“Beit ”, una historia de fe y la búsqueda de un camino

Diario Judío México - A comienzos de marzo tuve la oportunidad de conocer personalmente a la comunidad judía Beit en San Salvador, compuesta enteramente por salvadoreños conversos al judaísmo. Fui afortunada al ser invitada a participar en la delegación de OTS-Amiel Bakehilá encabezada por el Rabino Diament, en el marco del proyecto del Ministerio de las Diásporas de destinado a fortalecer el vínculo entre el Estado y comunidades judías medianas y pequeñas.

Cada comunidad que se conoce, aporta otro eslabón a la singular historia judía. Tanto en las comunidades “tradicionales” como en aquellas que pasan un proceso de conversión al judaísmo.

Llegamos a San Salvador un viernes de mañana – el Rabino Diament, el fotógrafo mexicano Salomón Sutton y yo- y en el aeropuerto nos recibió Samuel Abarca, que en ese momento hacía siete meses que se desempeñaba como Presidente de la comunidad. Él y su esposa Claudia se hallaban en proceso de conversión, para cuya conclusión faltaban solamente dos semanas, el mismo lapso que restaba por cierto a otros miembros de la comunidad con quienes conversamos, que ya estaban ansiosos por culminar el proceso tras varios años de acercamiento, estudio y numerosos desafíos.

Samuel Abarca, presidente de la comunidad "Beit Israel" y su esposa Claudia (ahora Lea), junto con el Rabino Israel Diament (a la izquierda), de OTS Amiel Bakehila
Samuel Abarca, presidente de la comunidad “Beit ” y su esposa Claudia (ahora Lea), junto con el Rabino Diament (a la izquierda), de OTS Amiel Bakehila

Fue muy especial estar con la comunidad, que es ortodoxa y sumamente observante, en los preparativos para el shabat.

Esta es una oportunidad  para manifestar públicamente lo que les dijimos a todos en San Salvador: un profundo agradecimiento por la calidez con que nos recibieron y la paciencia con que compartieron conmigo sus motivaciones, sentimientos y las historias del camino recorrido hacia el judaísmo.

Este domingo, de cara a la publicación, al fin, de las notas sobre esa visita que tanto significó para nosotros, volvimos a hablar con el Presidente Samuel Abarca quien nos confirmó lo que ya suponíamos: el proceso de conversión ha concluido exitosamente. “Claudia adoptó el nombre Lea, que es además el mismo que tiene una de nuestras nietas”, nos contó, y captamos su sonrisa del otro lado de la línea.

Ya verán en las entrevistas filmadas el interesante tema de los nombres. Al concretarse formalmente la conversión, todos adoptan nombres hebreos, bíblicos. Quienes –como Samuel-tienen de nacimiento un nombre bíblico, lo mantienen. Entre los entrevistados hay algunos a los que presentamos con el nombre anterior, ya que cuando filmamos a algunos aún les faltaban dos semanas para concluir el proceso. Pero ahora, seguramente todos ya son parte integral del pueblo judío.

Aquí hablan ellos mismos, varios miembros de la comunidad, que nos han enriquecido con sus  relatos.

Por separado, van  la singular historia del propio presidente Samuel Abarca y la del jazan Daniel Alfaro.

Veamos primero a la comunidad preparándose para Shabat , acompañada primero por la divina de Shirel Murcia. Conocemos a su familia, incluyendo a su hija Shira de ojos enormes, a Raúl y Milagros y uno de sus hijos, Iehoshua, y a otros miembros de “Beit ”.

Y están las vivencias de la familia Beltrán-Guzmán.

Oved Cruz también nos explica por qué está hoy en “Beit ”.

Las mujeres son claves en la comunidad. “Cuando quiero estar seguro que las cosas se concretan, lo pido a las mujeres”, nos dijo Samuel. Y todas lo avalaron con entusiasmo.

Aquí conversamos con algunas de ellas: Yael y sus hijas Avigail y Iojeved, que estaban preparando el desayuno del domingo junto con otra de las jóvenes, Efrat.

Y Miguel Perdomo, Raúl y Salomón, comparten con nosotros su experiencia. A la derecha está el más joven del grupo. Iehoshua, uno de los hijos de Raúl. Cortamos aquí su intervención ya que había en el video una interferencia y no se lo podía oír bien.

Y volvemos a Neshama Beltrán que el viernes, antes de comenzar Shabat, nos habló junto a su hermano David y sus hijos Iosef y Reuven. Por lo que nos cuentan otros miembros de la comunidad, le pedimos a Neshama  nuevamente, de modo más personal, que comparta con nosotros su sentir. Nada mejor que eso para concluir esta entrega.

Ana Jerozolimski
(19 Mayo 2019 , 12:52)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorHorror
Artículo siguienteOmer
Periodista, con sede en Jerusalem que cubre a Israel y los palestinos. Dedicada a los asuntos de Medio Oriente y cobertura especial de uruguay.