Diario Judío México - Nueve son las listas que concurren en los comicios del 17 de septiembre con posibilidad de hacerse con alguno de los 120 escaños del Parlamento israelí (Knéset).

La disputa electoral entre dos grandes bloques (derecha y centro-izquierda) ha llevado a los partidos a reorganizarse en alianzas, para algunos esenciales para superar el umbral mínimo del 3.25% exigido para obtener representación.

– LIKUD: formación de Benjamín Netanyahu, primer ministro desde hace una década. De marcado corte conservador y con programa de economía liberal, ha ido integrando cada vez más los planteamientos de la derecha nacionalista, con la que gobierna. Ha agudizado su apoyo a la expansión de los asentamientos y la anexión de parte de Judea y Samaria (Cisjordania), sin rechazar formalmente la solución de dos Estados. Sin definirse un partido confesional, se suele aliar con sectores ultraortodoxos o sionistas religiosos.

Obtendría según las encuestas alrededor 32 escaños (obtuvo 35 en las pasadas de abril).

– AZUL Y BLANCO (Kajol Lavan): coalición opositora formada en febrero por la unión de Yesh Atid (Hay Futuro, de Yair Lapid), Resiliencia  (de Benny Gantz) y Telem. En abril empataron a 35 escaños con el Likud.

El ex jefe del Estado Mayor Gantz vuelve a liderar la candidatura, que ha supuesto una alternativa real a Netanyahu. Con varios ex generales entre sus principales figuras, se define como un partido de centro y socialmente inclusivo y en esta campaña ha intensificado su carácter laico.

Obtendría según las encuestas alrededor 32 escaños (35 en abril).

–  NUESTRO HOGAR (Yisrael Beitenu): establecido por Avigdor Liberman en 1999, su base de votantes es la comunidad ruso parlante (15% de la población) aunque busca otros apoyos. Tiene un carácter nacionalista y marcadamente laico.

Obtendría según las encuestas alrededor de 11 escaños.

– LISTA CONJUNTA: el comunista Hadash, el árabe laico Taal, la Lista Árabe islamista conservadora y el nacionalista árabe Al Balad se unen como en 2015 para recuperar el voto perdido en abril, cuando se presentaron en dos listas separadas. Representan al sector árabe de , el 20% de la población. Apoyan la solución de dos estados, aunque alguna de las formaciones lo consideran un paso intermedio para la creación de un solo estado.

Obtendría según las encuestas alrededor de 10 escaños.

– Derecha (Yamina): es la alianza de los partidos sionistas religiosos Hogar Judío (Habait Hiehudí), la Unión de Partidos de Derecha y Nueva Derecha, cuya líder, la ex ministra de Justicia Ayelet Shaked, encabeza la formación y propone mano dura contra Hamás en Gaza y la anexión de parte de Judea y Samaria (Cisjordania).

Obtendría según las encuestas alrededor de 10 escaños.

– UNIÓN DEMOCRÁTICA: el nuevo líder del izquierdista Meretz, Nitzán Horowitz, encabeza esta alianza que incluye al Partido Verde, escindido del Laborista, y al Partido Democrático de , recientemente creado por el ex primer ministro Ehud Barak. Propone negociaciones inmediatas con los palestinos sobre una solución de dos estados y revocación de la Ley del Estado Nación judía.

Obtendría según las encuestas alrededor de 7 escaños.

– JUDAÍSMO UNIDO DE LA TORÁ: representa a los judíos ultraortodoxos ashkenazíes (de origen europeo) y las cuestiones religiosas están en el centro de su programa, como preservar el carácter judío del Estado e impedir el reclutamiento militar de jóvenes que dedican su vida al estudio de la Torá. Su líder es Yaakov Litzman.

Obtendría según las encuestas 7 escaños.

– SHAS: encabezado por Aryeh Deri, ministro de Interior, representa a los judíos ultraortodoxos mizrahíes y su objetivo es fomentar el carácter judío del Estado.

Obtendría según las encuestas 6 escaños.

– LABORISMO (Avodá)-GUESHER: el Partido Laborista intenta recuperarse del descalabro que sufrió en abril (6 escaños) con la elección de un nuevo líder, Amir Peretz, que ha apostado por la unión con el partido de centro-derecha Guesher. Apoyan la solución de dos estados pero han minimizado sus posiciones con respecto a la cuestión palestina. Guesher se quedó fuera del Parlamento en las anteriores al no superar el 3.25%.

Obtendría según las encuestas alrededor 5 escaños.

– OTZMA YEHIDIT: Considerado ultraderechista, la mayoría de encuestas le dan un 2,9% de votos, lo que le dejaría fuera del Parlamento. Pero, si entra, acercaría al Likud a liderar una coalición de Gobierno con la derecha y los ultraortodoxos. Yamina intentó incluirle en la coalición, pero su líder, Itamar Ben Gvir, optó por presentarse en solitario.