En una sesión de educación del Holocausto que tuve con chicos de preparatoria me preguntaron ¿los nazis estaban locos? Mi respuesta inmediata fue “no”, lo cual escandalizó a muchos de estos muchachos ¿cómo es posible que una persona dentro de sus cabales haga los que los nazis hicieron?

Creo que es conveniente plantearnos seriamente esta pregunta ¿estaban locos? ¿no será que eran unos psicópatas no diagnosticados? o tal vez ¿estarían drogados?

La respuesta a todas las preguntas anteriores es un no rotundo. No estaban drogados, ni padecían enfermedades mentales, eran hombres y mujeres conscientes de sus acciones y convencidos, en mayor o menor medida, de lo que estaban haciendo.

Entonces, ¿porqué cometieron aquellas atrocidades?, los ojos expectantes de estos jóvenes me dolieron. Cómo explicarles lo qué es capaz el hombre, sin desanimarlos o deprimirlos. Lo único que llegó a mi mente fueron las palabras de mi padre, “porque no cuidaron su corazón” y verdaderamente lo creo.

Las imágenes históricas, no solo de la Shoá sino de tantos conflictos bélicos, son desalentadoras. El hombre ha ido guerra tras guerra, siempre peleando por el poder y dañando al otro con excusas patéticas y aún después de prometernos que nunca más dejaríamos que aconteciera otro genocidio, las matanzas y las batallas siguen y nosotros caemos en la creencia de que no podemos hacer nada contra una maldad tan agobiante.

La realidad es que sí podemos combatir el mal desde donde estemos. Los nazis cayeron en la agresión y la brutalidad porque gradualmente se acostumbraron a la violencia, hasta que fueron incapaces de percibir que sus actos los convertían en algo peor que bestias. No debemos acostumbrarnos a cometer o recibir malos tratos, expresiones de violencia, rencor u odio. Son sentimientos que envenenan el alma y corrompen el corazón.

Las pequeñas acciones importan, ningún nazi se encontró llevó a cabo las matanzas de un día para otro. Fueron esas pequeñas palabras de odio, de antisemitismo y de desprecio lo que los corrompieron y permitieron que se “prepararan” para el deber al que fueron enviados. ¿Para qué nos estamos preparando nosotros?

Cuidemos nuestro corazón de las malas palabras, del comentario discriminatorio, de todo aquello que no construye y preparémonos para un mundo donde el amor, la fraternidad y la empatía sean los valores que lideren nuestras acciones.

También, tomemos la iniciativa. Esta pandemia ha destapado la pobreza que hay en nuestro país y en nosotros mismos y “nadie es tan pobre que no pueda dar nada”. A veces somos pobres de alegría, pobres de entusiasmo, pobres de generosidad. Trabajemos en nuestras pobrezas y ayudemos a quien más lo necesita, esto acrecienta nuestro espíritu y ayuda a cuidar nuestro corazón, que con la convivencia y al procurar al otro se nutre de valores que nos enriquecen como personas y nos vuelven más humanos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLancet Journal of medicine or Pamphlet
Artículo siguiente25 de marzo de 1943: El 97% de los médicos holandeses se declararon en huelga contra el nazismo
Licenciada en Historia de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx). Directora y productora del documental Nunca más. La Segunda Generación en México, el cual ha sido proyectado en diversos espacios académicos y culturales. Su trabajo recepcional de licenciatura versó sobre La Segunda Generación en México. Hijos de sobrevivientes de campos de concentración del Holocausto, para el que entrevistó a diversos hijos de sobrevivientes de la Shoá y buscó definir el impacto de la labores de éstos en el México actual como trabajos aunados al nunca más. Trabajó con la Universidad Anáhuac México y la SEDENA en las Jornadas Regionales para la Prevención y Atención del Hostigamiento y Acoso Sexual (2018), impartiendo los talleres de Equidad de Género y Violencia a personal. Colaboró con el Departamento de Museos Nacionales del INAH en diversos proyectos de investigación museológica y montaje de nuevas salas permanentes en instituciones como el Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán, exconvento de Yuriria en Guanajuato, exconvento de Actopan, Museo de la Lagunilla en Torreón, entre otros. En el marco del V° Congreso Internacional de Historia y Literatura. “La Historia y el recuerdo” organizado por la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) celebrado en la Habana, Cuba; presentó la Ponencia Zapata vive, la lucha sigue. Mitos sobre la no muerte de Emiliano Zapata. Actualmente administra, impulsa y difunde los cursos en línea Teología para todos y trabaja en la segunda edición de Textos para el diálogo judeo-cristiano.