Miles de rabinos y líderes de Jabad-Lubavitch se reunieron en todos los rincones del mundo para coronar la Conferencia Internacional de Emisarios de la organización jasídica que debido a la pandemia del COVID-19 se realizó en forma virtual en lugar del tradicional Kinus Hashluchim que cada año se celebra en el centro de 770 de Nueva York.

Si bien en un año regular la conferencia culmina con un banquete masivo, en 2019 atrajo a 6.000 emisarios y líderes a un centro de convenciones de Nueva Jersey, el Kinus totalmente virtual de este año concluyó con el “Gran Evento” en su lugar, y se transmitió a través del sitio Chabad.org a todos los rincones del mundo.

La resistencia de la vida judía y el impulso interminable del Rebe, el rabino Menachem M. Schneerson, y ver cada desafío no tanto como una dificultad, sino como una oportunidad para hacer más, fueron algunas de las consignas de esta edición.

El deslumbrante programa proporcionó una amplia prueba al presentar una variedad de historias inspiradoras y charlas conmovedoras desde lugares tan diversos como los suburbios de Nueva Jersey hasta la Ucrania devastada por la guerra.

Emisarios de Johannesburgo, Sudáfrica; Phnom Penh, Camboya; y las Islas Caimán abrieron el programa de la tarde expresando cómo todos los años esperan ansiosamente la oportunidad de reunirse en la conferencia anual en Nueva York y disfrutar de la inspiración. Con imágenes del Rebe declarando audazmente que pase lo que pase, todos y cada uno de los individuos deben ser ágiles y adaptarse a las circunstancias, llevando la luz de la Torá a donde quiera que vayan.

jab

La introducción de la luz en el mundo fue el tema central del discurso del orador principal Nathan Lewin a los participantes. Un destacado jurista estadounidense con sede en Washington, que en su carrera de medio siglo ha litigado innumerables casos de alto perfil ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, Lewin recordó a decenas de miles de espectadores el punto culminante de su carrera: la oportunidad de representar el movimiento Lubavitch en el caso 1986-1987 sobre la Biblioteca de Agudas Chassidei Chabad.

En Hei Tevet , el quinto día de Tevet 5747, correspondiente ese año al 6 de enero de 1987, un juez federal dictaminó de manera decisiva que la vasta y rara biblioteca recopilada por el Sexto Rebe, el rabino Yosef Yitschak Schneersohn, de justa memoria, y animada del Viejo Mundo, pertenecía, como el mismo Rebe, al movimiento Jabad en su conjunto. La euforia que estalló entre los judíos de todo el mundo vio a Lewin sobre los hombros y aclamado como un héroe en la sinagoga en la Sede Mundial de Chabad, 770 Eastern Parkway en el vecindario de Crown Heights de Brooklyn, y permanece grabada en su mente para siempre.

Pero quizás incluso más gratificantes, relató Lewin, fueron sus victorias en la Corte Suprema y otros tribunales de justicia con respecto al destino de las menorás públicas que los emisarios de Jabad han estado levantando desde mediados de la década de 1970.

Si bien la vista de una menorá de Janucá en un lugar destacado fuera de la Casa Blanca, las casas estatales y los ayuntamientos, en un centro comercial o en las plazas de la ciudad es omnipresente hoy en día, no lo era cuando el Rebe lanzó por primera vez su campaña de concientización sobre Janucá a principios de la década de 1970.

Jabad se vio obligado a entablar un litigio sobre la libertad religiosa para la exhibición, y el 3 de julio de 1989, Lewin emergió triunfante en la Corte Suprema, los jueces consagraron en ley la permisibilidad de la exhibición pública de libertad religiosa que es la menorá en la propiedad pública.

De la Ucrania devastada por la guerra a un comienzo emocional en Alemania
Con el mundo todavía tambaleándose por una pandemia que ha golpeado en demasiados lugares, infundiendo miedo e incertidumbre en los corazones de muchos, las emociones se impusieron en la jornada. Fue con este telón de fondo que se vio gran parte de las actividades de Jabad del año en todo el mundo, en el que se destacó la importancia de la presencia constante y tranquilizadora de los emisarios dondequiera que estén.

El rabino Mendel Cohen, codirector de Chabad de Mariupl, Ucrania, habló con una emoción particularmente profunda. A partir de 2014, la ciudad natal de Cohen, situada al borde de la guerra en el este de Ucrania, se convirtió en un escenario aterrador de destrucción y derramamiento de sangre. A lo largo de todo, Cohen describió que, junto con su esposa y familia, resistieron desafiante, ayudando a su pequeña comunidad judía y a la ciudad en general durante los últimos seis años difíciles.

“Todos en la comunidad sintieron que no solo estábamos allí para enseñarles, sino como parte de ellos; literalmente como una familia ”, explicó.

Cohen describió vívidamente un ataque desgarrador de un terrorista con un hacha en su centro de Chabad el verano pasado, y cómo escapó por poco de la muerte. Si eso no fuera suficiente, Cohen contrajo COVID-19 y, a medida que las cosas se deterioraban en Ucrania, sus compañeros emisarios se unieron para recaudar fondos y transportarlo por aire a Israel para recibir un tratamiento que le salvó la vida.

“Me sentí como si me abrazaran, y lo único que tenía en mente era: ¿cuándo podré regresar a Mariupl para reanudar mi cargo?”, contó el religioso.

Un momento particularmente desgarrador se vivió cuando el joven Mendel Wolff de Hannover, Alemania, leyó una carta para su difunto padre, el rabino Binyomin Wolff , quien falleció trágicamente a principios de este año a la edad de 43 años.

Al describir la cálida sonrisa de su padre y el compromiso inquebrantable con su comunidad, el joven Mendel escribió sobre su propio compromiso de continuar con el legado de su padre. “Padre, nos enseñaste que shlichut es un regalo, algo para amar, y de hecho, prometo continuar tu trabajo hasta que llegue el Mashíaj”, concluyó el joven.

El rabino Wolff falleció en abril, dejando atrás a su esposa, Shterna, y ocho hijos. Desde ese fatídico día, Shterna Wolff anunció que ella y sus hijos permanecerían en Hannover y continuarían el trabajo al que su esposo había dedicado su corta vida.

A medida que continuaba el programa, el rabino Moshe Kotlarsky, vicepresidente de Merkos L’Inyonei Chinuch, el brazo educativo del movimiento de Chabad, y presidente del Kinus, apenas pudo contener sus emociones cuando anunció la compra de un nuevo centro de Chabad en Hanover, que se llamará “Casa de Binyomin”, cumpliendo un sueño de toda la vida del difunto rabino.

El video concluyó con un grupo de emisarios de Jabad en Alemania presentando las llaves del nuevo centro de Jabad al rabino Wolff en su tumba.

Durante el encuentro también se presentó el “Informe COVID-19” de Chabad, que fue entregado por el rabino Dov Drizin, codirector de Chabad de Woodcliff Lake, Nueva Jersey, y miembro de la comunidad Stu Gold, quien se hizo eco de las palabras de Rosenblum.

“Las oraciones diarias concluyen con un pasaje que dice ‘No temas’”, exclamó Gold. “Durante toda esta pandemia, había mucho que temer y era difícil decir esas palabras con convicción. Pero cuando todos formamos una comunidad con el rabino Drizin bajo una enorme carpa con distanciamiento social en Rosh Hashaná , ya no eran solo palabras para mí. Mirando lo que Chabad había logrado incluso con una pandemia, los meses de ansiedad se disiparon y realmente sentí que, de hecho, no había nada que temer”, agregó.

jabad3

El rabino Mendel Kalmenson, codirector de Chabad of Belgravia en Londres, autor del popular libro Positivity Bias y colaborador habitual de Chabad.org también participó en el encuentro.

La tarde concluyó con el ahora famoso pase de lista internacional, Kotlarsky llamó cariñosamente a cada shliach de sus respectivos países, destacando el tremendo esfuerzo multimedia invertido en el evento inspirador.

Cuando la llamada llegó a su fin, estalló una música alegre, y de todo el mundo, se levantaron vasos, los pies volaron del suelo y, en un conjunto virtual gigante, el ejército del Rebe y sus seguidores experimentaron la euforia de la vida judía una vez pese a la pandemia.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz el Sr. Elías Atri Zetune Z”L
Artículo siguienteSoldados destruyen 6 sinagogas en Nigeria
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.