Diario Judío México - ¿Por qué los gobiernos no son los que tienen que ayudar a los refugiados?

A medida que el número de personas que buscan refugio alcanza dimensiones nunca antes vividas, no son solo los sino los gobiernos de casi todo el mundo los que están introduciendo nuevas políticas de disuasión y cerrando sus puertas lo más herméticamente posible.

Teniendo que hacer malabarismos con las demandas competitivas de seguridad, economía y responsabilidad de controlar sus fronteras, la mayoría de los gobiernos se han visto obligados a aumentar las barreras de entrada e incluso obligar a los refugiados a que abandonen sus territorios.

Los gobiernos entienden muy bien que considerar las necesidades de las personas que no son sus ciudadanos excede los mandatos de sus votantes. Por lo tanto, para los gobiernos, ayudar a los refugiados no es considerada una responsabilidad adicional, sino más bien un acto de benevolencia voluntario.

Si bien los deberes de un gobierno puede que esten restringidos a los titulares de pasaportes del país para el que han sido elegidos, no existen tales límites a la obligación que todo ser humano tiene de aliviar el sufrimiento de otro ser humano.

La indolencia moral permite que el lenguaje político oscurezca el verdadero reclamo de los refugiados. Este reclamo es sobre la libre circulación, entrada y membresía, sino el de poner fin al sufrimiento de las al sufrimiento que causa la pérdida de hogar y comunidad.

“Detrás de las palabras “refugiado “,” retornado “,”migrante económico, “ lo que hay son niños hambrientos, madres desesperadas o ancianos enfermos.

Esperar que los gobiernos o sus representantes, las organizaciones internacionales de ayuda, se centren en la vida del refugiado, en lugar de ocuparse de sus necesidades administrativas internas, es una excusa para abdicar de la responsabilidad moral que todos tenemos.

Esto es particularmente grave cuando los que abdican de esta responsabilidad moral no son los individuos sino las comunidades morales, supuestas defensoras y guardianes de la santidad de cada vida humana.

El tema de los refugiados es posiblemente uno de los principales problemas morales de nuestro tiempo. Exige que la angustia de la gente en esta situación no sea visto solamente en términos de seguridad nacional, identidad cultural o impacto económico, sino principalmente en términos de moralidad humana.

Porque la situación del refugiado, el extranjero, pone a prueba los límites de la justicia, la compasión y las obligaciones que los seres humanos tienen unos con otros, esta es una de las preocupaciones fundamentales del judaísmo. La Torá nos recuerda 36 veces- más que cualquier otro mandamiento- que como comunidad moral debemos asumir nuestra responsabilidad cuando alguien ha perdido su comunidad.

Ayudando a los refugiados a encontrar entornos acogedores, aun cuando estos sean temporarios, las comunidades morales como las comunidades judías, las iglesias cristianas, las organizaciones cívicas y profesionales, tienen capacidad de prestar ayuda a los refugiados de manera más humana y rentable.

Para ejercer el mandato que hemos recibido como judíos, estamos liderando la formación de una coalición de comunidades morales llamada OZ (“D-s dé FUERZA a su pueblo, y lo bendiga con plenitud). En los momentos difíciles de la vida la necesidad más grande es la encontrar fuerza enfrentar los desafíos.

Cuatro millones de venezolanos están protagonizando el mayor éxodo de la historia en Latinoamérica. Los judíos entendemos de éxodo y de tesón.

Porque hay muchas maneras de ayudar y no hacer nada no es una de ellas, OZ ha organizado una serie de encuentros, misiones médicas, programas educacionales y apoyo a beneficencias. El 2 de septiembre en el sur de Florida y el 11 de noviembre en Los Ángeles, California, Oz realizara conferencias y jornadas de trabajo para movilizar recursos y circunscribir esfuerzos.

Para obtener más información, visite:
https://www.oz-us.org/conference/

Considere formar parte de OZ, la coalición de comunidades morales para aliviar el sufrimiento de los refugiados.

Visite:
https://www.oz-us.org/oz-stakeholder/

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCFK y los recuerdos del pasado
Artículo siguienteGloria Gervitz y ‘Migraciones’: el poema de una vida
Moshe Pitchon es un pensador judío y el director de BY un centro de estudios e investigación del judaísmo contemporáneo basado en el sur de la Florida en los Estados Unidos.