin sentido», dijo el rabino Joshua Stanton, que dirige el Templo East End, una sinagoga reformista en Manhattan. «Los miembros de otras denominaciones no sólo ignoran la mía, sino que afirman que es ilegítima en Israel.

«Por mucho que los ortodoxos mantengan el monopolio de la financiación estatal, los recursos y las normas en el Kotel, el movimiento reformista está empezando a romper ese monopolio», continuó Stanton. «Si Israel realmente va a apoyar la vida judía y todas sus manifestaciones, va a tener que prestar atención a eso».

Stanton dijo a The Jerusalem Post que espera que la administración Biden incluya la defensa del pluralismo religioso en Israel, trayendo los cambios que ha estado promoviendo desde que se convirtió en un rabino reformista hace una década. «Dado el número de miembros de la familia judía que tanto Joe Biden como Kamala Harris tienen, entienden con matices las realidades de la vida judía. Probablemente se sientan descorazonados por el hecho de que los miembros de su propia familia estén privados del derecho a la práctica espiritual en su propia patria. Los miembros de su familia podrían ir a visitar Israel y que se les niegue la igualdad de derechos religiosos», continuó Stanton.

«Biden y Harris entienden que son personas con información privilegiada. Como personas profundamente conectadas con el pueblo judío, van a entender el dolor de la exclusión que sienten las denominaciones progresistas. Creo que van a abogar por la gran mayoría de los judíos americanos, en términos de pluralismo y queriendo una solución de dos estados», agregó.

El rabino Rick Jacobs, presidente de la Unión para la Reforma del Judaísmo, también señaló que anticipa que el gobierno de Biden fomentará un cambio de ambiente. «Estamos listos para que el gobierno de Netanyahu trabaje junto con la administración Biden para reconstruir la confianza bipartidista». Es ingenuo decir que esto será fácil de hacer», dijo Jacobs.

El Movimiento Reformista es la denominación judía más grande de América del Norte. Jacobs dijo que el movimiento continuará trabajando con Israel para promover sus valores de «democracia, igualdad, libertad religiosa y unidad judía».

Pero el rabino Jacob Blumenthal, CEO de la Asamblea Rabínica, la asociación internacional de rabinos conservadores, dijo que no prevé una nueva administración en los EE.UU. que alivie las fricciones entre Israel y la judería americana. «Esa no es un área por la que la administración de EE.UU. deba preocuparse. Es una conversación interna entre los judíos de la diáspora y el liderazgo de Israel», dijo Blumenthal al Jerusalem Post.

Morton Klein, presidente de la Organización Sionista de América, se hizo eco de la presunción de Blumenthal de que la defensa y el pluralismo religioso en Israel no será una prioridad para la administración Biden. «Yo pensaría que ninguna administración de EE.UU. ha tenido realmente eso como una prioridad. Típicamente tratan con asuntos políticos, como Judea y Samara y el estado palestino. Sus políticas cuando se trata de Israel casi siempre se basan en la política, no en la religión», dijo Klein al mismo medio.

La Reforma y las denominaciones conservadoras en América juntos reclaman cerca de cinco veces más miembros domésticos que los ortodoxos. Pero las denominaciones liberales tienen ambas huellas significativamente más pequeñas en Israel. Según una encuesta del Centro de Investigación Pew en 2016, muy pocos judíos en Israel se identifican con el judaísmo conservador (2%) o el reformista (3%), mientras que la mitad (50%) se identifica con la ortodoxia – incluyendo muchos judíos que no son muy observadores pero que pueden estar más familiarizados con el judaísmo ortodoxo.

Blumenthal dijo que los desafíos actuales de la política pública que enfrenta el Movimiento Masorti (judaísmo conservador en Israel) incluyen la igualdad de financiación y la capacidad del clero para poder funcionar plenamente como rabinos en Israel.
«En general, siempre estamos interesados en fortalecer nuestras comunidades con el estado de Israel y su gente», aseguró.

Tanto Blumenthal como Jacobs señalaron que un buen comienzo para garantizar la representación de todas las corrientes del judaísmo fue el compromiso acordado en octubre en el 38º Congreso Sionista Mundial, un foro judío mundial elegido democráticamente.

«Los movimientos Reformista, Reconstruccionista y Conservador, junto con nuestros socios en nuestras organizaciones sionistas internacionales y progresistas, han movilizado con éxito nuestros movimientos en Israel y en todo el mundo para evitar la marginación de las voces progresistas en el WZC. Ese esfuerzo hacia la marginación… reflejado por los líderes de los partidos de derecha y ultraortodoxos, habría debilitado a la Organización Sionista Mundial y a las instituciones nacionales israelíes. Este nuevo acuerdo especifica los importantes papeles que nuestros líderes de la Reforma tendrán en las instituciones sionistas y continuará financiando el trabajo crítico de nuestro movimiento en Israel y en todo el mundo», declaró la URJ inmediatamente después de la conferencia de WZC del 20 al 22 de octubre, que se llevó a cabo prácticamente debido a las restricciones de la pandemia.

«No hay duda de que el acuerdo actual, que refleja la realidad política israelí actual, otorga un poder significativo a los partidos de derecha», continuó la declaración. «Sin embargo, como resultado de nuestras negociaciones, habrá un liderazgo más pluralista que permitirá importantes controles y equilibrios y ayudará a hacer cumplir la necesidad crítica de transparencia y rendición de cuentas».

Una mayoría sustancial de israelíes – 70%, según una encuesta del Índice de Voces Israelíes de octubre – apoyó la reelección del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, mientras que aproximadamente los mismos porcentajes de judíos reformistas y conservadores americanos votaron por Biden. Además, un estudio de Pew de 2019 encontró sorprendentemente que el apoyo de un candidato a Israel es una prioridad menor para el electorado judío americano que para los cristianos.

Cuando se le preguntó si piensa que estas tendencias podrían amortiguar el apoyo de los israelíes a los movimientos reformistas y conservadores en su país, Blumenthal dijo que no. «Creo que [la división] refleja más una importante diferencia cultural entre los israelíes que viven en una sociedad mayoritariamente judía, y los judíos de fuera de Israel que viven como minorías. No creo que se base tanto en la diferencia religiosa como en la experiencia. Israel se estableció como un país judío y por lo tanto su comprensión de la relación entre la religión y el estado se siente diferente a la de nosotros como judíos americanos», dijo Blumenthal.

«Nuestra experiencia como minoría religiosa es una en la que queremos asegurarnos de que el pluralismo es un valor alto. Israel crearía una sociedad mejor si abrazara el pluralismo religioso porque dentro del judaísmo hay muchas formas de expresar nuestros valores», concluyó.


8 COMENTARIOS

  1. Me parece muy equivocado adelantar de que el próximo presidente electo es Joel Biden. Por qué es aseveración nos da qué pensar que este diario qué tiene que serhonesto en sus publicaciones parece otra trenza más compradas por la corrupción de Biden o quizás el director desde periódico de diario judío cree que todavía están en siglo pasado y que las noticias tardan decenios en llegar de un extremo al otro. con estas opiniones descerebradas lo que van a conseguir Es que muchos de nosotros retiraremos nuestras respectivas suscripciones ha dicho diario porque nadie quiere escuchar algo tan arbitrario y descabellado porque es insultante para nosotros que nos te traten de brutos desinformados, los llamo respetuosamente a la reflexión.

  2. Los comentarios del Señor Malka son absolutamente insultantes y sus informaciones son falsas tal cual la mayoría de aquellas emitidas por Trump durante 4 largos y pesados años.
    Qué pena que ciertos Judíos hayan entrado en el campo del extremismo de derecha olvidando que ese tipo de movimiento conspiracionista nos asesinó y que su antisemitismo no ha muerto, no es un juego pero sí, una triste realidad.

  3. Sin pretender entrar en la discusion entre las distintas ramas del Judaismo Religioso…me da la impresion que el articulo habla de que el Pres. de los EEUU intervenga en un tema interno del Estado de Israel.
    No me parece que es una buena recomendacion de parte de quienes acusaron a NETANIAHU de entrometerse en los EEUU cuando fue a hablar en el SENADO en contra de la politica de OBAMA.

  4. Esto que leo, se parece a lo que mencionaba, la Santa Inquisición, jamás pensé que estas expresiones fueran actuales entre judíos. Me sorprende

  5. Las Elecciones no han terminado, El Mega Fraude va a salir a luz pública , El Presidente Trump gano las Elecciones por un alto margen , esto apenas está empezando, El Actual Presidente Donald Trump va a tener 4 años más y es por el bien de todos, es una lástima ver judios liberales metidos en todas esta prácticas satánicas y de pedofilia de estos corruptos políticos , por el bien de los Demócratas serios ellos mismos deberían apoyar a Trump , lo que está tratando de venir es la obra del Satan a su máxima expresión

    • Estoy de acuerdo con usted. Es una de las pocas personas que conoce la realidad. Mucho gusto. Un placer escuchar opiniones tan veraces como la suya.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.