Diario Judío México - Soy creyente.

Al levantarme al amanecer, rezo con todo mi ser una corta plegaría.

Puede ser mi imaginación pero hay días que siento que mi plegaría me ayuda…

No se puede sentir la mano de Dios en la inactividad y solo con la esperanza.

Esos pequeños milagros diarios solamente suceden en la acción, trabajo u ocupación.

La Fe al empezar y el resultado al acabar el día hacen la favorable diferencia.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorBaruch Benedict Spinoza
Artículo siguienteDon Melchor
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".