El dolor, es una señal del sistema nervioso con la cual se nos dice que algo no anda bien.  En sí, es una sensación desagradable que se puede manifestar por un pinchazo, hormigueo, picadura, ardor o molestia.  El dolor puede presentarse agudo o sordo, o intermitente o constante. Se puede sentir el dolor en alguna parte del cuerpo tal como: espalda, abdomen, pecho o pelvis.  O se puede sentir generalizado en todo el cuerpo.

Hay dos tipos de dolor:

Agudo: el cual aparece de repente y es causado por enfermedad, lesión o inflamación.  Se le puede diagnosticar y tratar. Es un dolor que desaparece o convertirse en un dolor crónico.

Dolor crónico: es un dolor que dura mucho tiempo y puede ser causado por otros problemas más graves.

La manera con la cual enfrentamos y resolvemos el dolor, es mediante medicamentos a los que se les llama: analgésicos.

¿Qué son los analgésicos?

Son medicamentos para aliviar el dolor o reducirlo.  Todos en sí poseen ventajas y riesgos: algunos pueden ser administrados sin receta médica y otros con ella. Los que son recetados pueden contener opioides, los cuales son efectivos para el dolor, pero se está en riesgo de padecer una adicción o sobredosis.

Ante el riesgo de una sobredosis, se recomiendan tratamientos, los cuales tratan al dolor sin medicamentos o con dosis más bajas y son:

Acupuntura: es una técnica que estimula puntos específicos del cuerpo, mediante agujas delgadas que se insertan en la piel.  Se basa en la creencia de que la “energía vital” o Qi fluye a través del cuerpo.  Hoy se puede usar presión, estimulación eléctrica y calor. Puede ser de gran ayuda en algunas problemáticas que causan dolor.

Biorretroalimentación: Utilizan dispositivos electrónicos para medir las funciones corporales tales como: respiración, frecuencia cardíaca, tensión muscular y aprender de estas mediciones como relajarse.  Ayuda para controlar el dolor, tales como dolor de cabeza crónico o de espalda.

Estimulación eléctrica: utiliza un dispositivo que envía una corriente eléctrica suave tanto a nervios o músculos lográndose interrumpir o bloquear las señales de dolor, mediante:

Estimulación eléctrica transcutánea (TENS)

Estimulación nerviosa periférica.

Estimulación cerebral profunda o de la médula espinal.

Estas son algunas de la técnica que la medicina en general provee para disminuir el dolor o erradicarlo.

Lo importante es conocer las causas que lo producen y hacerle caso al cuerpo. Cuando algo duele se requiere encontrar la causa y para aquellos que tienen dolor psíquico estamos para ayudarlos y apoyarlos. ¡Llámanos!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCiro Alegría Bazán - La voz indigenista
Artículo siguiente¿Puedes aceptar cuando te has equivocado?
Maayán Hajaim es una Institución que brinda apoyo psicológico a personas de la comunidad judía con necesidades emocionales o en crisis. Nuestro objetivo es orientar a las personas que se encuentran en crisis o simplemente desean mejorar su calidad de vida. Estamos para apoyarte en la línea telefónica: 5292 5131 disponible 24 Hrs. y de forma anónima. Brindamos intervención en crisis, prevención, contención, asesoramiento y apoyo psicológico emocional.