Diario Judío México - Desde diferentes partes del mundo, activistas del judeoespañol se han movilizado en un intento por salvar esta lengua de la extinción usando… una APP.

Después de que la UNESCO advirtiera del inminente peligro de desaparición del Judeoespañol, hablantes de Judeoespañol viajaron desde hasta Reino Unido para dejar testimonio sonoro de su lengua en la aplicación de aprendizaje de idiomas uTalk.

Este último intento por preservar y promover el Judeoespañol, también llamado judeoespañol o judesmo, es el resultado de una colaboración entre “Ladino 21“, archivo digital con sede en EE. UU. y la compañía británica de aprendizaje de idiomas uTalk.

“Esta app se necesita con grave urgencia porque, sin medidas como esta, el Judeoespañol hablado se perderá en menos de una generación”, dice el director de Ladino 21, Carlos Yebra.

“El número de hablantes de Judeoespañol se estima en solo 50,000 en todo el mundo y la mayoría de ellos ya tienen entre 70 y 80 años”, añade.

El fundador de uTalk, Richard Howeson, declara :

“Creemos en apoyar idiomas en peligro de extinción y el proyecto ha sido una verdadera labor de amor de todos los involucrados. Rachel Bortnick, una de las hablantes nativas que grabamos, tiene más de ochenta años pero aún así viajó desde Texas hasta nuestro estudio de grabación en Londres.

“Benni Aguado, de 57 años, dejó todo para volar a toda prisa desde después de que el eminente Moshe Shaul, uno de los colaboradores de , tuviera que retirarse en el último minuto”, agrega.

La historia del Judeoespañol comenzó con los judíos sefardíes que vivieron en lo que ahora llamamos España y Portugal hasta la década de 1490. Fue entonces cuando fueron obligados a convertirse al cristianismo como alternativa a la expulsión de la península ibérica, provocando así el inicio de la diáspora sefardí.

Muchos de los judíos exiliados se establecieron en el Imperio Otomano y el idioma judío que hablaron allí se ha llamado Judeoespañol. Hoy es hablado principalmente por descendientes de judíos sefardíes, así como por partidarios del idioma. La palabra sefardí proviene de “Sefarad”, el nombre hebreo para España.

El Judeoespañol es una lengua romance con una base muy notable del castellano medieval, aunque también incluye influencias de idiomas como el hebreo u otros con los que entró en contacto, incluidos el turco y el griego.

Hoy en día existen todavía hablantes de Judeoespañol en todo el mundo, aunque las comunidades más grandes se encuentran en , Turquía, Grecia, Bulgaria, Macedonia, , Argentina, Uruguay y Chile.

El 6 de diciembre de 2019 se estrenó la app para aprender Judeoespañolv y cuenta con más de 2.500 palabras y frases, todas ellas interpretadas por Rachel y Benni, hablantes nativos del idioma.

Rachel, de 81 años, que creció en Izmir, Turquía, dice: “Cuando era pequeña, todos a mi alrededor hablaban Judeoespañol, mi familia, mis vecinos y hasta en los comercios locales.

“Nunca pensé por un momento que algún día el Judeoespañol podría desaparecer. Para mí y para muchos otros esto es devastador porque la lengua que hablas es parte de quién eres, de tus recuerdos y de la cultura a la que perteneces.” añade.

Se cree que el idioma comenzó su declive tras el Holocausto sufrido durante la Segunda Guerra mundial, durante el cual muchos hablantes de Judeoespañol fueron asesinados. Por diferentes motivos, también hoy día muchos de los judíos sefardíes más jóvenes están adoptando el idioma de los países donde residen como su idioma principal.

En este sentido, es positivo señalar que la app en Judeoespañol de uTalk funciona en todos los dispositivos, móviles y portátiles, permitiendo así a cualquiera aprender Judeoespañol desde cualquier lugar y en cualquier idioma, puesto que el curso está disponible en más de cien idiomas diferentes.

“Esto es sumamente importante porque, precisamente por carecer de un lugar geográfico propio, los hablantes de Judeoespañol tuvieron que preservar su lengua con ellos cuando se establecieron en diferentes países del mundo”, señala el subdirector de Ladino 21, Alejandro Acero.

“Su inclusión en el entorno digital representa su regreso al lugar común en el que ya están los demás idiomas” añade.

uTalk y Ladino 21 mostró al público la aplicación en su lanzamiento oficial el viernes 6 de diciembre en la Universidad de Londres.

La aplicación está disponible en www.utalk.com/en/store/ladino

***

Para consultas de los medios, comuníquese con
Sarah al +44 7866 511783 o en
[email protected]

Notas para los editores:

Ladino 21 es un archivo digital que documenta, preserva y promueve el idioma y la cultura ladina de los judíos sefardíes en el siglo XXI.

Para más información: [email protected]

uTalk es una empresa dedicada a la elaboración de aplicaciones de aprendizaje de idiomas (más de 140 idiomas ya ha sido registrados) y su galardonado modelo de aprendizaje es utilizado en más de 100 países en todo el mundo por más de 30 millones de clientes. www.utalk.com

Nota: Existe una variante del judeoespañol llamada Haketia (Haquetia) o Ladino Occidental, que históricamente fue hablada por judíos sefardíes en Marruecos y en las ciudades españolas de Melilla y Ceuta. La principal diferencia entre Haketia y Ladino es que el primero incluye más árabe en su variedad marroquí. Haketia no está registrado en la aplicación uTalk.


1 COMENTARIO

  1. Queridos amigos:

    Hay que hacer lo posible para que no prospere la extencion del idioma sefardí. Es una joya de nuestro pasado en común.

    Ya tengo casi 78 años y me siento muy orgulloso de entender el judeo-español, siendo madrileño.

    Un abrazo muy fuerte.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.