Diario Judío México - El nombre del director franco- canadiense François Girard (Saint-Félicien, Canadá, 1963) siempre ha estado vinculado a la música. En 1993 lo conocimos gracias a Sinfonía en soledad: Un retrato de Glenn Gould, un nada convencional biopic en torno al virtuoso pianista, y más tarde continuaría con su obsesión melómana en El violín rojo (1998) y El coro (2014), incluso registrando conciertos de Peter Gabriel.

Este viernes regresó a los cines con La canción de los nombres olvidados, basada en un best seller de Norman Lebrecht, experto en música clásica que se adentra en las heridas del Holocausto a través de la figura de un joven portento de la música que ha de hacer frente a la pérdida de los suyos mientras se encuentra protegido en Inglaterra por una familia que intenta potenciar todo su talento.

El título de la película hace referencia a un tema musical en el que se encuentran contenidas todas las víctimas de la barbarie nazi y que se recita casi a modo de plegaria. Para rezar por ellos y que no se olviden. «Creo que vivimos en un mundo que está regido por la amnesia», contaba Girard en el pasado Festival de San Sebastián, donde se presentó la película. «Estamos tan apegados al presente que no nos importa ni el pasado ni el futuro y en ese sentido, la memoria histórica sale muy perjudicada. El puede ser un vehículo para que se siga recordando».

La película comienza en pleno estallido de la segunda guerra mundial cuando el pequeño Dovild llega a Londres desde Polonia con 9 años. Su nuevo hermano, Martin, se convertirá en su mejor amigo mientras él comienza a destacar dentro de los círculos musicales. Seguiremos a ambos personajes a lo largo del tiempo hasta su edad adulta, cuando Martin (interpretado por Tim Roth) decida buscar a Dovild (Clive Owen) para esclarecer por qué se escapó sin dejar rastro.

«Me gustaba que los protagonistas fueran interpretados por diferentes actores hasta llegar a nosotros», cuenta Tim Roth. «En total seis actores para dos personajes, es bastante inusual. Y luego el séptimo personaje, el más importante, la música. Así que había siete intérpretes, lo cual me pareció un desafío».

Y ese séptimo personaje, la música, es obra de Howard Shore, ganador de tres Oscar gracias a la trilogía de El señor de los anillos y compositor de bandas sonoras tan célebres como las de El silencio de los corderos, Seven o Ed Wood. «Shore no ha hecho un score y ya está. Él ha formado parte del proceso de escritura del guion, estuvimos hablando durante dos años y estudió de forma profunda la liturgia judía para hacer la película, así que ha sido una relación muy intensa».

Perspectiva diferente

Estamos acostumbrados a ver películas que hablan del Holocausto, pero La canción de los nombres olvidados lo aborda desde una perspectiva diferente, desde fuera, a través de la mirada de un niño que se siente culpable por haber tenido la oportunidad de sobrevivir y que rechaza el don de la música como un castigo. «No vemos la lava, pero todos los personajes se queman de alguna manera. No necesitamos ver el dolor físico para generar dolor en las entrañas. Eso no quiere decir que no me gusten las películas que, como El hijo de Saúl, nos adentran directamente en el infierno, pero aquí la premisa es totalmente diferente», precisó el director.

FuenteEl Periódico de Extremadura
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior17 de marzo de 1992: Atentado a la Embajada de Israel en la Argentina
Artículo siguienteComunicado del Rabinato de la Comunidad Israelita de Guadalajara acerca del COVID-19