Marruecos honró a la comunidad judía y a su líder espiritual, el rabino Ioshiahu Pinto, jefe de los patriarcas del tribunal judío del país.

Esta semana tuvo lugar un evento extraordinario en una de las instituciones más importantes de Marruecos y del mundo musulmán en general, la Universidad Al Qarawiyyin, ubicada en la antigua Fez, la ciudad de Maimónides, que fue declarada por el Libro Guinness de los Récords y la UNESCO como la institución académica más antigua del mundo.

Los directores y altos funcionarios de la universidad recibieron al rabino Pinto para honrar las actividades de la comunidad judía en Marruecos a lo largo de los años y para enfatizar el compromiso con las conexiones entre las diversas religiones.

No en vano el encuentro con el rabino Pinto tuvo lugar en la Universidad Al Qarawiyyin, que ha sido el centro espiritual e intelectual del mundo musulmán desde la Edad Media. Dentro de los muros de la entidad se conservan manuscritos antiguos conocidos por su importancia en el mundo musulmán.

A la reunión asistieron el presidente de la Universidad, Amal Jalal, el vicepresidente Muhammad Adiwan, los jefes del consejo local de Fez y otros altos funcionarios.

La extensa reunión que tuvo lugar esta semana fue precedida por una reunión de funcionarios de la universidad en la residencia del rabino Pinto en Casablanca, donde ya se registró una conexión extraordinaria entre los funcionarios musulmanes y el rabino.

«El linaje de la familia Pinto es cosa del pasado en la historia judía marroquí», dijeron los directores de la antigua universidad al rabino Pinto. «Le pedimos al honorable rabino que nos bendiga para que D’s proteja al pueblo marroquí y a Su Majestad el rey Mohamed VI», agregaron.

El rabino Pinto bendijo a los presentes y elogió al rey Mohamed VI por su inagotable ayuda a la comunidad judía en Marruecos en todo momento y especialmente durante el período de propagación de la pandemia de coronavirus.

En este contexto, las embajadas de Israel y Marruecos en Washington organizan la primera celebración conjunta del Mimouna en colaboración con Sephardic Heritage International en DC (SHIN-DC) y el Smithsoniano.

La fiesta del Mimouna es una tradición entre muchas comunidades judías del norte de África, y está especialmente asociada a los judíos marroquíes. Se celebra al terminar Pésaj y marca la vuelta a poder comer pan con levadura después de que estuviera prohibido durante toda la fiesta.

«Al celebrarse justo antes del Día de la Memoria del Holocausto, el Mimouna es una fiesta de buena vecindad que encierra el espíritu de la normalización de la relación entre Marruecos e Israel, así como el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y otros vecinos en virtud de los Acuerdos de Abraham», declaró el director de Sephardic Heritage International, Afraim Katzir.

«El Mimouna no sólo marca el final de Pésaj, sino que se inspira en las narrativas judías e interreligiosas marroquíes de unidad, conmemoración, buena voluntad y vecindad. Durante el Mimouna, las familias judías abrían sus casas a los demás y a los no judíos, que traían los alimentos con levadura necesarios para una celebración de vecindad», agregó.

La celebración también contará con las actuaciones musicales de Ismail Bouzidoune, de nacionalidad marroquí y residente en Washington, que interpretará música «gnawa», y de Mor Karbasi, marroquí-israelí, que tocará música andaluza.

La ceremonia se celebrará en directo a través de Zoom el 5 de abril, día en que se celebra el Mimouna fuera de Israel. La inscripción para el evento es gratuita, y puede hacerse a través de la página web de SHIN-DC.

Se trata de la segunda colaboración entre las embajadas de Israel y Marruecos, la primera de las cuales fue recibir al Dr. Albert Bourla, director general de Pfizer, en enero, para que compartiera la historia de las experiencias de su familia sefardí griega en la Shoá.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMoshe Shamir - entre la literatura y la política
Artículo siguienteRaúl Ramírez Lozano: El astro del tenis mexicano
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.