Diario Judío México - Hoy, 8 de mayo, sonarán las sirenas por todo el país a la misma hora con notas de luto y lágrimas. Todo se suspenderá y las gentes se quedarán paradas, detenidas en el tiempo, firmes, silenciosas con la cabeza baja, en las calles, en las casas, en todas partes, en memoria de los caídos en las guerras de , el país joven-milenario.

Yehuda Mordejai escribió un poema a su padre que estuvo en la guerra y quería la vida. La imaginaba en el hijo que había de nacer:

Mi padre

Mi padre participó por cuatro años en sus guerras
Y no odio a sus enemigos, tampoco los amo
Pero yo sé que ya entonces
En sus momentos de tranquilidad, día a día, me creo.

En los muy pocos momentos que arrebataba
A las bombas y al humo
Y los guardaba en su mochila desgastada
Con las migajas secas del pastel de su mamá

Y en sus ojos juntaba los muertos sin identidad
Guardo muchos muertos para mi bien
Para que los reconociera en su mirar y los amara

Y no morir, como murieron ellos, en el horror
El lleno sus ojos con ellos y se equivocó
Yo salgo a todas mis guerras.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDetener la violencia
Artículo siguienteIndependencia bajo tierra
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.